Reforma de Ley n° 18.892 en cuanto a sustentabilidad de recursos; pescas industrial y artesanal, e investigación y fiscalización

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, usted ha señalado que va a abrir la votación para fundamentar el voto.

La verdad es que el artículo da para un debate en la Sala. Yo quiero conocer la posición de los señores Senadores del frente, del medio, sobre el tema de la licitación. Si solo nos reducimos a fundamentar el voto, vamos a tener solo 5 minutos sin el debate general.

Por lo tanto, solicito que se pueda hacer el debate general y luego establecer el voto y la fundamentación. Pero sin el debate general vamos a tener la posibilidad, en cinco minutos, de fundar lo que pensamos, no hacer un debate para contrastar las posiciones.

¡Patagonia sin represas, señor Presidente!

¡Nueva Constitución ahora!

—-

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, este ha sido una de los puntos más neurálgicos en el debate del proyecto que modifica la Ley de Pesca, en que el sector industrial evidencia su claro interés de no someterse a la licitación.

Para ello se hizo un acuerdo con la pesca artesanal -lo considero positivo-, vinculado con el fraccionamiento. Se le cedieron a este sector pesquerías importantes. Eso me parece oportuno, necesario, y lo vamos a defender enérgicamente.

Pero ahora, sin duda, no estamos hablando de tocar las cuotas artesanales ni de modificar el fraccionamiento.

Consideramos adecuado que la industria haya fraccionado sus cuotas, reconociendo derechos de los pescadores artesanales.

Yo habría deseado que el cien por ciento de la sardina y la anchoveta hubiera ido al sector artesanal, porque se extraen en las cinco millas, donde el sector industrial jamás ha podido entrar.

¡No se entiende que los industriales sigan teniendo cuotas de sardina y anchoveta si legalmente no pueden ingresar a pescarlas!

Por lo tanto, la propiedad de ellos es el problema.

¿Por qué reviste importancia la licitación, señor Presidente? Porque queremos que otros actores puedan ingresar al mercado. Deseamos que exista una puja que eleve los niveles de los precios; y eso se logra solo con un mecanismo que permita la competencia.

Hoy día el valor de la tonelada de sardina, de anchoveta y de jurel para los artesanales está prácticamente capturado por los contratos firmados en blanco con los industriales.

Me habría gustado que el Estado pagara la deuda existente, para que los artesanales pudieran venderles sus productos a los industriales al precio real, no al pactado.

Pero eso es imposible: ¡los armadores artesanales le adeudan a la industria aproximadamente 70 millones de dólares!

Hoy día se pregunta por qué licitar.

Se establece un mecanismo progresivo de 5 por ciento, hasta completar 20 por ciento. Eso permite la existencia de otros actores. Posibilita resguardar el procesamiento en suelo chileno, contrariamente a lo que sucede con la licencia, que hace factible venderlo a cualquier extranjero. Nosotros decimos: “La pesca hecha en Chile se procesa aquí, da empleo en nuestro país”. Ello beneficia a los trabajadores de planta. Y, además, se entregan permisos de pesca por 15 años.

Volvemos a realizar un debate. Ya se votó, pero consideramos legítimo cuestionar el plazo de 20 años que se determinó y restablecer el de 15 contenido en la indicación consensuada. Yo soy partidario de 10.

De otra parte, señor Presidente, se establecen condiciones elementales respecto a quiénes podrán participar en el proceso en comento.

Aquellos que han violado derechos de los trabajadores no podrán hacerlo si median dos condenas ejecutoriadas por prácticas antisindicales, atrasos u omisiones en el pago de remuneraciones o de cotizaciones previsionales, pero en el plazo de cinco años, no en el de dos como sucede en la actualidad.

En otro artículo se habla de cuatro condenas ejecutoriadas en dos años. ¡Eso es imposible! ¡Jamás una empresa va a acumular cuatro condenas ejecutoriadas en dos años!

Aquí se proponen dos condenas ejecutoriadas en el plazo de cinco años. Eso posibilita que los empresarios se preocupen de verdad de proteger y respetar a los trabajadores.

Señor Presidente, esta norma establece lo que ya existe en la ley vigente, en el artículo 27, pero no se ha aplicado: que haya licitación, de acuerdo a los criterios debatidos.

Sin licitación existe un oligopolio: no pueden entrar más actores y los precios son puestos por unas pocas empresas.

La norma propuesta beneficia la venta de la pesca del sector artesanal a los industriales. Porque, en definitiva, estos estarán pujando por precios reales, por precios de mercado, no por precios atados a contratos firmados muchas veces en blanco.

Por eso, opino que reponer la licitación no afecta a los intereses de los pescadores artesanales. Por el contrario, los resguarda, pues posibilita que la pesca de ese sector tenga valor real, no los 57 mil a 68 mil pesos en que la sardina y la anchoveta se han vendido durante una década.

Aquí el mercado funciona al revés: cuando hay menos peces y más alta demanda, los precios se mantienen estables.

Yo quiero que cuando existan menos peces y una demanda elevada los precios tengan el valor real de mercado. Eso implicará que los pescadores extraigan menos productos pero de todos modos reciban ingresos, pues el mercado posibilitará un precio real para lo que se pesca.

Tal es el sentido de la indicación, y por eso la apoyo.

¡Patagonia sin represas!

¡Nueva Constitución, ahora!

—-

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, voy a reiterar. Tengo en mis manos el estudio del Grupo Multidisciplinario de Investigación y Sustentabilidad de Pesquerías y Acuicultura de la Universidad de Concepción, integrado por un conjunto notable de investigadores: profesores Sergio Neira, Ricardo Galleguillos, Ciro Oyarzún, Hugo Tarifeño, Ricardo… Hugo Arancibia, Camilo Werlinger, Carlos Chávez, Hugo Salgado, Miguel Quiroga.

Yo lo cité la vez pasada, pero lo vuelvo a citar, señor Presidente, respecto de los cuestionamientos del RMS.

Las críticas al concepto del RMS son claras. La alta incertidumbre en los modelos y en la data disponible impide una buena estimación del RMS, lo que en la práctica siempre resulta que se capture más de lo prudente.

El RMS no es un objetivo de manejo apropiado, ya que su naturaleza estática representa la captura fija que puede extraerse en un año. Ignora que las poblaciones marinas atraviesan por fluctuaciones importantes, casi inevitable respecto de la captura constante que elimina los stock. Y los recursos pesqueros no viven aislados, sino que dependen de la abundancia de otras presas.

El RMS ignora consideraciones sociales y económicas.

Por lo tanto, considerar el MRS (Rendimiento Máximo Sostenible) como punto biológico de referencia contraviene a los principios de sustentabilidad y conservación, además de vulnerar los enfoques precautorios y principio ecosistémico, considerados como fundamentales en la propuesta de ley.

Entonces, la propuesta que nos hacen para una licitación ya tiene una base de análisis científico altamente cuestionable.

Yo quiero enfatizar, señor Presidente, que aquí se ha cuestionado la propuesta a la licitación aludiendo que va a haber despidos.

El 2002 nos dijeron que el límite máximo, y particularmente las cuotas individuales transferibles, eran la solución. Y por eso no se ha utilizado nunca en la licitación. Y el Senador Walker, por su intermedio, Presidente, dice “si nunca se ha utilizado, entonces cómo sabemos cómo funciona”. Lo que sí sabemos que no funciona son las cuotas individuales transferibles y el límite máximo de captura, porque durante los últimos diez años quienes nos obligaron a esta ley, con el despido de miles de trabajadores abandonados con la industria, completamente abandonados, igual que ahora, porque el plan de sustentabilidad laboral, plenamente financiado por el Estado, es por tres años y no garantiza nada. Las cuotas son por 40, 60, 80 y les ofrecen tres años.

¿Y, señor Presidente, qué hicieron con la fórmula que nos proponen alargar, como dijo el Senador Bianchi, de diez a veinte? Jurel, sobreexplotado; anchoveta, altamente explotada; sardina común, altamente explotada; sardina española, sobreexplotada; merluza común, sobreexplotada; merluza del sur, sobreexplotada; raya, sobreexplotada; bacalao de profundidad, sobreexplotado; orange roughy; besugo, sobreexplotado.

Señor Presidente, el sistema… Y este es un informe de la Subsecretaría del año 2012, septiembre del 2010. Son los propios informes de la Subsecretaría de Pesca los que determinan claramente que este régimen actual fue depredador y que, por lo tanto, la propuesta de la licitación no se utilizaba porque este régimen iba a resolver el problema. No lo resolvió.

Señor Presidente, hemos dicho -y algunos temen por el empleo, como alguien argumentó en la Sala… Cuando llego Walmart a Chile y se compró todos los supermercados Líder, lo primero que hizo fue liquidar todos los sindicatos, porque era la política de la empresa. Porque hoy los supermercados, las farmacias, los bancos, todo puede ser comprado por empresarios extranjeros. Y cuando llegan aplican sus políticas depredadoras de los trabajadores.

La pregunta que yo me hago. Estas cuotas que hemos aprobado en esta Sala -artículo 30- con mi voto en contra, de que son susceptibles de cualquier negocio jurídico, ¡cualquiera!, sean vendidos a empresarios de cadenas mundiales y se vengan a Chile, y le vamos a decir: “Claro, las tienen que procesar en Chile”. ¡Ah, pero ustedes aquí acaban de votar en contra! No me queda claro si esta exigencia está. ¡No está, pero si está todo el negocio jurídico! Y cuando vengan y se las compren los trabajadores van a pagar las consecuencias de manera inmediata. Porque o los han engañado o les falta información. Porque en el artículo 30, estas cuotas, que hoy día efectivamente la empresa defiende y que algunos trabajadores, legítimamente defienden, son susceptibles de cualquier negocio jurídico. Se le pueden vender a cualquier, sin ninguna restricción. Y se acaba de rechazar nuestra indicación de que, a lo menos, se procesaran en Chile.

Entonces, hoy día que esto queda abierto, y ojalá esto no ocurriera jamás, porque tengo severas dudas respecto a que efectivamente va a ocurrir.

Señor Presidente, voto en contra de este articulado, porque creo que hace falta mucho más debate, y esta propuesta no va a resolver porque el 90 por ciento del RMS no se va a alcanzar -se las van a arreglar para que no se alcance- y no van a licitar.

Nunca me creí tan libremercadista, digamos, ni tener que defender el mercado. A contrario sensu, mis colegas de Derecho, que se han puesto extremadamente conservadores.

¡Navarro defiende el mercado…!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *