Piden terminar con cobertura plástica de basura en Chillán

Diputado Navarro pidió sancionar a Ecobio por faltas sanitarias y ambientales

basura

Una petición formal al Servicio de Salud de Ñuble, “de rechazar una prórroga o renovación por igual o mayor período de tiempo de la Resolución Exenta Nº080/2002, del 11 de marzo del 2002, de la Corema Regional VIII Región que autorizó a la empresa ECOBIO S.A., por un lapso de 6 meses ya vencido, a sustituir el material diario de cobertura por polietileno de baja densidad, ejerciendo para ello las facultades que la normativa vigente le entrega”, realizó el diputado Alejandro Navarro, presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara Baja.

Además, el parlamentario solicitó “se inicie un procedimiento sancionatorio contra la empresa ECOBIO S.A. por infracciones a lo dispuesto en la Ley 19.300 y en la Resolución Ambiental que aprobó el proyecto de relleno sanitario, en cuanto no se ha cumplido con el mantenimiento adecuado de caminos, el deterioro del cierre perimetral, la inexistencia de protección basal en el lugar de descarga de basuras, la presencia de vectores que producen contaminación fuera del predio, y, la disposición de residuos industriales no autorizados”.

Navarro señaló que “con el Dr. Giancarlo Garbarino, Subdirector de Salud del Ambiente del Servicio de Salud y el Inspector de dicho servicio, Arturo Bascuñán, realizamos una visita inspectiva el día 13 de septiembre, donde fue posible constatar la existencia de graves infracciones ambientales y sanitarias cometidas en el Relleno Sanitario de propiedad de la empresa Ecobío S.A., ubicado en el Fundo Las Cruces, las que fueron corroboradas en la inspección realizada el 23 del mismo mes”.

Entre estas faltas, el legislador del PS dijo que “se pudo constatar que el frente de trabajo presentaba una acumulación de residuos sin disponer en la celda, y las maquinarias y operarios no se encontraban trabajando al momento de la visita. El área de disposición era de aproximadamente 20 por 40 metros, sin recubrir, lo que originaba problemas de olores, atrayendo gran cantidad de aves, transformadas en vectores mecánicos, que acarreaban basura y producían contaminación fuera de la zona del relleno”.

“Por otra parte -agregó- pudo verificarse también que al interior del recinto de la empresa se recepcionaban residuos no domésticos, es decir no autorizados. Entre éstos pudo determinarse la presencia de residuos de curtiembre, caracterizados por tener, normalmente, una alta toxicidad, neumáticos y residuos provenientes de fábrica de cecinas”.

El diputado dijo que “otro punto que llamó fuertemente la atención durante el recorrido por el relleno sanitario de propiedad de la empresa, es que la zona destinada a la descarga de residuos no contaba con ningún tipo de protección, es decir no existía la impermeabilización pertinente en la superficie donde se depositan los residuos. Además, también pudo constatarse que el cierre perimetral en la zona posterior del relleno sanitario estaba deteriorado, probablemente por la acción de recuperadores o recolectores de desechos, quienes a juzgar por lo apreciado en terreno verían facilitada su labor debido a que los residuos no son recubiertos de acuerdo a la norma y sólo con mover el polietileno de baja densidad, las basuras de su interés quedan expuestas a la vista y al alcance de sus manos para ser retiradas”.

Navarro manifestó su “sorpresa e inquietud por la irregularidad cometida al permitir un método de recubrimiento no autorizado por la legislación ambiental vigente, de lo que da cuenta el propio Ordinario N°93, de 30 de enero de 2002, en que el Subdirector del Ambiente del Servicio de Salud de Ñuble informó al director Regional de la CONAMA el rechazo a la posibilidad de la cobertura de polietileno por ser contraria a la “reglamentación contenida en la Resolución 2.444 del MINSAL”, además de ser un riesgo evidente para los operarios que desarrollan labores en el relleno”.

Sobre esto último el parlamentario dijo que “no cabe duda que la reglamentación es clara, pues como lo reconoció la propia empresa ECOBIO S.A., en su Estudio de Impacto Ambiental, a ella le es aplicable plenamente la Resolución 2444/1980, que en el punto 4.4 obliga a cubrir diariamente con tierra la basura putrescible, porque en caso contrario estaríamos en presencia de un basural y no de un relleno sanitario. Por ello, conforme lo establece la normativa, sólo el Servicio de Salud puede autorizar una solicitud de funcionamiento que no se ajuste a dicha norma. Por ende, si la COREMA no contaba con la autorización expresa del Servicio de Salud Ñuble, no podía autorizar una forma de cobertura que infringiera lo dispuesto en la Resolución 2444”.

El legislador dijo que “el tiempo ha dado la razón al Servicio de Salud de Ñuble y, además, ha podido ser constatado por personal de la propia Dirección Regional de la CONAMA, en el sentido de que el cubrimiento de las basuras con polietileno no es un procedimiento apropiado, ya que por ser aplicado en forma manual, expone a los operarios a un alto riesgo de salud, por el contacto directo con las basuras, lo que se verá agravado en períodos de alta temperatura, ya que la producción y concentración de gases aumentará, tal como lo consigna un Informe sanitario de fecha 31 de julio”.

Finalmente, Navarro dijo que “resulta contraproducente, el que pese al permanente perfeccionamiento de la normativa ambiental, especialmente en lo referido al avance que en la legislación significa la transición de los basurales a los rellenos sanitarios y muy particularmente en la búsqueda del objetivo superior de protección al derecho constitucional de vivir en un medio ambiente libre de contaminación, se susciten situaciones de tipo administrativo que tiendan a seguir vulnerando el claro espíritu del legislador en esta materia”.

Ver Presentación y Temas Relacionados

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *