Proponen levantar monumento al general Carlos Prats en Talcahuano

Parlamentario, quien tuvo contacto con uno de los nietos del ex Comandante en Jefe del Ejército, reconoció que “fue toda una sorpresa saber que Carlos Prats había nacido y vivido su infancia en el puerto”

Imagen: memoriapopular.cl

Reconociendo que inicialmente fue para él toda una sorpresa saber que el ex Comandante en Jefe del Ejército, general Carlos Prats González había nacido y vivido en Talcahuano, el senador Alejandro Navarro, autor del proyect0 de ley que propone erigir un monumento en su memoria dijo que “una figura de la estatura moral de Prats, con una hoja de vida impecable como militar y con una vocación de servicio público que lo llevó además a ser ministro e incluso a ejercer la Vicepresidencia del país, no puede ser soslayada y merece un reconocimiento de la tierra que lo vio nacer”.

El parlamentario señaló que “nos enteramos de la historia de Prats a través de uno de sus nietos, Francisco Cuadrado Prats, quien busca rescatar la figura de su abuelo de una manera integral. Y así como el Ejército ya ha efectuado varios actos reparatorios y reivindicatorios de la figura del militar, ahora es tiempo de que desde la civilidad también se rescate su ejemplo, su entrega y su amor por Chile”.

Navarro recordó que “Carlos Prats Gónzalez nació en Talcahuano el 2 de febrero de 1915. Hijo de Hilda González Suárez y Carlos Prats Risopatrón, fue el mayor de cuatro hermanos. Vivió su niñez en su ciudad natal, donde también cursó sus estudios primarios. Ya en la enseñanza media, en el Liceo de Concepción, disfrutaba de su afición por la Filosofía y la Literatura. Fue el mejor egresado de su promoción en la Escuela Militar, a la que ingresó en 1931, cuando apenas tenía 16 años. Luego, contrajo matrimonio con Sofía Cuthbert Chiarleoni el 19 de enero de 1944. De su matrimonio nacieron tres hijas: Sofía, María Angélica y Cecilia”.

La iniciativa del legislador del MAS contó con la adhesión de los senadores Escalona, Girardi, Letelier y Gómez, e indicó que el alcalde de la comuna puerto, Gastón Saavedra, “dio su decidido respaldo, estimando que habrá un apoyo transversal para rescatar a esta importante figura de la historia reciente de Chile”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares
  1. Rubén Adrián Valenzuela
    Enero 12, 2013

    Traté y tuve algún grado de amistad con el general Prats, quien en más de una ocasión me tuvo como invitado al almuerzo en su casa. En una, incluso, con el Presidente Salvador Allende y el almirante Raúl Montero a la mesa. Pero no estoy para nada de acuerdo con la idea de un monumento a un general pusilánime que, con el pretexto de salvar la unidad del ejército, dejó a Chile y los chilenos al borde del abismo. Se fue, renunció según él para no provocar la división de los generales al mando en el ejército, sabiendo que el golpe se estaba gestando y venían las ordas asesinas a llenar las calles de sangre y dolor. Con todo mi dolor por su muerte tan violenta, no apoyaré jamás la idea de un monumento para un militar que, no se puede decir lo contario, con su acción no salvó de la muerte a un solo chileno. Quiso salvarse él y tampoco lo consiguió. Lo lamento, porque sé que harán escarnio de mi nombre, pero no podía callarme -como nunca lo hice, ni siquiera en dictadura- ante el agravio comparativo que significaría para nombres tan señalados como Harald Edelstam, el cura francés André Jarlan o su compañero Pierre Dubois, que sí merecen recuerdo imperecedero y nuestra gratitud.

  2. No estoy de acuerdo, según Max Marambio en su libro armas de ayer 1ª edición el general Prats le recomendó a Allende descabezar el ejército, mayores detalles en el libro Monseñor. Por otro lado El general Prats le recomendó al general Pinochet a Allende como Comandante en Jefe del Ejército. El general Prats no solo aconsejó mal a Allende sino le hizo una verónica a Pinochet poniendo a allende en la parrilla y luego se lavó las manos. Mejor haganle un monumento a Ajenjo, el del Tren al Sur.

  3. De los comentarios se desprende que; como siempre fue en el pasado, hay que entender que ” si mi abuelita no hubiese muerto”… o el equivalente ahora a decir … “pasó la vieja”…
    Es muy fácil hacer descargos históricos desde la perspectiva del que “yo lo hubiese hecho mejor”… Y olvidarse de la historia pasada, sus protagonistas y su carga…
    Por respeto a éstas experiencias, sopesémoslo desde el punto de vista de los actores aun vivos…
    No tergiversemos la historia, pues ésta los condenará, si asi fuese necesario y real, como al embustero con falso testimonio.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *