El candidato presidencial de País, Alejandro Navarro, recurrirá a la Contralaría General de la República a fin de solicitar inicie un juicio de cuentas contra el ex Presidente Sebastián Piñera y el ex director del INE Francisco Labbé a fin de hacer efectiva su responsabilidad pecunaria respecto del Censo “mal hecho” realizado el año 2012.

Navarro recordó que el Censo realizado durante el gobierno de Sebastián Piñera “fue declarado ilegal por la Contralaría y descartado por los organismos internacionales debido a la falta de rigurosidad metodológica”.

Como “descaradas” calificó el candidato presidencial de País las declaraciones del ex presidente Sebastián Piñera quien dijo que “vamos a evaluar como ha andado este Censo”, en referencia al levantamiento realizado ayer miércoles en todas las localidades de nuestro país y donde participaron medio millón de voluntarios.

El abanderado de País dijo que “Piñera debiera evitar pronunciar la palabra Censo, por dignidad personal” -recordado que- “el Censo realizado durante su gobierno fue declarado ilegal por la Contraloría y descartado por los organismos internacionales debido a la falta de rigurosidad metodológica”.

“Piñera nos hizo hacer un papelón internacional pasando del ‘el mejor Censo de la historia’ al “peor Censo de la Historia”, cuestión que afectó la confección de políticas públicas y sociales realizadas a posterioridad, al no contar con cifras que se ajustaran a la realidad para hacer los diagnósticos”.

Navarro recordó que “en dicho levantamiento de datos existió un vacío de cerca de un millón 700 mil personas, lo que se traduce en una omisión del 9,6% de la población, se apartó de las recomendaciones internacionales, en cuanto a la realización de pruebas piloto, la necesidad de una cuidadosa planificación del proceso, de contar con personal calificado suficiente, y de proporcionar al mismo la capacitación necesaria, así lo detalla la propia Contraloría en su informe de Investigación Especial número 3/2014 emanado por el organismo el 4 de junio de 2015”.

Agregó que “el mismo informe señala que, tampoco se dio cumplimiento a la disposición legal que obligaba a decretar feriado legal el día del Censo, a efecto de que todos estuvieran en sus casas poder contarnos, y hubo un cambio a la metodología habitual, por lo que se determinó que ese instrumento no cumplía con los estándares metodológicos adecuados, en definitiva, que no servía para la adopción de políticas públicas y sociales, tan importantes como la Ficha de Protección Social, actual, Registro Social de Hogares”.

Es por esto que para Alejandro Navarro “no basta con las disculpas públicas que pidió en su momento, lo que corresponde es hacer efectiva la responsabilidad pecunaria que le corresponde al él y a los funcionarios públicos que tuvieron a su cargo este Censo mal hecho, como es el caso del ex director del INE Francisco Labbé, quienes incurrieron en un perjuicio fiscal de más de 30 mil millones de pesos que se fueron al tacho de la basura”.

Por este motivó, el candidato presidencial de País, Alejandro Navarro, informó que “estando dentro de los 5 años de plazo de prescripción de la responsabilidad administrativa, ingresaremos una petición al Contralor General de la República Jorge Bermúdez, en virtud de del título VII de la ley 10.336, a fin de que analice iniciar un juicio de cuentas para recuperar los más de 30 mil millones que gastó la administración anterior en un levantamiento de datos que tuvo que ser corregido el día de ayer”.

Finalmente Navarro recalcó que “de concretarse el juicio de cuentas, Sebastián Piñera y los ex funcionarios públicos involucrados deberán devolver cada peso gastado en el Censo mal hecho, desde su bolsillo, por lo que el Contralor deberá remitir los antecedentes al Consejo de Defensa del Estado para que este organismo persiga el cumplimiento de una eventual sentencia”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA