“Pesca de sardina y anchoveta está a punto de entrar en la sobre explotación”

imagen-post-pesca

El señor NAVARRO.- Gracias, Presidente. La situación de la sardina y anchoveta en la Región del Biobío está en una profunda crisis. La biomasa está en un tamaño que hace que haya entrado una veda. Esto ha provocado una reacción inmediata de los cientos de pescadores artesanales que tenemos en la Región del Biobío. Ya la cuota había sido disminuida de más de 600 mil toneladas a 200 mil, lo que estaba provocando un efecto de caída en los ingresos que estaba provocando una creciente movilización social.

La sardina y la anchoveta ha sido investigada y los comités científicos han determinado: 1) no tiene el tamaño adecuado, y 2) la biomasa está en una condición crítica. Por lo tanto, la cuota se ha reducido en un 200 por ciento.

Yo quiero señalar que los comités científicos lo hacen en su investigación de manera absolutamente objetiva. Y lo que estamos presenciando es de que un conjunto de pesquerías, entre ellas, la sardina y anchoveta, está a punto de entrar en una condición se sobreexplotación que puede traer nefastas consecuencias para los pescadores de la sardina y anchoveta en todas las regiones del país.

Yo quisiera señalar y pedir a la Subsecretaría de Pesca, al IFOP nos hicieran llegar los antecedentes que tuvo a la vista el comité científico para tomar estas medidas, un informe completo y acabado de la situación de la biomasa. Quisiera señalar si estos informes han sido actualizados, a qué tiempo corresponden, en qué lugares se han hecho y efectivamente cuál es la proyección que tienen para el año 2015.

Esta es una situación que va a requerir intervención del Estado, particularmente en protección social y en revisión permanente y constante del recurso.

Quiero señalar que la Ley de Pesca no funciona. Se hace una ley que tiene que funcionar cuando hay peces y cuando no hay peces. Ahora no hay peces y no hay protección social. Y lo que tenemos es que al final el debate se hace en la Intendencia de la Región del Biobío. Si una ley, cada vez que hay un problema, va a terminar en el escritorio o en las calles frente de las intendencias regionales, esa ley tiene que ser revisada.

Yo quiero formalmente, señor Presidente, pedir se oficie a la señora Presidenta de la República, Michelle Bachelet, para que dé inicio, a través del Ministro de Economía, Felipe Céspedes, a la evaluación de la Ley de Pesca, a fin de poder tener las modificaciones necesarias para que esta ley dé cuenta de todas las circunstancias que son relacionadas con la pesca, industrial, artesanal, de acuicultura, de algas, porque, tal como está, no está cumpliendo su objetivo.

Del mismo modo, quisiera pedir al Ministerio de Desarrollo Social, a la Intendencia Regional del Biobío, a la Ministra de Desarrollo Social, al Ministro de Economía, al Ministro de Hacienda tengan a bien poner a disposición los recursos necesarios para el plan de contingencia social que va a provocar esta veda obligatoria biológica, científica, de la sardina y anchoveta, particularmente en la Región del Biobío. Si no, lo que vamos a tener es una explosión social porque el sector artesanal no tiene alternativa.

Si me da un minuto más, señor Presidente.

El señor WALKER, don Patricio (Presidente).- Un minuto más, Senador Navarro.

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, yo quisiera señalar que está pendiendo un debate de fondo.

Cuando las papas en las ferias libres escasean, el precio de las papas sube. Cuando hay abundancia de papas, las papas están botadas.

Lo particular de la sardina es que, habiendo una enorme demanda, mantiene el mismo precio: 85 mil, 90 mil pesos la tonelada, cuando el mercado señala que el costo real debe ser entre 130 y 150 mil. Lo que sucede es que hay contratos leoninos entre los industriales y los armadores.

Hay que ir al tema de fondo: más que pedir más cuota, lo que hay que tener es el precio real de la tonelada de sardina. Eso verifica mayores ingresos. Y en eso el Estado tiene que intervenir y regular bandas de precio para la sardina y la anchoveta o, efectivamente, un fondo de estabilización que pague las deudas. Son cerca de 70 millones de dólares, de nuestros armadores, para que el precio de la tonelada se fije de acuerdo al mercado. Y eso va a evitar la presión de más cuotas.

He dicho.

¡Patagonia sin represas!

¡Nueva Constitución, ahora!

¡No más AFP!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *