Pinochet fue víctima de su historia, una historia de traiciones

Senador Navarro, jefe de bancada del PS:

pinochet

Destacando “lo paradojal que resulta que Pinochet haya muerto el día en que se conmemoran los 58 años de la aprobación, por parte de la ONU, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, el senador Alejandro Navarro dijo que “la historia del dictador es una historia de traiciones. Primero traicionó a Allende que lo nombró comandante en jefe, en 1973, y luego traicionó al Ejército utilizándolo para incrementar las millonarias cuentas que le fueron detectadas en el Riggs y en otros bancos. En definitiva, se traicionó a si mismo y fue una víctima de su propia historia”.

El parlamentario del PS indicó que “sin embargo, el juicio histórico sobre la figura del ex general está claro y definido y sobre eso no hay dos lecturas, por más que sus partidarios hoy busquen estérilmente mitificarlo. A los socialistas nos embarga una sensación de tristeza, la tristeza de ver como Pinochet se libra de pagar por los crímenes y robos que cometió. Se va procesado, pero sin ser juzgado como correspondía. No nos anima ni la soberbia ni la venganza, pero en esta hora los socialistas tenemos el legítimo derecho de comunicar nuestros sentimientos”.

Sobre esto último, Navarro enfatizó que “Pinochet pretendió eliminarnos. El PS fue el partido con más víctimas durante la dictadura. Por eso le hemos dicho a nuestros militantes que hagan ondear con orgullo sus banderas, porque el dictador encabezó un golpe que derrocó el gobierno constitucional del Presidente Allende, y hoy cuando termina sus días, una de las nuestras, que también fue su víctima, está en el palacio de gobierno. Por eso hay que entender que mucha gente celebre su muerte, porque no se trata de no respetar la muerte de un ser humano. Con la muerte de Pinochet se termina una época, se cierra un ciclo, en que esa gente vivió con miedo, con la cercanía de la muerte y dolor”.

“La diferencia -agregó- es que mientras la familia de Pinochet sabrá donde está y tendrá cerca de sí sus restos incinerados, a diferencia de muchas de esas personas que hoy se manifiestan con alegría por la muerte del dictador, que nunca sabrán donde están sus padres, esposos, hermanos o hijos. A Pinochet nunca le importó ese dolor y por eso hasta hoy esos chilenos abrigan la esperanza de encontrarlos. Como ya el dictador no lo hará, esperamos que sus cercanos, quienes lo secundaron durante los 17 años con que gobernó “sin que se moviera una hoja sin su consentimiento”, puedan entregar información que ayude a superar ese dolor injusto”.

El legislador socialista dijo que “nos parece correcta la decisión del gobierno de aclarar que sólo corresponde que se le rindan honores como ex comandante en jefe del Ejército, al que dicho sea de paso, contribuyó a alejar de todo el país, buscando convertirlo en propiedad de sólo una parte de él. Por eso, rechazamos las declaraciones groseras y fanáticas como las del diputado UDI Iván Moreira, que sólo pueden venir de alguien que no entiende mucho de democracia y que cree que la dictadura es la mejor fórmula de gobierno. La posibilidad de que exista una verdadera reconciliación entre partidarios y opositores de Pinochet, claro está, no pasa por visiones como esa, sino por la verdad y la justicia”.

Navarro también dijo que “la muerte de Pinochet es parte de la estrategia que ha desplegado durante todo este tiempo su defensa en los innumerables juicios que se desarrollan en su contra, y en la mayoría de los cuales ha sido desaforado. Ellos buscaron ganar tiempo, esperando su deceso para tratar de cerrarlos. Sin embargo, deben saber que la muerte del dictador no nos hará renunciar, como corresponde a un estado de derecho, a buscar que se haga justicia, y que se procese, juzgue y condene a los cómplices, ayudistas y encubridores de los crímenes cometidos”.

Finalmente, el parlamentario destacó que “incluso gobiernos que uno entendería eran cercanos a la figura de Pinochet terminaron rechazando su figura y su “obra”. Ahí está la declaración del vocero del PP español que señaló que Pinochet es un personaje al que no se va a echar de menos, y la declaración de la propia casa blanca, señalando que “las oraciones de su gobierno están con las víctimas” del dictador. Eso demuestra una vez más, como a la derecha le cuesta asumir, la figura del dictador está lejos de concitar consenso y respeto alguno a nivel internacional, porque su gobierno significó para Chile aislamiento y rechazo a la sistemática violación de derechos humanos y al terrorismo de Estado que se implementó”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *