Principio de Neutralidad en la Red para acceso libre a contenidos de Internet

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, de manera permanente, cuando hemos tratado los temas de internet, y particularmente no solo de la red, sino también de los proveedores de la red, de los creadores de programas -estoy hablando básicamente de Microsoft-, hemos sido contrarios a la monopolización, y particularmente, a las restricciones que algunos creadores de programas han desarrollado a fin de acceder a la red. Porque no solo puede estar respecto de que ellos realizan básicamente el transporte, sino también de los programas que permiten el acceso.

Imagen: neutralidadsi.org

Yo quiero señalar que siguen habiendo severas restricciones en el uso monopólico de un conjunto de programas, particularmente de internet Explorer y Microsoft, respecto a las condiciones que pueden acceder los usuarios a través de dichos programas.

O, como he señalado, muchos de estos programas contienen restricciones que apuntan a la renovación constante de los mismos. Nuevas licencias. Chile es un país que sigue pagando 32 mil millones anuales respecto de la licencias. Esto va hacia el infinito si no ponemos restricción y si no vamos al software libre, no vamos a Linux, no vamos a la capacidad del Estado de mantener sus propios programas. Lo hace Alemania, Francia, Brasil. Inglaterra ha garantizado software libres para evitar el pago de licencias.

Uno de los aspectos que también garantizan, por cierto, la libertad en Internet, que por su naturaleza es eso, la libertad, el acceso a la imaginación, a la creación es que los servicios ofrecidos de acceso, a través de los concesionarios de servicios públicos de telecomunicaciones, se les evite o se les impida realizar actos para evitar el acceso con posteriores nuevos productos.

Es decir, que haya de verdad libertad, neutralidad, que, en síntesis, es la prohibición de efectuar estas discriminaciones, a los usuarios de internet o al tráfico de contenidos que circula. La gente tendrá que decidir. Nadie podrá controlar qué es lo que yo accedo, cuáles son los contenidos y nadie podrá medir ni hacer uso de esa información para lo mismo.

El proyecto también exige a los proveedores de servicios de acceso a Internet mayor claridad en los servicios que prestan, por lo que se establece la obligatoriedad de mantener publicada y actualizada la información relativa al nivel del servicio contratado, incluyendo la velocidad contratada.

Está claro que muchos servicios no dan la velocidad contratada. ¿Cómo puede, entonces, la gente percibir? Si la ley exige una velocidad de dos mega, tendrá que haber esa velocidad y si no la Superintendencia, por cierto, la Subsecretaría en este caso, podrá acceder y sancionar.

Que haya una entidad fiscalizadora es clave. Hasta ahora no la había. Una ley sin fiscalización carece de fuerza. Se le otorgan facultades a la Subsecretaría de Telecomunicaciones para sancionar las infracciones, y eso es un aporte importante.

¿Qué falta en el proyecto? Aunque sea tarde, sin perjuicio de votar a favor del proyecto, señor Presidente, por ser un aporte y un avance en la materia, creo que falta una materia que requiere mayor precisión. Se trata de regular de mejor manera las facultades de los concesionarios de servicio público de telecomunicaciones y de los proveedores de acceso a Internet, para adoptar medidas o acciones necesarias para la gestión de tráfico y administración de la red.

Este proyecto de ley permite que la administración de redes sujeta a limitaciones, como por ejemplo que dichas actividades de administración de gestión de tráfico y de administración de redes no afecten la libre competencia.

Yo creo que ese es el elemento clave de por qué hay una amplia mayoría para aprobarla, que no afecte la libre competencia. Pero también se debe garantizar siempre -siempre se debe garantizar- “el derecho de los usuarios a la libertad de utilización de los contenidos, aplicaciones o servicios.”

Esto no puede también quedar regulado. Yo siento que esta letra, el párrafo segundo de la letra a), el artículo 24 H, del proyecto quedó débil en su conformación. Me hubiera gustado una mayor garantía de que “el derecho de los usuarios a la libertad de utilización de los contenidos, aplicaciones o servicios” estuviera de manera permanente.

Señor Presidente, el proyecto es un avance.

Claramente, van a haber una normativa que procure la privacidad de los usuarios, la protección contra los virus y la seguridad de la red. Se podrá bloquear el acceso a determinados contenidos. Sin embargo, solo a pedido expreso del usuario -ha pedido expreso del usuario- y no a determinación del proveedor de la red.

En ningún caso este bloqueo podrá afectar de manera arbitraria a los proveedores de servicios y aplicaciones que se prestan en Internet. Avanzamos hacia la libertad.

En mi opinión, el derecho de los usuarios no ha quedado del todo fortalecido, pero hay fiscalización de parte de la Subsecretaría de Telecomunicaciones, y eso es positivo.

Voto a favor.

¡Patagonia sin represas!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *