REGIÓN EN RIESGO: UN MILLÓN DE RESIDUOS INDUSTRIALES SIN DESTINO CONOCIDO

Diputado Navarro solicitó recursos para plan de fiscalización sanitaria

imagen-post-navarro-el-motrador

Una reiteración de su “preocupación por el manejo que se hace en nuestra región del más de un millón de residuos industriales que producen”, manifestó el diputado Alejandro Navarro, quien en conjunto con la Seremi de Salud, Cecilia Villavicencio y los directores de los servicios de salud de Concepción y de Talcahuano, Sergio Castro y Marcelo Morales, respectivamente, informó de la solicitud efectuada al Ministro de Salud, Osvaldo Artaza, pidiendo “los recursos necesarios para que la autoridad sanitaria pueda implementar un necesario, adecuado, permanente y programado plan de fiscalización sanitaria en esta materia”.

El parlamentario dijo que “de acuerdo a los últimos estudios realizados en la región, la generación de residuos industriales, derivados de los procesos productivos de empresas de las áreas forestales, pesqueras, metalúrgicas alcanza a toneladas anuales, destacando especialmente los residuos que se producen en las comunas de Talcahuano, Concepción, San Pedro, Chiguayante, Coronel, Lota, Penco, Tomé, Cabrero y Nacimiento los que alcanzan un total anual de 338.496 toneladas al año”.

“Estos estudios -prosiguió- dan cuenta de una caracterización y definición del tipo de residuos existentes y de los grados de peligrosidad de cada uno de ellos. Sin embargo, no queda claro en todos los casos a dónde van a parar esos residuos peligrosos, demostrando con ello que existe un importante porcentaje de ellos que son transportados, acopiados o depositados ilegalmente o en sitios no autorizados para eso”.

“El no respetar lo que establece la ley -agregó el diputado- lo único que consigue es poner en riesgo a la comunidad, a las personas, tal como lo hemos señalado en algunos temas en Talcahuano, o en relación a casos detectados y denunciados por los propios afectados tal como ha ocurrido en el vertedero ilegal en Chiguayante, o como el caso de los niños que resultaron con lesiones y quemaduras de carácter grave al entrar en contacto con las cenizas acopiadas en un lugar sin resguardo por la Central Termoeléctrica Bocamina en Coronel”.

“Por eso -añadió Navarro- es legítimo que junto con rescatar positivamente la construcción de plantas de tratamiento de aguas servidas, que evitará la contaminación de diferentes cuerpos de agua, uno pueda preguntarse a dónde van a ir a parar esos lodos que se producirán en el tratamiento de esas aguas, que por definición son residuos industriales”.

Sobre lo mismo, el legislador del PS señaló que “hasta un año atrás la excusa para prolongar la vida útil de varios vertederos que no cumplen con un adecuado manejo sanitario ni ambiental, y peor aún, para autorizar el depósito de residuos industriales en ellos, era que no había alternativa de lugar de disposición final. Sin embargo, hoy ello no es así ya que existe la planta de Copiulemu, sin embargo de manera inexplicable y paradojal, los residuos industriales siguen sin llegar allá”.

Respecto del plan de fiscalización de residuos industriales que se busca implementar, el diputado dijo que “ello no debe entenderse como una mayor rigurosidad, sino simplemente la correcta aplicación de la normativa sanitaria y ambiental vigente. Además una iniciativa de ese tipo debe contemplar la existencia de un catastro de las empresas que los producen, los volúmenes que se producen, el tipo de residuo y su peligrosidad, información sobre aquellos residuos que se reutilizan y, lo más importante, el lugar de depósito final”.

Respecto de las obligaciones que impone la legislación actual el parlamentario indicó que “claramente un aspecto que no siempre es bien interpretado es que las empresas que producen estos residuos deben internalizar en sus costos de producción los gastos asociados a un adecuado manejo, traslado y disposición final de estos desechos. Por ello, no es aceptable que temas como la generación de puestos de trabajo se condicionen a una mal entendida flexibilización de las leyes que rigen este tema, ya que además en temas como el TLC con Estados Unidos o los acuerdos comerciales con la Unión Europea este será, sin duda, un tema que estará sobre la mesa”.

Navarro dijo que “para que este plan de fiscalización sea un éxito se requiere no sólo una mayor capacidad operativa de los servicios de salud, sino también una disposición afín de las empresas que producen estos residuos en el sentido de transparentar toda la información necesaria y, por supuesto, una importante colaboración de los ciudadanos, en lo que informar y denunciar responsablemente situaciones irregulares se refiere”

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *