“Rayados de campaña deben ser imputados como gastos electoral”

Diputado Navarro concurrió hasta Dirección Regional del Servicio Electoral

chicureohoy-pesos-chilenos1

Una presentación ante la Dirección Regional del Servicio Electoral solicitando computar al financiamiento electoral correspondiente a Guillermo Cáceres y Javier Sanhueza, candidatos de la UDI a alcalde y concejal de Penco respectivamente, realizó el diputado socialista Alejandro Navarro quien dijo que “quienes han anticipado la campaña municipal deben recordar que el gasto electoral tiene un límite que no puede ser sobrepasado”.

El parlamentario dijo que “hay algunos que al parecer no han leído o no han entendido lo que la ley de límite de gasto electoral establece. Para el caso de Penco, concretamente, un candidato a alcalde no puede gastar más de $15.119.870 pesos, en tanto que un candidato a concejal no puede sobrepasar un monto límite de $7.559.935 pesos. Por ello es que estamos solicitando que los costos que de los más de 30 rayados murales que hay en Penco, sean imputados y, por ende, descontados del monto máximo”.

Navarro dijo que su presentación ante el Servicio Electoral se basa “en la definición que entrega la ley 19.884 sobre lo que se considera gasto electoral. Así , en el artículo segundo de esa norma se señala que gasto electoral es “todo desembolso en que se incurra para el financiamiento de los equipos, oficinas y servicios de los partidos políticos y candidatos, con ocasión y a propósito de actos electorales”.

“Adicionalmente -agregó- este mismo artículo de la ley considera gasto electoral, por ejemplo: “la propaganda y publicidad cualquiera sea el lugar y la forma y medio que se utilice; encuestas sobre materias electorales o sociales; arrendamiento de bienes muebles o inmuebles destinados al funcionamiento de equipos de campaña; pagos a prestadores de servicios; gastos por desplazamientos de candidatos y otras personas; intereses de los créditos recibidos para la campaña, así como las erogaciones o donaciones de los candidatos a organizaciones o personas naturales, mediante patrocinio de actos culturales, deportivos, etc.”

El legislador dijo que “así entonces, queda claro que las acciones de rayar los muros de distintos sectores de Penco, son actos “con propósitos electorales”, así como también acciones de “propaganda o publicidad” y que para su materialización requirieron, evidente e innegablemente, de “pagos por prestaciones de servicios” a quienes las efectuaron. Por todo ello es lo que a nuestro juicio hace necesario que el Servicio Electoral compute estos gastos como parte del gasto electoral que estas candidaturas pueden hacer y, por lo tanto, deban estar cuantificados y declarados en la rendición final que cada candidato debe hacer ante el Servicio Electoral , una vez realizadas las elecciones”.

Navarro indicó que “a mayor abundamiento, el artículo 3° de la Ley 19.884 manifiesta que “Gasto electoral del período de campaña es aquel efectuado en dicho período independiente de la fecha de contratación o de la fecha de pago”. Por esa misma razón es que esta ley establece que será el Director del Servicio Electoral quien deberá establecer, mediante resolución publicada en el Diario Oficial, con 120 días de anticipación a la elección, los máximos de gastos electorales permitidos”.

El parlamentario dijo “en nuestra presentación, además, y sin el ánimo de interferir en las facultades privativas del Servicio Electoral hemos realizado una proyección estimada de los montos a los que se acercaría los rayados murales que han realizado los candidatos de la UDI en Penco, Cáceres y Sanhueza, partiendo de valores que gente que se dedica a los rayados murales nos ha proporcionado, y que van en directa proporción a la cantidad de rayados que se confeccionan por noche, que se estima pueden llegar a ser unos 20”.

“Para llevar a cabo esta tarea -añadió- es necesario contar con un equipo de 5 personas y un conductor, a quienes se les paga en promedio a 10 mil pesos por persona por cada salida, y al jefe del grupo unos 20 ó 30 mil pesos. Además se considera el arriendo de un vehículo y el gasto en gasolina, lo que puede costar entre 40 y 60 mil pesos, y gastos de alimentación o colación que pueden alcanzar, según la extensión de horas de trabajo hasta $1.500 pesos por persona por noche. A todo esto hay que sumar los gastos en pintura, brochas, rodillos y spray de distintos colores, llegándose a estimar un valor promedio, por rayado de 50 mil pesos”.

Finalmente, Navarro señaló que “sería bueno que los candidatos se interiorizaran de los alcances de esta ley, pues hay algunos que todavía no entienden que todos los gastos de campaña se computan. Hay quienes inocentemente parecen creer que los rayados que se hacen en las noches o en los muros autorizados no son gasto, o que hay acciones de propaganda que pueden no declararse. Esta ley, que esperamos seguir perfeccionando, es un primer paso para hacer transparencia sobre el origen y el uso de los recursos, y sobre todo, para lograr establecer el mayor grado de igualdad posible entre los candidatos”.

Prensa Oficina Parlamentaria

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *