Presentan proyecto para hacer obligatorio el medidor telefónico

Senador Navarro, autor de moción, que busca evitar llamadas “brujas”

Parlamentario denunció que “la ley vigente no se ha cumplido por 14 años, por eso ya es tiempo de hacer obligatoria esta tecnología que, en el largo plazo, es un ahorro para los consumidores”

Tras señalar que “ha existido desidia empresarial para aplicar la ley, y una nula voluntad de la Subtel para hacerla cumplir”, el Senador Alejandro Navarro presentó un proyecto de ley para hacer obligatoria la instalación del medidor telefónico, cuando sea solicitado por los usuarios”.

El parlamentario señaló que “para los demás servicios básicos, el usuario sabe lo que consume, pero en la telefonía fija, este derecho a la información queda en manos de la buena fe de las empresas. Pero esta buena fe está puesta en cuestión, por las llamadas fantasmas o brujas. Este problema no es menor, pues hay una impunidad brutal ante cobros indebidos”.

Navarro señaló que “de acuerdo a la Encuesta de Satisfacción de Usuarios de Servicios de Telecomunicaciones del Departamento de Economía de la Universidad de Chile, del año 2007, la mayor cantidad de reclamos de los usuarios de telefonía fija, en Chile, es por “llamadas no realizadas”, alcanzando un 29,5% de las mismas”.

“En la V región -agregó- el nivel de reclamos por esta causa es de 42,7%. Según este informe, el 40,4% de los reclamos presentados por los usuarios fueron solucionados totalmente por parte de las compañías proveedoras el problema. Pero en un 15,4% de los reclamos ni siquiera intentaron ser solucionados. En los casos en que el problema o reclamo no es solucionado, en un 100% de los casos los usuarios no recurrieron a alguna otra instancia”.

El legislador recordó que “con fecha 08 de octubre de 2003, presenté una solicitud a la empresa Telefónica CTC, para que instalara un medidor de consumo telefónico MCT 2000, en mi domicilio de Penco. El equipo disponible, homologado, lo adquirí yo personalmente. En dicha solicitud pedí conocer las condiciones técnicas y económicas de instalación del medidor. Esta solicitud quedó en la nada. Jamás obtuve respuesta, y con los años, y en vista del silencio y la demora empresarial, incluso extravié dicho medidor. Si esa es el comportamiento de una empresa a una autoridad, cabe imaginarse la respuesta a un ciudadano común”.

“Por esto -añadió- el año 2002 presenté ante Contraloría una solicitud, que fue respondida positivamente, en el sentido de reafirmar la obligación de Subtel en cuanto a fiscalizar los medidores telefónicos. La Ley 19.302 de marzo de 1994, en su artículo 2º establece que las empresas concesionarias del servicio público telefónico deberán ofrecer facilidades que permitan al suscriptor verificar en su propio domicilio las llamadas cursadas por intermedio de sus instalaciones, pero a pesar de las innumerables fiscalizaciones ciudadanas no se ha cumplido con la ley”.

El parlamentario dijo que “a mi me avergüenza que la Subtel se ponga en exceso la camiseta de las empresas de telefonía, despreciando por televisión el medidor telefónico, dispositivo que se encuentra en la misma ley que él fiscaliza. La Subtel debe fiscalizar la ley, velar que ella se cumpla, porque a pesar de los oficios enviados por la Comisión de Transportes de la Cámara de Diputados, la labor de los senadores Ávila y Prokurica, la acusación constitucional contra el ex ministro Carlos Cruz del año 2002 por parte de diputados de RN, todos ellos intentos de fiscalización que han terminado con el falso compromiso de las autoridades por fiscalizar”.

Navarro hizo un llamado a la ciudadanía “a estar alerta, pues luchamos contra un monstruo, un monopolio, en el que Telefónica CTC Chile concentra un 63% del mercado de telefonía fija, con 2.179.203 líneas. En este contexto, no me extrañan las palabras del Subsecretario Bello, que esperemos que no termine trabajando en alguna de las empresas que fiscaliza. Y por cierto, también me gustaría escuchar la opinión del Ministro Cortázar, que ha guardado excesivo silencio, pese a ser el jefe de Bello”.

“Asimismo -agregó- no es cierto que la telefonía fija esté en decadencia y que por eso el medidor es innecesario. De acuerdo a la propia Subtel, al año 2007, habían 3.302.498 de líneas de telefonía fija en servicio, mientras que en diciembre de ese mismo año habían 3.378.946. De hecho, en clientes comerciales, al año 2000 habían 809.285 líneas de servicio fijo, mientras que al año 2007 ellas son 1.052.928. O sea, la telefonía fija sigue viva a pesar de los celulares y la telefonía IP. Entonces es falso que estos medidores ya no sean necesarios” .

Finalmente Navarro dijo que “es cierto que las personas deberán pagar el medidor, pero es un esfuerzo para poder tener una verdadera transparencia y honradez en el mercado, que es mejor que seguir con la ley actual sin cumplir, con llamadas brujas, inexistentes producto de intervenciones telefónicas, con empresas concesionarias, con redes telefónicas vulnerables, que no están dispuestas o modernizarse. Es preferible pagar un medidor telefónico a pagar millonarios cobros por llamadas no efectuadas”.

Prensa Oficina Parlamentaria

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *