Polémica por fusión de AFP Cuprum con Argentum llega al Congreso y Hacienda le presta ropa

imagen-post-cuprum

El Ministerio salió a respaldar la operación diciendo que legislación antigua la ampara. Super de Pensiones sería citada a un sesión especial en el Senado para que explique la cuestionada jugada tributaria de la operación y diputados DC pedirán comisión investigadora.

Si la semana pasada fue complicada para Tamara Agnic, esta podría fácilmente ser peor.

La superintendenta de pensiones tendrá que ir al Congreso a dar explicaciones por haber autorizado la creación de la AFP Argentum, la cual se fusionó con Cuprum y con ello Principal Financial, el gigante financiero norteamericano que la compró, obtuvo el cuestionado beneficio tributario de $ 80 mil millones.

Agnic está bajo fuerte presión e incluso se le acusa de estar ocultando su rol en la operación.

La semana pasada el senador oficialista Alejandro Navarro pidió directamente su renuncia y anunció que existe un acuerdo con cuatro comités del Senado para que se realice una sesión especial mañana martes, que citará oficialmente a Agnic para que dé una explicación de lo ocurrido. La citación sería para el miércoles 10 de junio.

El mismo martes de esta semana, la bancada DC de la Cámara de Diputados planea pedir la creación de una comisión investigadora para ver a fondo la operación.

Fuad Chahin, diputado DC, dijo a El Mercurio que la comisión pretende revisar si en el modelo descrito se cumplió o no con la letra y el espíritu de la ley.

El senador Navarro también presentó denuncias ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) y la Fiscalía Nacional Económica (FNE), para que investiguen la operación. Específicamente quiere que el SII verifique si hubo elusión tributaria a través del mecanismo denominado “goodwill”, con el que Principal obtuvo el beneficio. La pregunta clave es si el único objetivo de la operación habría sido pagar menos impuestos

Navarro acusa a Agnic de ser “cómplice del holdingnorteamericano” y que “la superintendenta de Pensiones tiene una responsabilidad inexcusable. Su negligencia y falta de probidad no puede echarse bajo la alfombra, por lo que debe dar una explicación al país o dar un paso al costado”.

La superintendenta de Pensiones, que ya estaba siendo cuestionada por su rol en la aprobación de la fusión, entró al ojo del huracán luego de una entrevista publicada en La Tercera, la semana pasada, donde declaró que no sabía que la solicitud hecha por Principal tenía un objetivo tributario y añadió que entendía que sólo era una reorganización tributaria.

“(…) No puedes invocar una reestructuración societaria para obtener unos beneficios tributarios. Por supuesto, si ese hubiese sido el objetivo declarado, bajo ningún punto de vista lo hubiésemos autorizado”, aseguró la superintendenta al ser consultada sobre si sabía que Principal planeaba rebajar impuestos futuros.

Sin embargo, varios actores del mercado, y el propio senador Navarro, afirman que lo dicho por Agnic es falso, por cuanto existen evidencias de que sabía del objetivo cuando le hicieron la solicitud.

Según han señalado fuentes cercanas a Principal, Agnic supo desde el comienzo que ambas operaciones buscaban el beneficio tributario, pero su declaración del martes, donde lo niega, la dejó en una incómoda posición, dadas las evidencias existentes.

Navarro cita a modo de ejemplo las actas de la junta extraordinaria de accionistas de la propia AFP Cuprum, disponibles en página web de la SVS, donde participaron los representantes de la Superintendencia de Pensiones, Felipe Gálvez y Eduardo López, siendo en esa misma reunión donde Hugo Lavados, presidente de Cuprum, explicó el objetivo de llevar a cabo la fusión.

Lavados es militante DC, fue ministro de Economía en el primer Gobierno de Bachelet y asumió la presidencia de la gestora de fondos cuando esta fue vendida por el grupo Penta a Principal, en US$ 1.500 millones.

Agnic sabe el escenario que enfrenta. La semana pasada, según fuentes bien informadas, la superintendenta habría hecho consultas a la industria respecto de las publicaciones de los medios en los últimos días, donde se ha puesto en duda su versión de los hechos.

Hacienda al rescate

En los últimos días el caso habría comenzado a hacer ruido en Hacienda.

Ante una consulta de La Tercera, el Ministerio hizo una declaración que le presta ropa a la super de Pensiones, al señalar que la fusión, tal como se estructuró, estaba permitida por la legislación vigente en el momento en que se cerró.

“Las situaciones que se han conocido son procesos de reestructuraciones que partieron antes del 31 de diciembre de 2014; por lo tanto, están aún amparadas en la legislación antigua que permitía la depreciación del goodwill y, por lo tanto, la rebaja de impuestos. Desde el 1 de enero de este año en adelante este tipo de operaciones ya no se pueden hacer”, reza la declaración.

El documento explica que la reforma tributaria aprobada el año pasado se hace expresamente cargo del tema de la elusión tributaria al prohibir el uso delgoodwill.

Principal pidió la autorización para realizar la fusión el 29 de diciembre de 2014.

Nerviosismo por operación entre Metlife y AFP Provida

Como este medio publicó la semana pasada, el caso podría tomar aun mayor connotación política, ya que el grupo asegurador estadounidense Metlife está en proceso de concluir, con AFP Provida, una operación similar a la de Cuprum.

En ese caso, el beneficio tributario duplicaría el que obtuvo Principal y podría llegar a los US$ 290 millones.

La diferencia, en el caso de Provida, es que Agnic aún no aprueba la existencia de Adquisition Co. como AFP (como hizo con Argentum) y, por ende, no ha validado la fusión, ambos pasos previos a obtener la rebaja impositiva.

De acuerdo a fuentes de mercado, no está claro si Agnic aprobará dicha operación, por los cuestionamientos que hay a su gestión, los que se incrementarían si da su autorización.

Fuente: El Mostrador

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.