Reajuste de remuneraciones a trabajadores del sector público

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, la verdad es que la sesión ha estado cargada de muchas tensiones, porque lo que se está discutiendo, por cierto, es importante. Y uno entiende el ambiente. Después de un momento álgido ha decaído y permite poner algún grado de contenido. Me ha llegado junto con el Senador Lagos Weber, hace escasos minutos, una carta que me permito leerla:

“A pocos minutos de la votación, en segundo trámite constitucional, del proyecto de ley del reajuste público nos permitimos solicitarle formalizar la reincorporación de 100 profesionales técnicos administrativos despedidos del futuro Ministerio de Desarrollo Social, MIDEPLAN, todos calificados en Lista 1, de distinción, por la actual administración y cuyo argumento fue el déficit presupuestario.

“Cabe destacar que tal número de funcionarios ha sido ampliamente superado con nuevas contrataciones, sin concurso de ningún tipo. Para mayor antecedente, documentamos esta tajante aseveración: los recursos que ello implica superan los 600 millones de pesos, sin considerar las contrataciones realizadas en noviembre y diciembre.

“Ustedes no saben cuánto ha afectado a la gente de nuestro Ministerio, y de seguro a todos. Este acto, jamás esperado, y lo que ha generado es una desaprobación a la gestión a la que probablemente más del 50 por ciento de estos funcionarios apoyó desde sus inicios, al Gobierno.

“Los dramas familiares ya se están viviendo, incluyendo una funcionaria con cáncer diagnosticado de urgencia en el hospital J.J.Aguirre, operada hoy, despedida en septiembre, sin cobertura de salud, sin trabajo. Es insostenible.

“Por favor, reivindiquen su rol de representantes de la democracia.

“Delia Arneric Álvarez

“Presidenta Nacional

“Asociación de Funcionarios del Ministerio de Planificación”.

Señor Presidente, ¿qué estamos debatiendo?

Estamos debatiendo, por cierto, un reajuste del sector público. Pero también estamos hablando de valores. Me lo dijo un trabajador que no está ni desvinculado, pero sí está muy asustado. Está frustrado, y es creyente. Me lo dijo sobre sus nuevos jefes. Me dijo: “Mucha foto del Papa, mucha Virgen María, poco del Padre Hurtado”. Hay que dar hasta que duela.

¿Dónde están los valores? Porque al final del día lo que estamos discutiendo no son solo números, son también valores. La iconografía, que yo respeto en este nuevo Gobierno, y que es observable, y que la respeto mucho, la verdad que tiene que ser coherente con aquello que se dice y se hace.

El Senador Espina dijo: “51 mil despedidos”.

¿Dónde estaba la Derecha para proteger y defender a los funcionarios públicos que la Concertación despidió? ¿Dónde hubo una sesión como esta en donde la Derecha defendía a esos trabajadores públicos despedidos? ¿Existían o no existían? Si existían, los abandonaron.

Ayer no los defendieron, hoy día tampoco los defienden. Claramente, no defienden a los despedidos de ayer ni defienden a los despedidos de ahora.

Es brutal.

Esto es adentro y afuera, la política. Porque dentro se instaló la UDI. Si no, que lo digan los de Renovación Nacional de la Región del Biobío, que no los dejaron en ni una, les arrebataron todo.

Catorce millones de pesos en horas extras. Eso tenía Cecilia Jaque en la municipalidad de Concepción. Se anotó el día 27 de febrero a las 8:20 de la mañana. El puente estaba cortado, vivía en San Pedro. No sé cómo llegó. Pero llegó a la “muni”. Catorce millones de pesos en horas extras, en un escándalo que denunció Alejandra Smith, concejala de la municipalidad de Concepción, valiente concejala. ¿Y saben lo que le dijo el SEREMI de Salud?: “Si te quieres quedar, eso depende de tu silencio”. Por cierto, la despidieron. Despedida por el SEREMI de Salud porque no quiso guardar silencio. Ya van 19 millones en 12 funcionarios del gobierno regional. Yo espero que puedan dar explicaciones. Porque también dijeron que iban a terminar con la corrupción y con los operadores. Y es una tarea que tendrán que comenzar a tener.

¿Ha sido torpe el Gobierno? Yo no, porque creo que está echando a los leales con la Concertación. Esos se van. A los otros, los que se quedan, los intimidan: o se someten o se van.

Llegó el 30 de noviembre el proyecto. Poco tiempo. En Navidad son difíciles las movilizaciones. Esto tiene detalles, tiene diseño. Y, además, llega al Senado con la misma propuesta de la Cámara de Diputados. Yo se lo dije al Ministro: “Ministro, ¿qué nos va a llevar al Senado? Si nos lleva la misma propuesta de la Cámara de Diputados, reajuste de 4,2, bonito de 150 a 215”. El año pasado el bono fue de 250. Para hacerlo muy franco, si un funcionario público gana 300 lucas, son 3 lucas de reajuste, 3 kilos de pan, un pan por día. Eso es.

Pero nos pone a prueba como mayoría del Senado, a la Concertación y a la Oposición. Si se aprueba, se comparte el costo: “Aquí apoyó el Gobierno pero también algunos de la Concertación”. Por lo tanto, compartimos el costo del rechazo de los funcionarios públicos. Y si se rechaza, el costo no lo paga el Gobierno, porque en definitiva estaba porque se aprobara. El costo de que no hay reajuste lo paga solita, se lo mama completa la Concertación. Es la situación más cómoda en lo político.

Este es el primer reajuste del Gobierno de Derecha, y está claro que, cueste lo que cueste, lo quiere aprobar. Por cierto, el 2011 no hay elecciones, se olvida. El 2012 despedir, con elecciones municipales, fregado.

Venía precedido este de ser un Gobierno empresarial. Y, por lo tanto, generaba temor.

Pero también venía precedido de un compromiso presidencial. Soy hijo de funcionario público. Y eso dice relación con el honor.

¿Cómo se comportaría la Derecha cuando concentre el poder, el Ejecutivo, el empresarial, en algunos casos, el medial? Había inquietud.

La respuesta es que la Derecha en el Estado se comporta igual que en el mercado. No hay diferencia. Pareciera que estuvieran negociando con Líder, con Walmart. Se destruyen los sindicatos, se atemoriza con los despidos. Se aprovecha el endeudamiento de los funcionarios públicos para generar temor, igual que en las grandes empresas. No veo diferencia. No veo diferencia.

Aquí al Estado se llega a cumplir una función pública, no gerencial. Ese es un tema que tienen que discutir. La Derecha está conociendo el Estado, como algunos de la Concertación están conociendo el mercado de nuevo. Y creo que este aprendizaje está siendo brutal.

Quiero creer que es impericia, falta de experiencia, falta de tino. Porque, la verdad, es que hubo mediación. En el Senado conversaron por primera vez los funcionarios públicos de la ANEF con el Ministro de Hacienda. No habían conversado. Se juntaron en el Senado. Nos narraba Camilo Escalona. Pudieron conversar.

Yo creo que sí hubo planificación.

Y siento que claramente la única manera de poder buscar una salida, para poder, por cierto, tener una posibilidad de un acuerdo político, de un mayor reajuste, de ver qué hacemos con los despedidos para no abandonarlos, es la intervención del Presidente. Lo ha hecho antes. Ha tomado el teléfono y ha resuelto los problemas. Y ha escuchado al pueblo. Le dijeron que había que terminar con el proyecto medioambiental que dañaba el medio ambiente, y lo terminó.

¿Por qué no se pone el compromiso de revisar, Ministro, dentro de la ley, el tema de que se van a revisar los despidos? No se quiere ni protocolo ni ponerlo como un artículo de la ley.

El Presidente se comprometió a respetar a los funcionarios públicos. Muchos le creyeron y votaron.

Y, señor Presidente, lo digo con mucho orgullo, mi padre fue obrero barnizador, mi abuelo fue un zapatero remendón. No me olvido de mi origen, jamás. Y quiero decirle que tuve que estudiar y trabajar. Conozco la necesidad de los trabajadores. No me olvido con el tiempo, a pesar de que las condiciones mejoren, no me olvido de donde vengo. Pero sí recuerdo lo que mi padre y mi abuelo me decían cuando los cito. Y cuando los cito lo hago con honor, cuando recuerdo a mi padre.

Y porque respeto a los trabajadores, señor Presidente. Porque respeto la condición de ellos, y porque, en definitiva, cuando uno cita a su padre, a su abuelo, lo que tiene que mantener es la condición del honor de respetar la palabra, porque es sagrado, la verdad es que voto “no” a este presupuesto, por considerarlo justo e insuficiente y por no garantizar el reintegro de los trabajadores, y porque creo que ha habido un abuso desmedido de una facultad que el Estado tiene de despedir, pero que aquí se ha usado discrecional, arbitrariamente y abusivamente.

He dicho, señor Presidente.

¡Patagonia sin represas, señor Presidente!

–(Aplausos en tribunas).

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *