Rechazan que Chile se convierta en vertedero de cyber basura

Diputado Navarro presentó proyecto contra falso ‘reciclaje’ de computadores

relleno-sanitario-fuente-greenpeace

“Rechazar toda posibilidad de aceptar, bajo cualquier fórmula de recuperación, reciclaje o comercialización de piezas, partes o elementos componentes, la internación de desechos computacionales que generen la existencia de ‘cybervertederos’ en territorio nacional chileno”, es parte del texto del Proyecto de Acuerdo Nº113, aprobado de manera unánime por la Cámara de Diputados, según informó el diputado Alejandro Navarro, presidente de la Comisión de Medio Ambiente y autor de la iniciativa.

El parlamentario dijo que la posibilidad de ingreso de desechos computacionales desde países desarrollados “acarrea el consiguiente peligro para la salud de sus habitantes debido a la filtración de metales pesados como plomo, mercurio o cadmio hacia cuerpos de agua subterráneos y superficiales o a la emanación de gases tóxicos que se producen con la incineración de las partes de los equipos desechados”.

Navarro dijo que “aunque para la mayoría de los usuarios computacionales los problemas de almacenaje se refieren a la capacidad de sus discos duros, hay otros grupos que han declarado el asunto del reciclaje de equipos obsoletos como el mayor problema de las últimas décadas. Ello se ve reafirmado por un informe de la National Safety Council’s (NSC) de los Estados Unidos, se estima que en 1998 unos 20.6 millones de computadoras personales quedaron obsoletos en ese país, y sólo unos 2.3 millones fueron reciclados para su uso posterior”.

El legislador del PS señaló que “las bajas cifras de reutilización de materiales, un 11 por ciento de lo que se bota, no alcanzan a ser una ayuda efectiva para los serios problemas medioambientales que se están sufriendo producto de los componentes tecnológicos que no tienen cabida en los vertederos convencionales. De hecho, para el 2004, la NSC ha proyectado que unos 315 millones de aparatos se sumarán a los desechos, aumentando los mayores riesgos que radican en la toxicidad de los químicos en degradación”.

El parlamentario indicó que “miles de toneladas de desechos informáticos parten todos los días en aviones y barcos con destino a los gigantescos vertederos de China, Pakistán y la India. Allí, más de 100.000 personas que viven todavía anclados en el siglo XIX se encargan de librarse de los restos de la tecnología más avanzada del siglo XXI. Son los limpiadores de la basura informática que, poniendo en peligro su salud, buscan entre los componentes cobre y otros materiales con los que sobrevivir”.

Navarro agregó que “en esos vertederos el material que no es vendido o quemado es sencillamente amontonado al aire libre, con el consiguiente riesgo de contaminación, por filtración, del subsuelo y el agua potable. Por poner un ejemplo, en la región china de Guiyu la contaminación del agua es tal que ésta no es potable en 30 kilómetros a la redonda”.

El legislador señaló que “los países generadores de ‘basura informática’ no saben qué hacer con los restos. Sólo en California, por ejemplo, con una población cercana a los 35 millones de personas, se calcula que unos 6.000 computadores personales quedan obsoletos cada día y que, como promedio, cada familia almacena en el trastero de su casa tres aparatos, entre televisores y computadores personales”.

“Por otra parte -indicó el diputado- la Unión Europea generó en 1998 unos seis millones de toneladas de chatarra electrónica y se espera que para el 2004 esta cantidad se elevará a 7,4 millones de toneladas, lo que indica un aumento del 4% anual. Ante esto, el Parlamento Europeo prepara dos leyes que obligarán a los fabricantes de computadoras a que se hagan cargo de los aparatos que vendan, lo que les obliga a recoger y reciclar esos productos una vez haya acabado su vida útil. Además, a partir del 2006 se prohibirá construir computadoras y electrodomésticos que contengan elementos tales como plomo, mercurio, cadmio, cromo hexavalante y bifeniles polibrominados o éter difenil”.

Navarro señaló que “aunque actualmente en nuestro país, en el sector Carrascal, en la Región Metropolitana, existe un cybervertedero donde se acumulan más de 300 toneladas de piezas y partes de computadores antiguos, que se entremezclan en rumas, a lo largo y ancho de más de 4 mil metros de terreno, lo que más nos preocupa es la conocida la intención de algunas empresas extranjeras, que se dedican al tráfico de estos residuos computacionales hacia distintas partes del mundo, de generar una nueva ruta hacia Latinoamérica para el depósito de estos desechos contaminantes, propiciando su internación -tal como ha ocurrido con otras basuras tóxicas, como el plomo- bajo fórmulas de ‘recuperación’ o ‘reciclaje’ de algunos elementos componentes de los computadores, tales como el cobre”.

“Por todo lo anterior -añadió el parlamentario- hemos acordado también, solicitar al Ministerio de Salud pueda promulgar, a la brevedad, el Reglamento de Sustancias Peligrosas, que se encuentra en estudio desde hace muchos años y que constituye una herramienta indispensable para enfrentar la internación no sólo de residuos peligrosos como los computacionales, sino que de cualquier otra especie”.

Por último, el parlamentario dijo que “en esta misma lógica, solicitaremos al Presidente Lagos que se considere, en el marco de los acuerdos internacionales, que Chile asuma un liderazgo en la promoción de la vigencia de las normas que regulan el tráfico de los residuos peligrosos, fundamentalmente las contenidas en al Convenio de Basilea”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *