Patentan vinchuca en EEUU y se llevan genes mapuche

Diputado Navarro y María Isabel Manzur de Sociedades Sustentables:
Hay biomateriales depositados en el extranjero que son propiedad del depositario y no del país donante, es decir, Chile.

imagen-post-tierras-mapuche

“Solicitaremos al Consejo de Defensa del estado, hacerse parte de una querella por tráfico de recursos genéticos, endémicos, en contra de los países e instituciones que se han apropiado y patentado más de mil 200 especies nativas. Dicha querella será informada a la ONU, y será patrocinada por instituciones medioambientalistas, parlamentarios, ciudadanos” expresó el diputado.

Además, expresó su sorpresa y molestia “por la situación de indefensión y la política de ‘dejar hacer’ que existe en nuestro país en materia de protección del patrimonio genético nacional y especialmente indígena” manifestaron el diputado Alejandro Navarro y la Dra. María Isabel Manzur de la Fundación Sociedades Sustentables, quienes dieron a conocer hechos “que hoy parecieran afectar mayormente a las comunidades indígenas, pero que en el corto plazo perjudicarán a todo el país”

“Se ha obtenido muestra de sangre, cabello y uñas de los pueblos mapuche, huilliche, yagán y kawaskar, de nuestro país, como parte del proyecto Human Genome Diversity Project, sin haber informado a las comunidades”, señaló Navarro.
“Además-continuó el diputado- científicos de Canadá recolectaron de Isla de Pascua el hongo Streptomyces hygroscopicus, del cual se extrajo el compuesto rapamicina, que evita rechazos a los pacientes transplantados, con el cual se creó la droga rapamune, patentada por Canadá y a la cual, como ha sido de conocimiento público, los enfermos pascuenses no pueden acceder”.

Navarro agregó que “este tipo de situaciones revelan el trato que el Estado y la sociedad dan a los pueblos originarios. Medidas inconsultas como ésta constituyen una nueva forma de despojo de su patrimonio cultural. Además es inaceptable que una universidad que suscribió la Declaración del Encuentro Indígena Interamericano Preparatorio para la Cumbre Mundial Sociedad de la Información, en octubre de 2003, actúe con ese doble estándar”.

“De hecho -prosiguió- el mismo Instituto de Estudios Indígenas de esa casa de estudios consideró inadecuado que el Gobierno se atribuya la capacidad para vincularse en convenios de este tipo en que se compromete el patrimonio de un pueblo, sin su consentimiento, ni conocimiento”. Este tipo de actuaciones desconocen lo planteado por las comunidades indígenas de Latinoamérica, en sus cumbres de La Paz y Brasilia, en que pidieron expresamente promover el respeto al conocimiento, a las innovaciones y a las prácticas de los pueblos, vinculados a la diversidad biológica y cultural, y se adopten los mecanismos legales especiales que impidan el uso del conocimiento indígena y su comercialización sin el consentimiento previo, libre e informado de los pueblos indígenas”.

“Como si esto fuera poco -dijo el legislador- cada día debemos enfrentarnos al despojo que numerosas ‘expediciones científicas’ extranjeras propician, mediante ‘prospecciones’ en distintas partes de nuestro territorio que hasta ahora sólo han significado el patentamiento por parte de empresas de distintos países, de plantas, frutos o animales chilenos”.

El diputado del PS indicó que “los estudios de la Dra. Manzur revelan con claridad como por ejemplo la vinchuca está patentada en Estados Unidos; porotos chilenos son usados para mejorar especies en Francia y EEUU; el pepino dulce está siendo utilizado en Israel para crear una nueva fruta para diabéticos o más recientemente como la murtilla, originaria de nuestros bosques sureños, ha sido patentada por Australia”.

Navarro dijo que “sin duda lo más grave son las muestras de cabello, sangre y uñas que se han obtenido de los pueblos mapuche, hulliche, yagan y kaweskar como parte del Human Genome Diversity Project, en que es altamente probable que exista patentamiento de genes, lo que por cierto nuestro país desconoce”..

“Otro caso grave del incumplimiento del Convenio de la Biodiversidad -añadió- que establece el principio de reciprocidad entre quienes tienen el material genético y quienes lo utilizan, es el caso de un hongo que se produce en la Isla de Pascua, con el que Canadá produce un medicamento que ayuda a evitar los rechazos en órganos transplantados. En una ocasión una persona pascuense transplantada no pudo acceder a esa droga por razones puramente económicas”.

El parlamentario dijo que “en 1993 en la Oficina de Patentes de EEUU se registraron células del pueblo Guaymi de Panamá y en 1998, se patentaron líneas celulares del pueblo Hagahai de Nueva Guinea por ser ambas resistentes a la leucemia. Hoy existen en el mundo patentes sobre 161.195 genes humanos. La empresa Genset tiene 36.083 patentes sobre secuencias de genes humanos y la empresa Incyte ha patentado más de 50 mil genes humanos individuales”.

Navarro finalizó diciendo que “aunque a muchos parezca un tema lejano, es imprescindible que exista una política de Estado sobre el acceso y la protección del material genético nacional. Aquellos que viven preocupados de una seudo defensa de la soberanía, debieran enterarse que mientras ellos se dedican a proteger territorio y fronteras, los extranjeros se están llevando nuestro patrimonio natural y humano para lucrar con el”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *