Por muerte en tsunami demandan al Estado por 300 millones

Una demanda por indemnización de perjuicios en contra del Estado, por la suma de 300 millones de pesos, por la muerte por asfixia por inmersión que sufrió Mario Ovando Garces de 67 años, en medio del terremoto y tsunami que afectó a Talcahuano el 27 de febrero, presentó la viuda, los tres hijos y un nieto de la víctima, acompañados por el senador Alejandro Navarro y su equipo de abogados.

El parlamentario, comentó que la acción judicial busca que “se repare el daño moral que el Estado ha causado a la familia, por no haberles advertido que se venía el tsunami, incitándolos a mantenerse tranquilos en su vivienda y a no salir en busca de un lugar para protegerse; lo que causó que tanto Ovando y su familia se quedaran en su casa en Santa Clara, sufriendo los embates de las olas, la hipotermia y el fatal desenlace”.

El congresista del MAS, explicó que “la demanda se fundamenta en la responsabilidad que atiende a la falta de servicio público que no prestó el Estado, a una atención que no se dio, que no funcionó o si funcionó fue de un modo tardío o deficiente, provocando la muerte del jefe de la familia. De modo que la falta de servicio se transforma en una responsabilidad directa de la Administración, al no someter su accionar a la Constitución y a las normas legales dictadas conforme a ella”.

En ese contexto, Navarro se refirió específicamente “a la difusión de información errónea por parte de la autoridad, por no advertir que maremoto se podría producir, en medio de la desolación y el desamparo en el cual se encontraba la ciudadanía. Lo que a todas luces y desde cualquier ángulo que se lo mire, es una clara falta de servicio, que incluso desde otras ramas de la sistemática jurídica podría estimarse como una imprudencia temeraria”.

Respecto al caso, el legislador que puso a disposición de la familia a su equipo de abogados, comentó que “Ovando que falleció el 2 de marzo, a las 4:10 hrs, pudo haberse salvado de no ser porque hizo caso a las autoridades que llamaban a la población a mantener la calma y a mantenerse en sus casas, descartando públicamente cualquier alerta de tsunami, luego del terremoto 8,8 que afectó a la zona”.

Navarro, señaló que “hay un convencimiento de la familia, y de la población en general, que si la Autoridad hubiera alertado de que la catástrofe marítima se produciría o que existían la posibilidad de que ello ocurriera, todas las personas que se quedaron tranquilas y confiadas en sus casas de que no iba a haber maremoto, habrían arrancado a un lugar alejado de los efectos sísmicos en el mar y por ende, en este caso, Mario Ovando se hubiera salvado”.

Por lo anterior, el Senador del MAS contó que “el abuelito junto a su familia, su esposa, hijos y nietos, se mantuvieron en la puerta de su casa ubicada en calle Manuel Bayon Nº275 de la población Santa Clara, confiados en que el mar estaba tranquilo y que no se iba a salir, producto de que el epicentro no había sido en el océano, como lo anunciaban las autoridades por los medios de comunicación. Sin embargo, transcurridas unas horas el agua comenzó a llegar con mucha fuerza hasta su casa, alcanzando una altura aproximada de 1.80 mt., lo que obligó a que los afectados intentaran nadar y flotar en medio del fango y lodo, autos e inmuebles que arrastró el tsunami. Lo que graficado por ellos mismos era una verdadera gran piscina sin fondo y sin bordes donde poder afirmarse”

“Gracias a los esfuerzos y ganas por sobrevivir de los integrantes de la familia-continuó el legislador-sacaron fuerzas y nadaron hasta llegar al techo de un auto, que producto de la intensidad de las olas quedo encima de otro vehículo, permitiéndoles poder respirar y tratar de expulsar el barro que habían tragado. Sin embargo, Mario Ovando, comenzó a sentirse muy mal, a raíz del frío, el miedo y el desgaste físico, provocado por la intensidad de las olas del tsunami, que lo obligó a tragar lodo y fango, en su intento por salir a flote. Debido a su delicado estado de salud, fue llevado junto a su esposa, que igual presentó malestares, al Hospital Higueras de Talcahuano, luego que un vecino lo rescatara en un bote inflable”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA



Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.