“Reconocimiento al pueblo evangélico no pasa por estimaciones macroeconómicas”

Senador Navarro valoró aprobación del 31 de octubre como feriado:

religion

Señalando que “el reconocimiento al pueblo evangélico no puede estar sujeto a consideraciones ni estimaciones de tipo macroeconómica”, el senador Alejandro Navarro valoró el amplio respaldo obtenido por el proyecto que establece como feriado el 31 de octubre, Día de las Iglesias Evangélicas y Protestantes, agregando que “aquellos que han planteado pérdidas económicas para el país por este feriado, sólo saben de números pero no del enorme trabajo social y pastoral que realizan las iglesias evangélicas en nuestro país, especialmente con aquellos que más sufren y más necesitan”.

El parlamentario junto con desear que “esta ley pueda entrar en vigencia a partir de este año”, dijo que “nuestro país tenía una deuda con el pueblo evangélico y protestante. No sólo debíamos establecer la libertad de culto sino también la igualdad religiosa y con esta iniciativa estamos dando un paso fundamental en esa línea”.

Navarro indicó que “las cifras dan cuenta del creciente número de personas que profesan la fe evangélica y protestante, especialmente en la Región del Bío-Bío. La libertad religiosa es un derecho humano fundamental consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros tratados internacionales. Y aunque la administración del Estado es laica, es su deber ineludible respetar y generar las condiciones de igualdad para lla práctica de todas las manifestaciones religiosas y de fe, porque ello también forma parte de nuestra identidad cultural”.

“Los socialistas -agregó- estamos convencidos que en las democracias modernas se desarrollan plenamente cuando son capaces de reflejar exactamente las identidades culturales, políticas y religiosas que existen en el seno de una sociedad. Cuando esas democracias no son capaces de reflejar lo anterior son democracias truncas y nuestro país ciertamente tenía, hasta no hace mucho tiempo, serias dificultades para entender esa pluralidad”.

El legislador dijo que esta aprobación constituye “un paso muy importante para el reconocimiento de la pluralidad, la heterogeneidad que en todos los planos de la vida tenemos en la sociedad chilena. Es un paso de reconocimiento a todo lo que los evangélicos han aportado a la cultura nacional. Hemos contribuido como lo hicimos con la Ley de Culto a un reconocimiento de un sector de la sociedad chilena que nunca había recibido este tipo de trato justo de parte del Estado, que hoy permite un reconocimiento tan significativo como la posibilidad que tengan un feriado para conmemorar un hecho histórico, como lo es el momento en que Martín Lutero dio nacimiento a las iglesias protestantes en el mundo”.

Respecto al argumento de que Chile es uno de los países con más feriados en la región o a las posibles pérdidas económicas, Navarro destacó que “somos el país donde se trabaja promedio más casi en el mundo. Según la OIT en Chile se trabaja en promedio 46 horas semanales, somos el país de América Latina donde más se trabaja. Y un feriado más no debiera afectar mayormente a la economía, aún cuando estamos abiertos a eliminar algunos otros feriados, que la gente ya ni siquiera celebra, para llegar a 14 ó 15 feriados al año”.

Navarro felicitó al pueblo evangélico “por este gran paso que sólo viene a ratificar su importancia y crecimiento en el país y en la Región del Bío-Bío. Por cierto, es también una buena oportunidad para renovar el compromiso de apoyarlos y seguir trabajando juntos especialmente en su gran labor al interior de hospitales y cárceles, donde no sólo llegan con su mensaje de fe y su palabra de aliento, sino que, especialmente en materia carcelaria, su trabajo es una efectiva herramienta para la rehabilitación y la reinserción social”.

Finalmente, el parlamentario dijo que “por cierto, seguiremos trabajando para que, en lo relativo a la educación religiosa en los establecimientos educacionales, exista condiciones de mayor equidad y respeto hacia los alumnos y apoderados evangélicos y protestantes, toda vez que los colegios debieran ser, sin duda, el primer gran eslabón en la construcción de una sociedad en que exista respeto y tolerancia hacia las personas, sin hacer distinciones de ningún tipo, menos en materia de convicciones religiosas”

Prensa Oficina Parlamentaria

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *