Programas de intervención en zonas de Arica con presencia de polimentales

El señor NAVARRO.- Presidente, la verdad es que el proyecto que hoy día examinamos es fruto de una larga historia, una historia que se remonta, por cierto, a la década del 80, luego a la década del 90, 95, 96.

Junto con el Senador Girardi conformamos la Bancada Verde e hicimos las primeras visitas a Arica. Y ahí descubrimos una situación dramática: la presencia de toneladas y toneladas, 20 mil toneladas de los llamados “barros metálicos”, importados a Chile por Promel Limitada, y que contenían arsénico, plomo, mercurio, y, por cierto, eran barros asesinos. Durante años, décadas, los niños de los sectores poblacionales aledaños jugaron en ese cerro sin saber que lo que estaban haciendo era consumir sustancias que les van a acortar la vida, que les van a comprometer por largo tiempo, por toda su vida, situaciones de salud que hoy día se comienzan a conocer después de varias décadas, situaciones que efectivamente están presentes hoy día en la población.

Hemos estado con cuatro, cinco Ministros de Salud, durante los Gobiernos de la Concertación. Hoy día el Gobierno nuevamente señala que va a asumir, el Gobierno de Derecha, el Gobierno del Presidente Piñera, que este es un problema que lo hereda y que lo tiene que asumir.

Yo solo quiero decir que la gente no puede seguir esperando, que en definitiva las mitigaciones que se han hecho han sido parciales. Se ha hecho intervención. Se selló y se trasladaron los barros metálicos, a Quebrada Encantada. ¡Qué nombre más eufemístico: Quebrada Encantada! Que es una quebrada que en un régimen de lluvia puede desencadenar que todo ese lodo se vaya sobre las mismas poblaciones. “Quebrada Endemoniada”, así la llamamos con los pobladores de Arica, y que no sufrió ningún tipo de evaluación de impacto ambiental. Se depositaron en el lugar más cercano, y en una quebrada, como si efectivamente no hubiera ningún conocimiento de que las quebradas son las que arrastran en época de lluvia las aguas, que pueden transformar esto en una verdadera epidemia o en una crisis mucho mayor.

Señor Presidente, ha habido Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados (la presidió el Diputado Iván Paredes) en su oportunidad. Tuvimos también posibilidad de estar en Antofagasta respecto del plomo y del arsénico enviados desde Bolivia a través de puertos chilenos. En definitiva, ha habido un descuido tremendo.

Quien instaló las viviendas sociales en ese sector fue también el Estado, sin plano regulador en Arica. La mayoría de esas casas no estaban recibidas, no tenían recepción. Fue un crecimiento absolutamente equivocado. Y el Estado, si bien desconocía -comillas- la existencia, porque fueron autorizadas por el Ministerio de Salud, por la Dirección de Salud de Arica, el Estado tiene una enorme responsabilidad.
Y como el Estado fue quien autorizó el ingreso de estos barros metálicos; el Estado fue el que construyó las viviendas sociales que allí existen, en un conjunto de poblaciones -Cerro Chuño, Los Industriales I, II y III-, el Estado tiene que aportar y resolver el problema.
Lo que no vamos a resolver es el daño permanente y crónico sobre la vida de las personas. Eso está comprobado. Independientemente que los niveles de plomo o arsénico bajen, porque con el tiempo tienden a desaparecer, y eso es positivo. Pero eso no significa que el problema no exista. El problema existe, porque hay secuelas.

Es por eso, señor Presidente, que este proyecto de ley, muy bien encaminado de determinar zonas geográficas, establecer acciones medioambientales de mitigación, conjunto de acciones de salud destinadas a procurar la evaluación y diagnóstico, que es muy importante. La gente no solo tiene el daño físico sino también el daño psicológico de no saber si están enfermos.
Pero lo más importante es el tema de la vivienda. Claramente uno debiera pensar en una reestructuración completa de ese sector de Arica. Y efectivamente, señalar sectores habitacionales. Y para eso necesitamos un proyecto que tenga recursos, para saber cuanto estamos disponibles para invertir. ´
Este proyecto no tiene informe económico, no tiene informe financiero y, por tanto, claramente lo rechazamos en la Comisión de Medio Ambiente y exigimos al Gobierno una propuesta más acabada.

Yo confío que este Gobierno sí lo puede hacer. Porque ha abordado temas pendientes que no son su responsabilidad. Pero sí es su responsabilidad resolver los temas que los Gobiernos anteriores no resolvieron. Y, por tanto, es un gran desafío.

Yo espero trabajar con los Senadores de la Región: el Senador Orpis, el Senador Rossi, acompañar y apoyar esa acción, porque en definitiva alguien la tiene que resolver. Y es responsabilidad de este Congreso y del Gobierno hacerlo, más allá del signo político del actual Gobierno.
Yo voy a rechazar este proyecto, señor Presidente, y pedirle al Ejecutivo, o crear una Comisión conjunta de trabajo con la Comisión de Medio Ambiente y de Salud; pero, en definitiva, necesitamos una nueva propuesta para que efectivamente la gente de Arica, los pobladores, los niños, los ancianos puedan dormir tranquilos y puedan saber que sus demandas han sido escuchadas.

He dicho.

¡Patagonia sin represas, señor Presidente!

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *