“Paralizaremos Punilla como lo hicimos con Ralco si se daña a familias afectadas”

“Según la Resolución de Calificación Ambiental, la concesionaria ASTALDI debe cumplir el Plan de Desarrollo Social, el cual establece que ninguna persona podrá ser reasentada o expulsada sin una solución habitacional; por lo tanto, este desalojo va en contra de la legislación chilena”, manifestó molesto el senador Alejandro Navarro, tras la decisión del Gobierno Regional del Ñuble de desalojar con FFEE de Carabineros a familias de San Fabián de Alico.

El senador birregional explicó que, “en el Sector de Punilla en la comuna precordillerana de la Región de Ñuble, hay un proyecto desde hace años para construir un embalse, donde se pretenden inundar 1.700 hectáreas de tierras junto al río, en medio del Corredor Biológico Nevados de Chillán-Laguna del Laja, calificado como Reserva Mundial de la Biósfera por la UNESCO”.

“Por ello es que ha habido una gran oposición ciudadana y de agrupaciones medioambientales, ya que aquí se pretende imponer el aprovechamiento del agua para hidroelectricidad, riego y negocios, por sobre la conservación del ecosistema”, señaló.

“Y este miércoles”, continuó, “el Gobierno Regional de Ñuble, tras una petición del Ministerio de Obras Públicas, mandató a las Fuerzas Especiales de Carabineros a desalojar a las 6 familias que siguen viviendo en los terrenos, pues no han aceptado las condiciones de la multinacional a cargo, ASTALDI”.

“Esto es ilegal. Pues si bien el Estado tiene la potestad de expropiar, de acuerdo a la Resolución de Calificación Ambiental del proyecto, ninguna persona podía ser erradicada o expulsada de la zona a inundar sin tener una solución habitacional, ni se ha cumplido una norma ambiental establecida en el Banco Mundial que regula las erradicaciones involuntarias en estos proyectos”, agregó.

“Además”, añadió, “las familias han apuntado a irregularidades, engaños, amenazas y amedrentamientos en el proceso de relocalización, principalmente para poder desarrollar su actividad de crianza de animales”.

Para Navarro, “esto es muy similar a lo que ocurrió en Ralco hace décadas, cuando las hermanas Pehuenche Quintremán no quisieron vender sus terrenos a Endesa e iniciaron una dura lucha que apoyé, y en la que logramos paralizar la construcción de la Central durante varios años”.

“Por ello, mis abogados están analizando los antecedentes y prontamente iniciaremos las acciones legales que detengan esta ilegalidad, tal como lo hicimos en Ralco. Esto no es una toma, las familias han habitado la cordillera por décadas; la Superintendencia ambiental y los tribunal deberán parar este proyecto. Y el Intendente de Ñuble, el Gobernador de Punilla y el Seremi de Obras Públicas deberán responder por sus decisiones”, sentenció el Senador Alejandro Navarro.

PRENSA SENADOR ALEJANDRO NAVARRO

Tags:
66 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *