PROYECTO DE LEY PARA LA PREVENCION Y SANCION DE LA VIOLENCIA EN ESPECTACULOS PUBLICOS MASIVOS

imagen-post-navarro-el-motrador

Proyecto de Ley.

HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS

CONSIDERANDOS

El problema de la violencia generada dentro y fuera de los estadios con ocasión de espectáculos de fútbol profesional sigue constituyendo un problema sin solución a pesar de las medidas que en los últimos años de han tomado al respecto, y a pesar de la plena operatividad de una ley especial que sanciona las conductas de violencia que allí se generan.

Los hechos de violencia masivos, además, se hacen presente en cualquier tipo de actos o eventos que aglutinen a un grupo importante de gente, de modo tal que no sólo en el seno del fútbol donde se producen hechos violentos masivos.

A cinco años de la vigencia de la ley 19.327 que norma y sanciona dichos hechos de violencia se hace imprescindible una evaluación de su aplicación y una reforma global a la misma que efectivamente resuelva el problema de la violencia en eventos de masas o de alta convocatoria.

1.- Los problemas de la ley 19.327.

En primer término, la ley fue mal concebida desde su origen por cuanto sólo pensó en aquellos acontecimientos de violencia producidos en recintos deportivos con ocasión de partidos de fútbol profesional, dejando fuera todos posibles hechos de violencia que puedan producirse en otros recintos y con ocasión de otros espectáculos como artísticos, culturales, etc. De acuerdo a esto la ley resulta restringida en un triple aspecto :

Sólo considera los centros o recintos deportivos.

Sólo considera los anteriores lugares en tanto se realicen en ellos espectáculos de fútbol profesional.

Sólo considera los espectáculos de fútbol profesional, sin considerar, por ejemplo, el fútbol amateur.

Consecuente con lo anterior, se requiere una reformulación completa de la ley que amplíe su ámbito de aplicación a:

Ilícitos no sólo cometidos en el recinto y sus inmediaciones sino que en cualquier lugar o en contra de cualquier bien jurídico.

Se incluya a todo espectáculo masivo, sea artístico, cultural, deportivo o de otra índole.

Que el supuesto a sancionar sea independiente del lugar en donde se realice el espectáculo: lugar abierto, cerrado, público o privado, etc.

Estas ideas deben incluirse en una norma que defina el ámbito de aplicación de ley ajustando el resto de los preceptos a dicho ámbito.

En cuanto al tipo de sanción debe efectuarse igualmente una completa reformulación que minimice las sanciones penales, por cuanto éstas han demostrado su inoperatividad práctica, y su nulo efecto disuasivo en este ámbito, y que en cambio se contemplen nuevas sanciones de tipo contravencional. La idea es evitar la sanción penal por su efecto estigmatizante y represor, y crear sanciones ejemplarizadoras, eficaces y preventivas, tales como la prohibición permanente o temporal de asistencia a espectáculos públicos o de fútbol profesional.

La calificación de un espectáculo como de “alto riesgo” es poco feliz, por cuanto denota peligro, belicosidad, desperfilando la actividad deportiva. Convendría eliminar esta nomenclatura y sus efectos, eliminado los artículos que se refieren a ello en la nueva ley.

Debe acotarse lo que se entiende por “barra” si se desea aplicar sobre ella algunas medidas o disposiciones efectivas. Ligado a lo anterior, se deben contemplar mecanismos de incentivo par el ingreso a las mismas y no agravantes penales por pertenecer a la misma, como existe actualmente. De igual modo, se debe establecer el procedimiento de formación de la barra y su vinculación al club, teniendo presente que hoy éstos son personas jurídicas de derecho privado sin potestades o derechos sobre sus barristas.

El sistema de empadronamiento no ha surtido los efectos esperados: el plazo de 60 días contemplado en la ley no se ha cumplido y no ha servido para nada por cuanto fue muy breve y además no contempló sanción alguna para el efecto de su incumplimiento. Conexo a ello hay que considerar que ni los clubes, ni los barristas se encuentran obligados a empadronarse, toda vez que no existe entre ellos relación jurídica alguna que los vincule (art.4 de la actual ley).

El título II de la ley contempla una serie de delitos especiales “cometidos con ocasión de espectáculos de fútbol profesional” que también requieren de una completa reforma. En general, su especialidad es dudosa por cuanto no son ni más ni menos que delitos ya preestablecidos -lesiones, daños- con la agravante que las penas al ser distintas de las contempladas para iguales delitos el la legislación penal común, vulneran el principio de proporcionalidad penal.

Algunas observaciones que pueden hacerse sobre ellos son:

Las circunstancias de hecho del art.6 deben ser ampliadas en los términos de la ampliación del ámbito general de aplicación de la ley.

Las penas principales privativas de libertad deben ser coherentes con las impuestas a iguales conductas por el Código Penal y , en general, deben preferirse sanciones más novedosas que tiendan, por ejemplo, a reparar el mal causado, que impliquen un beneficio para la comunidad, u otras.

Las penas accesorias deben reformularse. Por ejemplo, debiera establecerse la prohibición de asistir a espectáculos públicos masivos, como medida cautelar (de inmediato), durante la sustanciación del procedimiento, respecto del procesado o imputado. Ello sin perjuicio, de que se aplique luego como sanción temporal o de tiempo indefinido.

El art.9 sobre sanciones a menores de 18 y mayores de 16 años requiere también un replanteamiento completo, por cuanto, al parecer la mayor parte de los hechos delictivos en los estadios involucran a menores. Hoy de acuerdo a la ley la sanción es la prohibición de asistir al estadio y la de realizar determinadas actividades a favor de la comunidad lo que dada la precariedad de las instancias fiscalizadoras del cumplimiento de las penas lleva a la conclusión que a lo más la sanción es la prohibición de concurrir al espectáculo de fútbol, incluso sin constancia efectiva de su cumplimiento. Deben en consecuencia considerarse otras hipótesis, como las ya planteadas.

Debiera contemplarse un mecanismo de mayor control sobre los barristas que se trasladan a regiones o fuera del país con el fin de prevenir hechos lamentables. Ellos debieran incluir, la comunicación escrita del viaje a la autoridad política del lugar de salida y destino (Intendente, Gobernador), con la indicación del número de barristas y sus identificaciones generales.

2.- Principios y contenidos fundamentales del proyecto.

La ley que se somete a consideración de esta I. Cámara de Diputados contempla los siguientes principios y contenidos fundamentales :

A) Ampliación del ámbito de aplicación a todo espectáculo público masivo.
La ley de violencia en los estadios presenta el gran error de concebir la violencia masiva como propia y exclusiva de los espectáculos deportivos de fútbol profesional; dicha premisa conllevó a la aprobación de una ley cuyo ámbito de aplicación material sean sólo los espectáculos de fútbol profesional, dejando fuera todos aquellos otros espectáculos, incluso los de fútbol no profesional.

En razón de ello es que por medio de esta iniciativa se propone ampliar considerablemente el ámbito de aplicación de la ley, incluyendo todo espectáculo público masivo. Para facilitar la aplicación de la ley al caso concreto, el proyecto ejemplifica de manera no taxativa los tipos fundamentales de estos “espectáculos públicos masivos”, incluyendo los deportivos, artísticos, políticos y culturales. Inmediatamente se contempla la frase residual “o de cualquier otra índole” que permite hacer aplicable la ley a todo otro espectáculo de naturaleza no especificada en la misma.

Complemento necesario de todo lo anterior es un agregado fundamental a saber : el proyecto pretende aplicarse a todo espectáculo público masivo independientemente del lugar en el que este se realice o se lleve a efecto. Ello por cuanto no es el lugar el que define el carácter o naturaleza del espectáculo sino que su masividad.

B) Medidas preventivas generales y especiales
El proyecto innova también en una materia que es crucial para evitar la violencia en los estadios u otros lugares : las medidas preventivas que puedan aplicarse o adoptarse.

Estas medidas han sido tratadas de manera independiente pero complementaria dependiendo si se trata de cualquier espectáculo masivo o de un partido de fútbol profesional; ello a partir de la consideración de que en estos últimos espectáculos es cuando se deben adoptar medidas de prevención especiales dada la frecuencia y mayor riesgo relativo de hechos de violencia, como nos lo ha demostrado la experiencia.

Entre las medidas preventivas para todo evento tenemos por ejemplo la obligatoriedad de presencia policial con controles de rutina en todo espectáculo público, la necesidad de contar con una unidad de emergencia, además de la autorización y certificación de seguridad del recinto.

Entre las medidas preventivas especiales para el fútbol profesional se han considerado medidas para el ingreso al recinto, medidas durante el espectáculo y medidas especiales para las barras. Entre las primeras tenemos la exigencia de identificación al ingreso para todo adulto; entre las segundas la implementación efectiva de medidas de reproducción del evento y entra las últimas, un registro oficial por club de todos sus barristas.

C) Normas especiales para Barras.
El proyecto efectúa una regulación especial para el sector barras y barristas, innovando a este respecto en relación a la nula referencia que hace la actual ley sobre la materia.

En efecto, se establece el registro de barristas, se define, por primera vez el concepto barra, se da a los clubes el mandato de confeccionar un estatuto de derechos y obligaciones de los barristas, exigiendo la ley que en dicho estatuto se establezca la obligación del barrista de tener un buen comportamiento so pena de sanciones administrativas de cargo del propio club y por cierto, sin perjuicio de otras que pudieran corresponder en conformidad a esta u otras leyes.

Pero lo que a juicio de los proponentes del proyecto es más relevante, se incorporan una serie de incentivos para pertenecer e incorporarse a una barra, tales como el poder ingresar a la zona de barras en la que se autorizará exclusivamente el ingreso de lienzos o banderas de gran tamaño, instrumentos musicales y fuegos de artificio, todo ello bajo supervisión y ejecución de un responsable. Además, tienen preferencia para acceder a programas sociales gubernamentales, cuestión que deberá establecerse particularmente en cada caso. También gozan de normas de protección especiales en caso de traslado entre regiones y hacia el extranjero, determinándose claramente el motivo del viaje, las notificaciones a Carabineros, etc. Por último desde el punto de vista judicial, gozan de una atenuante especial si es que un barrista se ve involucrado en un hecho de violencia y no presenta anotaciones de demérito en el registro de barras del club.

D) Responsabilidad de los Organizadores.
Como gran innovación el proyecto introduce la responsabilidad civil de los organizadores por todo perjuicio que se genere con motivo u ocasión del espectáculo de fútbol profesional, responsabilidad que ha sido dotada de una presunción general de culpa para invertir el peso de la prueba y facilitar la determinación de responsabilidades de las víctimas.

La rigurosa disposición anterior tiene su contrapeso en la posibilidad de contratación de un seguro comercial por parte del organizador y la posibilidad de excepcionarse por la responsabilidad que le corresponda a terceros en los hechos.

Respecto al seguro este ha de regirse por las normas comunes del derecho comercial con la salvedad que deberá ser calificado en cuanto a su suficiencia por el Comité de Espectáculos Públicos.

E) Creación del Comité de Espectáculos Públicos Masivos
Se crea Comité de Espectáculos Públicos Masivos, instancia encargada de velar por el cumplimiento de las medidas de seguridad en los espectáculos regulados por la ley.

Especialmente le corresponde la autorización de espectáculos públicos masivos por resolución que es reclamable ante el Juez de Policía Local. Además, debe velar porque todas las disposiciones de la ley se hagan efectivas, teniendo ello especial importancia por cuanto por esta vía se puede compeler a los clubes de fútbol profesional y demás organizadores a dar cumplimiento a sus obligaciones legales, entre ellas por ejemplo, la que exige el registro de barras o el otorgamiento del estatuto de derechos y obligaciones de los barristas.

F) Sanciones ejemplarizadoras y bajo procedimientos expeditos.
Finalmente, el proyecto crea en parte un sistema nuevo de sanciones y procedimientos y a la vez corrige los defectos de la actual ley restableciendo el principio de igualdad penal.

En el ámbito administrativo se crea un procedimiento ágil de autorización de los eventos a cargo del Comité. En esta instancia se pueden establecer y regular todo lo concerniente a medidas de seguridad y demás condiciones en las que deba efectuarse un espectáculo público determinado. Además el Comité está investido de potestad sancionatoria respecto a los organizadores, pudiendo aplicar multa de hasta 1.000 UTM si no se cumple con las medidas de seguridad o estas han fallado. Finalmente se concede la facultad de recurrir ante los juzgados de policía local por cualquiera que se sienta afectado con lo resuelto por el Comité, instancia judicial idónea para estos casos por tratarse de la justicia más cercana a los problemas locales y también una de las más expeditas.

En el ámbito de las acciones violentas que puedan configurar delitos, la ley no efectúa un tratamiento especialmente riguroso en lo punitivo, sino que más bien orienta las sanciones y procedimientos hacia el fin de prevenir y persuadir su no comisión. Es así como se establecen junto a las penas de presidio, penas accesorias de prohibición de asistir a espectáculos públicos masivos ya sea de manera temporal o indefinida.

En cuanto a los ilícitos penales, se conserva la lógica de sancionar los hechos que se cometan contra la propiedad y/o contra las personas con las mismas penas penales establecidas ene el Código Penal; pero se innova estableciendo también como nuevos tipos penales los hechos de portar y usar armas aunque se esté autorizado a portarlas y aunque no se genere daño alguno; los hechos de lanzar elementos contundentes de cualquier tipo con tal que sean aptos para generar daños a la propiedad o a las personas; y los hechos consistentes en utilizarlos para dicho propósito independiente de que este se produzca.

Las faltas son sancionadas con la pena alternativa de prohibición de asistir a espectáculos públicos masivos o con trabajos a favor de la comunidad.

Tratándose de menores la ley contempla una norma especial consistente en que ya no quedará impune la conducta de menores de 18 años sin discernimiento y menores de 16 años, sino que, sin entrar a aplicárseles el rigor de la sanción penal, el juez de menores debe aplicarles como sanción y sin perjuicio de las medidas de seguridad que procedan, las penas de prohibición de asistir a espectáculos públicos masivos hasta por un año y trabajos comunitarios.

Finalmente, en lo procedimental se introducen dos importantes novedades : para darle agilidad y eficacia a los procedimientos se mandata al juez a decretar de inmediato como medida cautelar la prohibición de asistir a espectáculos públicos masivos mientras dure el procedimiento. Por último, se otorga la posibilidad de optar entre penas asignadas a faltas en caso de confesión o delación.

En atención a estas consideraciones es que proponemos el siguiente,

PROYECTO DE LEY
“Titulo I
Ambito de Aplicación

Art.1. Todos los hechos de violencia generados con motivo u ocasión de un espectáculo público masivo de carácter deportivo, artístico, político, cultural o de cualquier otra índole, realizados en estadios, teatros, parques u otros recintos públicos o privados destinados comúnmente o aptos para tales actos, serán sancionados en conformidad a la presente ley, sin perjuicio de los delitos u otras infracciones que se sancionen por otras leyes generales o especiales.

Todos los espectáculos de fútbol profesional quedan especialmente sujetos a las disposiciones de esta ley.

Título II
Del procedimiento de autorización para la realización de espectáculos públicos

Art.2. La realización de los espectáculos regulados por la presente ley deberán ser comunicados por sus organizadores al Comité de Seguridad de Espectáculos Públicos con a lo menos 10 días antes de su realización.

El Comité debidamente informado podrá autorizar o rechazar su realización.

Art.3. Tratándose de espectáculos de fútbol profesional u otros de elevada concurrencia o que por sus características hagan presumir riesgos para la seguridad pública, los organizadores propondrán al Comité, por escrito, las medidas de seguridad que estimen adecuadas para prevenir actos de violencia.

La solicitud y medidas podrán ser aprobadas, rechazadas o ampliadas en todo o parte por el Comité.

Los costos de implementación de medidas de seguridad especiales serán de cargo de los organizadores.

Art.4. Si el Comité no se pronunciara en el plazo de 15 días corridos contados desde la fecha de presentación de la solicitud, ésta se entenderá otorgada.

De lo resuelto por el Comité se podrá reclamar ante el Juez de Policía Local competente.

Título III
Medidas preventivas generales

Art.5. Todo recinto deportivo o lugar destinado comúnmente a espectáculos públicos masivos deberá contar con un Director de Seguridad, nombrado por sus propietarios y debidamente calificado y acreditado ante el Comité de Seguridad, quien se hará cargo de la supervisión y correcta ejecución de las medidas de seguridad que se fijen con ocasión de cada espectáculo.

Art.6. Carabineros de Chile adoptará los controles de rutina y especiales que determine en todo espectáculo público masivo, actuará coordinadamente con el Director de Seguridad y ejecutará junta a éste las demás medidas de seguridad que determine el Comité de Seguridad.

Art.7. Existirá siempre una unidad de emergencia de salud en todo espectáculo público masivo, de cargo y responsabilidad de los organizadores. El Servicio de Salud correspondiente velará porque estas unidades cumplan con los requisitos básicos de operación.

Título III
Medidas Preventivas Especiales para los Espectáculos de Fútbol Profesional & 1 Medidas para el ingreso al recinto deportivo

Art.8. Todo persona mayor de edad que asista a un espectáculos de fútbol profesional deberá exhibir su cédula de identidad, si así se le requiere, al momento de su ingreso al recinto deportivo.

En el caso de las personas pertenecientes a una barra, éstas exhibirán una credencial conferida por el club que acredite su condición de tal.

Art. 9. Carabineros de Chile dispondrá controles especiales para determinar la presencia de drogas, alcohol u otras sustancias u objetos que puedan constituir un riesgo para la seguridad pública.

& 2 Medidas del recinto deportivo.

Art.10. Los recintos dispondrán de medios de reproducción de la imagen y el sonido que serán de cargo de los organizadores, con los que se dejará constancia del desarrollo del espectáculo, a fin de ponerlos a disposición de los tribunales si lo requieren.

Art.11. En los recintos existirán zonas claramente delimitadas y diferenciadas determinándose para cada una de ellas las actividades permitidas.

El uso de fuegos artificiales sólo podrá efectuarse por personal autorizado y en las zonas especialmente determinadas para el efecto.

Art.12. Todo recinto deportivo de fútbol profesional deberá contar con un reglamento interno en el que se especifiquen las medidas de funcionamiento y seguridad por las que se rige.

& 3 Medidas especiales para las barras

Art.13. Los clubes de fútbol profesional tendrán un registro especial en el que se inscribirán todos aquellos que se declaren hinchas o simpatizantes de un determinado club, en el que constará el nombre completo, cédula de identidad, domicilio y profesión u oficio del inscrito. El conjunto de estas personas conforman la “barra” para los efectos de esta ley.

Los clubes no podrán condicionar la inscripción en el registro a otros requisitos distintos que el de ser hincha o simpatizante del club.

Art. 14. Los clubes establecerán un estatuto de derechos y obligaciones para sus barristas el que será de conocimiento de los barristas y de todos los miembros de club.

Art. 15. Los clubes establecerán expresamente entre las obligaciones del barrista el tener buen comportamiento, obligación que será sancionada con anotaciones de demérito y expulsión de la barra, todo ello sin perjuicio de las demás sanciones que procedieren en conformidad a la ley.

Art. 16. El registro de barra se actualizará cada 3 meses por los clubes y estará a disposición de los organizadores de los espectáculos en los que participe el club, de Carabineros, de las autoridades locales, del Comité de Seguridad y de los tribunales que lo requieran.

Art. 17. Los miembros de una barra podrán ejecutar todas aquellas actividades señaladas expresamente para su sector al interior del estadio, las que incluirán el poder manifestarse por medio de lienzos, instrumentos musicales y fuegos de artificio debidamente autorizados y manipulados en conformidad a la ley.

Art. 18. Los barristas podrán optar de manera preferente a los programas sociales del gobierno.

Art. 19. En caso de viajes o traslados masivos de barras a regiones del país o fuera de éste, el club comunicará al Intendente de la región de origen, con la debida antelación, la naturaleza y objeto del viaje, con indicaciones generales del medio de transporte, horas de salida y arribo, número aproximado e identificación de los barristas.

El Intendente debidamente notificado comunicará a las autoridades locales de destino el hecho del viaje junto a las medidas precautorias que estime necesarias y recomendables.

Título IV
De la responsabilidad de los organizadores

Art.20. Todo espectáculos público masivo tendrá como responsables a sus organizadores sean estos personas naturales o jurídicas.

Los organizadores son solidariamente responsables de todo perjuicio generado con motivo u ocasión del espectáculo, a menos que prueben que el hecho se debe a culpa o malicia de terceros.

Con todo, la responsabilidad civil que emane de daños corporales o materiales ocasionados a los asistentes será cubierta por un seguro contratado para esto efectos por los organizadores, cuyo monto, naturaleza y demás características será calificada en cada caso por el Comité.

El asistente contrata el seguro por el sólo hecho de adquirir la entrada al espectáculo público masivo.

Titulo V
De los Delitos e Infracciones

Art. 21. El que con ocasión de los espectáculos públicos masivos descritos en esta ley portare o usare armas, lanzare objetos o elementos contundentes aptos generar daños a la propiedad o a las personas o los utilizare de cualquier forma con dicho fin, será castigado con presidio menor en su grado mínimo a medio y la accesoria de prohibición temporal de asistir a espectáculos públicos masivos hasta por quince años.

Art. 22. En caso de producirse lesiones, daños u otros delitos penados por la ley se aplicarán las penas asignadas para esos delitos y la accesoria de prohibición perpetua para asistir a espectáculos públicos masivos.

Art. 23. Los partícipes en algunas de las faltas establecidas en los artículos 494, 495 y 496 del Código Penal percibirán como pena alternativa una de las siguientes :

a) Prohibición de asistir a futuros espectáculos públicos masivos hasta por un año.
b) Trabajos en favor de la comunidad, de algún club, recinto o actividad deportiva, por el tiempo que fije el juez.
c) Multa de 1 a 5 UTM.

Art. 24. Será circunstancia agravante especial haber cometido el delito o falta en contra de jugadores, árbitros, técnicos, dirigentes o protagonistas del espectáculo público masivo.

Art. 25. Será circunstancia atenuante especial no tener anotaciones de demérito en el registro de barra.

Art. 26. El quebrantamiento de la pena accesoria de prohibición de asistir a espectáculos públicos masivos será sancionada hasta con el duplo del tiempo asignada a ella y en caso de prohibición perpetua con arresto y multa de 5 a 10 UTM.

Art. 27. El registro civil e identificación pondrá a disposición de los recintos y lugares en que habitualmente se realicen espectáculos públicos masivos los antecedentes de los condenados por los delitos que establece la presente ley.

Art. 28. Si los delitos o faltas son cometidas por menores de 18 años, el Juez de Menores impondrá las penas alternativas del art.22, sin perjuicio de la que correspondiere fruto del juicio de discernimiento en su caso.

Título VI
De los Procedimientos

Art. 29. El reclamo establecido en el art. 4 se resolverá sin forma de juicio y previa citación de las partes a la audiencia más próxima que fije el tribunal.

Art. 30. Los procedimientos por los delitos y faltas establecidos en la presente ley se tramitarán de acuerdo a las reglas generales con las siguientes modificaciones :

a) Los jueces deberán aplicar al inculpado, como medida preventiva, la prohibición de asistir a espectáculos públicos masivos con el sólo mérito de la denuncia y mientras se sustancia el procedimiento.
b) La confesión o delación judicial otorgará al inculpado el derecho a optar entre las penas establecidas en el art.22.

Título VI
Del Comité de Seguridad de Espectáculos Públicos

Art. 31. En cada región existirá un Comité de Seguridad de Espectáculos Públicos presidido por el Intendente Regional y compuesto por un delegado de Carabineros de Chile, uno designado por DIGEDER, uno designado por Bomberos de Chile, y un especialista en seguridad y prevención de riesgos nombrado por las Universidades que el Consejo de Rectores determine.

Art. 32. El Comité tendrá por funciones velar por el cumplimiento de las medidas de seguridad en los espectáculos públicos masivos que se efectúen en sus respectivos recintos, velar por que los organizadores ejecuten las medidas y obligaciones que la ley les impone y ejercer las demás funciones que la ley les confiere.

Para los efectos de determinar la aplicabilidad de las disposiciones de esta ley, el Comité confeccionará un listado de los recintos aptos para efectuar espectáculos públicos masivos.

Art.33. El Comité se reunirá a requerimiento del Intendente Regional o de cualesquiera de sus miembros y cada vez que se requiera de su opinión en conformidad a esta ley.

Cada Comité sesionará con la concurrencia de la mayoría de sus integrantes, decidirá por mayoría de votos y se regirá por las demás normas que establezca su reglamento interno.

Art. 34. El Comité, para el cabal cumplimiento de sus atribuciones legales, podrá aplicar a los dueños de recintos, clubes u organizadores de espectáculos públicos masivos las sanciones de amonestación, censura y multa de hasta 1.000 UTM, de lo que podrá reclamarse ante el juzgado de policía local que corresponda, previa consignación del pago de la multa, según el caso.

Disposición Final

Art. 35. Derógase la ley 19.327 que fija normas para prevención y sanción de hechos de violencia en recintos deportivos con ocasión de espectáculos de fútbol profesional.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Art.1. Los clubes disponen de 6 meses a contar de la vigencia de esta ley para dictar el estatuto de barras a que hace referencia el art.13.

Art.2. El Intendente Regional convocará al Comité de Seguridad de Espectáculos Públicos a más tardar dentro de los 30 días siguientes a la vigencia de la ley, para cuyo efecto requerirá previamente de los organismos pertinentes los nombres de los delegados correspondientes.

Art.3. Dentro de los 6 meses siguientes a la vigencia de la ley, todos los Comités deberán contar con el reglamento interno a que se refiere el art.33.”

ALEJANDRO NAVARRO BRAIN
Diputado de la República

Fuente: PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA DISTRITAL

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *