Perfeccionamiento de normativa que rige a ministerio de energía

El señor NAVARRO.- Gracias, Presidente. Claramente el proyecto tiene una importancia fundamental. Está claro que hay quienes apuestan a que de la matriz energética, y particularmente de la política energética, depende el desarrollo económico de Chile. Y, efectivamente, hay elementos más que suficientes para pensarlo.

Imagen: 24horas.cl
Imagen: 24horas.cl

Chile tiene una dependencia, yo diría, importante de la energía hidroeléctrica: más del 60 por ciento de su matriz. Tenemos tres sistemas interconectados, o dos grandes: el SING y el SIC.

Sin embargo, de las páginas disponibles del propio Ministerio se desprende que el Sistema Interconectado del Norte Grande dice: capacidad instalada, 3 mil 964 megawatts; demanda máxima, 2 mil 162. Y después, en el SIC: la capacidad instalada, 12 mil 581 megawatts; demanda máxima, 6 mil 881. La pregunta es…

El señor PACHECO (Ministro de Energía).- Está atrasado.

El señor NAVARRO.-… -está atrasado ese dato- cuál es la relación de la capacidad latente que tenemos frente a la capacidad instalada y la demanda efectiva que estamos haciendo.

Eso nos da un tiempo para saber cuál es el ritmo que tenemos que tener para poder avanzar en materia de generación. Porque tiendo a pensar que hay una capacidad instalada que tal vez por precio o por los propietarios no quieran ponerla a disposición para poder no pasar apreturas, no ir a los cortes de luz.

Yo quiero recordar que cuando los gobiernos fallan en las materias de energía eléctrica se caen, igual que la luz; se pierden las elecciones. Es una materia muy sensible política, social, económicamente.

Yo quiero señalar que crear un Ministerio de Energía es un paso fundamental, positivo, la creación de SEREMIS, y un conjunto de elementos que el proyecto tiene: crear potestades adicionales para el Ministerio para realizar actividades de capacitación.

Está claro que la participación ciudadana no va a ser vinculante. No lo es en ninguna de las fases medioambientales ni en ninguna otra. Pero esta será, entonces, una participación que tendrá que tener algunas condiciones, aparte del 169 de la OIT.

Poder constituir facultades directivas de los distintos servicios con funcionarios a contrata.

Ministro, yo me he hecho un propósito: no voy a votar ningún artículo a favor de seguir engañándose, asimismo, al Estado.

Si estamos creando el Ministerio, creémoslo con la planta necesaria. ¿Cuál es la trampa? ¿Por qué funcionarios a contrata?

Hay servicios públicos que tienen el 98 por ciento de los funcionarios a contrata o a honorarios, pasando por el propio Congreso Nacional.

O sea, en el tema de la Alta Dirección Pública, 95 por ciento de la planta a contrata.

O sea, en definitiva, ¡nos engañamos a nosotros mismos!

Si vamos a crear un Ministerio de Energía, generemos la planta necesaria con la seguridad funcionaria, con la posibilidad de proyección de hacer carrera, para tener funcionarios que no estén dependiendo de un contrato.

O sea, yo no veo explicación.

Y este es un tema, Ministro -yo voy a votar a favor el proyecto-, pero que no le veo explicación alguna. O sea, ya venimos hace mucho rato aprobando ministerios, aprobando servicios y los dejamos en precarias condiciones. Y siento que en este tema no nos podemos equivocar.

Veía el gasto personal -2010, 2015- aumenta un 26 por ciento. Pero el total del gasto en personal llega a los 8 mil millones de pesos. O sea, uno podría decir fácilmente 14, 15 millones de dólares.

La verdad que cuánto produce el sector eléctrico para tener un Ministerio que tiene 80 millones de dólares de presupuesto -30 millones son de subsidio al gas de ENAP- 50 millones de dólares. O sea, ¿es un presupuesto ad hoc respecto de los ministerios de energía del mundo, del porcentaje de lo que tiene que fiscalizar, promover, desarrollar? Me parece que, sin duda, es un presupuesto insuficiente.

Y, en ese sentido, ojalá que podamos hacer alianza, Ministro, discutir si con esa plata le alcanza -con 50 millones de dólares- para generar un Ministerio de verdad.

Desde ya, los a contrata ¡son una anomalía!

Se están organizando los funcionarios a honorarios. Va a haber una cierta erupción volcánica al interior de los servicios públicos. La gente no da para más. Lleva 15, 18 y más de 20 de años a honorarios, con esta anomalía que hicimos la Concertación y que perpetuó Piñera. Pero Piñera fue más pillo. O sea, al final en cada ley legalizaba la contratación de los a contrata y de los a honorarios, año a año.

Nosotros lo hicimos durante muchos años, aumentando las plantas y dejándolos en una condición de ilegalidad.

Señor Presidente, se ha planteado de que el proyecto va a tener una modernización, por cierto, del sistema eléctrico, pero varios Senadores en la Comisión nos preguntaron qué pasa con la SEC, Superintendencia de Electricidad y Combustibles, y qué pasa con el Ministerio.

La SEC está ¡debilitada extraordinariamente! Tiene que ver el combustible, la energía. Con 10 funcionarios para una región de 2 millones de habitantes no tienen capacidad alguna de fiscalización.

Claramente, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles ¡tiene que ser modernizada! Es una ley de 130 años. La última modificación se la hicimos hace 30. Entonces, Ministro, el instrumento poderoso para que el Ministerio pueda fiscalizar, pueda desarrollar actividades, como usted dice, con la ciudadanía, vinculante.

O sea, cuando construye una red eléctrica -y nos pasó en Penco- una vez que está terminada la SEC puede intervenir. Antes no. Ni siquiera en el diseño de los planos. Cuando está terminada, la va a revisar cómo está, si, efectivamente, hubiera alguna posibilidad de que la va a echar abajo, cuando está hecho el tendido eléctrico por el medio de la ciudad.

Claramente, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, lo planteó el Senador Montes en la Comisión, es esencial modernizar la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, si no el Ministerio va a quedar menoscabado.

Del mismo modo, hay que señalar que el tema de la leña, señor Ministro, está claro que necesitamos modernizar. En Chillán, esto es un desastre. O sea, a dos metros no hay visibilidad. Se está lesionando los derechos de salud y a la vida de miles y miles. Sin embargo, claramente lo que necesitamos son mecanismos al incentivo para que haya efectivamente más electricidad: más barata, más limpia.

Caso de Chillán, ahí están proyectos paralizados de generación hidroeléctrica. Y uno dice, Ministro, cómo los vamos a resolver.

Plantea un proyecto de ley de asociatividad donde se espera incorporar elementos que, ojalá, hubiéramos tenidos en este proyecto de ley como adicional.

1° Modificar la ley de renta para que la empresas eléctricas paguen patentes en el lugar donde generan. O sea, si en Punilla, en San Fabián de Alico va a estar Punilla y se va a instalar, definitivamente, por parte del Estado, ¡bueno!, que paguen las patentes del lugar donde las generan.

2° Un dato muy importante. Yo le agradezco, Ministro, la sinceridad, porque estas son palabras suyas en el Informe, ecualizar -yo eso no… es como sintonizara- ecualizar las tarifas eléctricas, a nivel nacional, para el consumo promedio nacional que alcanza a 150 kwt hora/mes, se paga una cuenta de 14 mil pesos en Santiago -y escúchenme bien- 28 mil en Coronel, Tocopilla o Santa Bárbara.

O sea, eso es absolutamente inaceptable. Cómo lo vamos a corregir. Claramente, esto requiere un tratamiento especial. La Región del Biobío proveemos, al sistema interconectado central, del 31 por ciento de la energía. Y está claro que no es para la residencial. El 80 por ciento es para consumo industrial.

3° Y, por tanto, en tercer lugar asegurar que las comunas que acojan proyectos de energía eléctrica que tengan ingresos permanentes. Esto es duro, porque significa decirle a las empresas, entre ellos a ENDESA que tiene problemas en todo Chile, que le tenemos paralizado Bocamina II en Lo Rojas Coronel, por la tozudez, por la impericia y por la irresponsabilidad, decirles: “si tú vas a ganar, bueno que ganen también aquellos que sufren los efectos colaterales negativos”. Los efectos colaterales.

En ese sentido, esto; Ministro, lo anuncia, pero no es parte de la ley.

Les queremos decir, en Santa Bárbara y en los lugares en donde estén -no pasó en Ralco, por cierto, con las comunidades en Santa Bárbara- Se dan cuenta de que hicimos Ralco, dos centrales termoeléctricas potentes, y en Santa Bárbara la luz es más cara que en Santiago: de 14 mil a 28 mil pesos. Siento que eso es una inequidad, una injusticia que, ojalá, pudiéramos corregir.

Y, por tanto, el proyecto que viene, esto es tanto más importante, porque no va a haber nuevos proyectos hidroeléctricos de generación térmica si es que efectivamente seguimos manteniendo el estándar de compensación a las comunidades.

Yo espero que esto sea efectivo. Yo confío, Ministro, en su voluntad. Lo ha manifestado en el Informe, lo ha dicho públicamente, ha generado un impacto que algunos lo hacen que lo miren con desconfianza, del sector privado, también desde la comunidad. Pero así son los costos de este Ministerio.

Yo solo espero de que en esta tarea las bancadas del frente nos cooperen, que son campeonas para poder criticar a las comunidades, a los ambientalistas, cuando discutamos las compensaciones, cuando digamos ¡sí!, se va a construir, pero tiene que haber plata permanente para la comunidad y para la municipalidad, porque ahí están las externalidades negativas, tengamos la facilidad para hacerlo.

Del mismo modo, señor Presidente, respecto del tema de la conectividad, uno de los problemas de Chile, del modelo, es la concentración. ENDESA y COLBÚN concentran más del 70 por ciento, y eso es un tema que hay que romper. Y yo espero de que efectivamente no tendamos a tener una institucionalidad más concentradora. Lo que evitamos que haya más actores, haya más participación, haya más competencia.

Si es necesario más Estado para más mercado, pondremos más Estado, porque queremos más mercado, queremos que haya más competencia, que haya más empresas que generen. Porque si esto se concentra, lo que vamos a tener es solo alza en los precios.

Voy a votar a favor, señor Presidente, de este proyecto de ley que crea el Ministerio de Energía.

¡Patagonia sin represas!
¡Nueva Constitución, ahora!
¡No más AFP!
He dicho.

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *