“Planta de excrementos daña a la gente y a las exportaciones”

“Si el Intendente y los Seremis de la Región del Biobío votan a favor la ampliación de la planta de lodos en Cabrero, será la confirmación de que estos no son tiempos mejores, sino peores para la ciudadanía”, manifestó el senador Alejandro Navarro, tras confirmarse la votación del proyecto que Biodiversa, filial de Essbío, quiere extender en la zona, para el próximo lunes 9 de julio.

El parlamentario recordó que, “esta planta no es de lodos, es literalmente una planta de caca, cuyo tratamiento produce desechos que producen malos olores, que en verano llegan a todas las casas colindantes, muchas de las cuales están a un kilómetro de distancia y con invasiones de moscas que no solo incomodan, pues pueden traer enfermedades y contaminación a las familias”.

“Además”, prosiguió, “los líquidos del proceso de tratamiento se van al estero colindante, el cual desemboca en el río Claro, donde hay un balneario y cuya agua utilizan cientos de agricultores de la zona”.

“Y son miles quienes exportan frutas a través de la Certificadora que existe en Cabrero, a solo 6 kilómetros de la Planta de Caca y que despacha directamente a Estados Unidos, sin necesidad de aduana, por lo que el peligro para las exportaciones de nuestro país es gigantesco, ya que basta que una sola mosca contamine un envío, para que quede una catástrofe económica”, recordó.

El senador por la Región del Biobío finalizó señalando que, “por ello hay tanta preocupación en la ciudadanía de Cabrero. Hoy, con la planta procesando 28 toneladas diarias, hay días en que apenas pueden respirar por los olores y no tienen tranquilidad para vivir por las plagas de moscas, pero si la planta de excrementos se amplía a 150 toneladas al día, es claro que los vecinos no podrán vivir allí”.

“Y para la Asociación de Exportadores de Chile, cuya Planta Certificadora de Frutas en Cabrero, tuvo un costo de $1.200 millones, los que fueron aportados por el Gobierno Regional del Biobío, hay un riesgo aun mayor. Por ello esperamos que el Intendente y los Seremis comprendan lo que aquí esta en juego. De otra forma, será otra muestra de los Tiempos Peores para la gente”, sentenció Alejandro Navarro.

“Los Seremis serán los responsables de las consecuencias nefastas que pueda provocar, por lo que les hago un llamado a pensar en la región, a votar en conciencia y no aceptar presiones del gobierno; el futuro del Biobío está en juego”, agregó.

“Pues el gobierno de la región invirtió millones de pesos en el proyecto de la planta certificadora, los que se pueden ir al tacho de la basura, así como la exportadora, por problemas de contaminación, podría llegar a cerrar. La amenaza es grave y esto va afectar a productores, exportadores, a los puertos, a los estibadores, es decir, el cierre de la planta Certificadora va a cambiar la economía regional. No vale la pena esta planta de tratamiento de excrementos humanos, por lo que yo espero que sea rechazada”.

PRENSA SENADOR ALEJANDRO NAVARRO

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *