Proyecto de Ley que permite navegación de cruceros en Chile pasa a última etapa de debate

imagen-post-cruceros

  • Parlamentario señaló que “pese a tener 6.300 kilómetros de litoral y atracciones turísticas inigualables y admiradas en todo el mundo, anticuadas trabas legales limitan aun la entrada de turistas a nuestro país”.

  • “Por lo que esta ley permitirá liberalizar el cabotaje marítimo, de forma que cruceros con estandarte extranjero puedan tomar y dejar pasajeros entre nuestros diversos puertos, lo que sin duda beneficiará a nuestra alicaída economía”, agregó.

Enfatizando que “es fundamental para el desarrollo de las actividades económicas que reglamenta y creemos firmemente que Chile requiere realizar a la brevedad esta modificación legal”, el senador Alejandro Navarro se refirió al Proyecto de Ley de su autoría, que busca eliminar las trabas para los cruceros de recalar en Chile y que este martes se votó en la Sesión de la Cámara Alta.

Respecto a la moción, que fue aprobada en general por 12 votos a favor, el parlamentario del MAS explicó que, “en 1979 se dictó la Ley de Fomento a la Marina Mercante, la cual restringe el transporte marítimo nacional de corta distancia a buques que lleven la bandera chilena y prohíbe el cabotaje a buques extranjeros entre puertos de nuestro país”.

“Y debido a esto”, agregó, “es decir, a que no se ha adecuado la legislación para los tiempos que corren, nuestra economía pierde miles de millones anuales. Esto debido a que de los más de 22 millones de turistas que cada año eligen los cruceros para sus vacaciones, solo 350 mil se detienen en Chile”.

“Puesto la industria de cruceros a nivel mundial ha crecido a una tasa del 6,55% anual desde 1990, sin embargo, la recalada de cruceros en las costas chilenas no ha seguido esta tendencia”, enfatizó.

Una gran industria que Chile se está perdiendo

Navarro comentó que: “de acuerdo a datos de la Cámara Chileno Norteamericana de Comercio, la industria de los cruceros es el segmento de la industria turística internacional con mayor crecimiento, alcanzando un aumento en su actividad del 2100% desde 1970, año en el que sólo alrededor de 500 mil personas tomaban cruceros. En cambio para el 2016 se esperaba llegar a los 17 millones de turistas”.

“Incluso”, agregó, “se señala que el promedio del 8,5% de crecimiento anual en los últimos 20 años, es una tendencia que no muestra signos de desaceleración, con 13 y 13,5 millones de pasajeros en 2008 y 2009, comparados con los 12,6 millones en 2007, y que se espera continúe a lo largo del siglo 21″.

“Lamentablemente, el diagnóstico en Chile es negativo por fuertes falencias en la política pública de fomento, pues, de acuerdo al SERNATUR, nuestro país perdió competitividad entre los años 2008 y 2011, observándose una disminución de un 40% en la recalada de cruceros al país y un 46% en el número de llegada de pasajeros”, ejemplificó el senador del MAS.

“De esta forma  se estima que el país dejó de percibir más de US$ 40 millones anuales sólo por concepto de gasto de pasajeros y tripulantes en los puertos de recalada, lo que no incluye ingresos por servicios adicionales o de operación de la nave, tales como combustible, puertos, insumos y otros”, comentó.

Según Navarro, “por lo que es un gran paso el que se haya aprobado en general el proyecto que ingresamos con los senadores Guillier y Lagos el 2014, y que autoriza el cabotaje entre puertos de nuestro país a buques internacionales, teniendo hasta el 16 de mayo para quienes deseen ingresar indicaciones”.

“La modificación”, explicó, “resguarda a la industria nacional poniendo como límite un máximo de 400 pasajeros y permitiría a cruceros con estandarte extranjero tomar y dejar viajeros en puertos chilenos, en caso de que no haya disponibilidad de cabotaje con barcos de bandera nacional”.

“Así, las compañías tendrán más interés en venir a Chile y podrán también operar de acuerdo a la tendencia mundial, ya que más del 90% de los viajes a nivel global duran 7 días o menos, y no los 14 que demora la travesía desde Buenos Aires a Valparaíso, por ejemplo”, indicó el legislador del MAS.

Fundamental para la Región del Biobío

En el mismo ámbito, Navarro señaló, “pese a tener 6.300 kilómetros de litoral y atracciones turísticas inigualables y admiradas en todo el mundo, tales como el Desierto de Atacama, las Torres del Paine o la Cordillera de los Andes, las anticuadas trabas legales limitan la entrada de turistas a nuestro país”.

“Debemos entonces potenciar la alianza público-privada con los sectores turísticos de la costa y cordillera, a fin de que buques de pasajeros del extranjero pueden recalar por ejemplo, en la Bahía de Concepción, fomentando con esto las visitas a nuestra región”, adicionó.

Según el senador por la Región del Bíobío, “pues si Talcahuano recibe cruceros tal como el resto de los puertos del país, no solo potenciaremos a la capital pesquera, industrial y militar de Chile, sino que podremos ofrecer a los turistas paquetes atractivos para que puedan conocer la región”.

“Por ejemplo llevarlos a los nevados de Chillán para que disfruten de la nieve y las termas, o para que hagan excursiones. Invitarlos a las playas de Tomé, a las minas de Lota, a la Cordillera de Nahuelbuta”, expresó Navarro.

Y añadió, “por lo que este proyecto es fundamental para el desarrollo de las actividades económicas que reglamenta y creemos firmemente que nuestro país requiere aprobar a la brevedad esta modificación legal”.

“Puesto”, adicionó, “la misma Comisión Nacional de Productividad le hizo entrega el lunes 2 de abril a la Presidenta Michelle Bachelet, un informe con propuestas para reactivar la economía del país y entre ellas, desatacaba con luces propias, la idea de promover un cabotaje marítimo doméstico por parte de naves extranjeras”.

Agregando, “ya que no podemos negar que nuestra situación económica es delicada; el precio del cobre ha bajado, la crisis en la Región de Los Lagos está lejos de acabar y seguimos siendo un país que depende de la producción de materias primas”.

“Es hora entonces de adecuar la legislación a los tiempos que corren y liberalizar el cabotaje marítimo en nuestro país, de forma de no seguir perdiendo millones para nuestra alicaída economía. De esta manera, la aprobación en general de este proyecto es sin duda una gran noticia y esperamos que sea ratificado lo más pronto posible”, finalizó el senador por la Región del Biobío.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.