Regulación de cuotas anuales de captura pesquera

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, complejo problema nos ha planteado este proyecto, que nace en moción parlamentaria. Y, particularmente, si hubiéramos debatido esto hace cinco años atrás, seis años atrás, por cierto, tendríamos una discusión diferente. Pero lo hacemos hoy precisamente el 2010, a 10 años de lo que fue la aprobación por este Congreso de la Ley de Cuotas individuales, la ley de Cuotas Transferibles.

Imagen: www.elciudadano.cl

Y la verdad es que yo me pregunto, más allá de lo que ha planteado el Senador Orpis y de la buena intención que yo…y la buena fe de lo que puedo…si esta ley es procedente hoy día.

Yo no sé si este Senado se ha dado cuenta o no del estado crítico en que está el jurel, o si la Subsecretaría de Pesca representa algún grado de credibilidad a esta altura; cuando, en definitiva, se nos dice, señor Presidente, en esta ley que se va a hacer un estudio para estudiar el tamaño mínimo del jurel, que ya no existe, que lo destruyeron. Y se discute si es de 21 o de 22 centímetros.

Señor Presidente, se ha destruido el jurel; y se ha hecho por la irresponsabilidad de la Subsecretaría de Pesca en los Gobiernos de la Concertación. Y la única diferencia que yo veo hoy con el Gobierno de Derecha es que se ha atrevido el Ministro de Economía a decir lo que todos decíamos: que efectivamente hay pesquerías absolutamente colapsadas, entre ellas, por cierto, la del jurel.

Y, por tanto, si me dicen que va a ser la Subsecretaría de Pesca, que tiene una responsabilidad principal en la destrucción del recurso hoy día, la que va a hacer un estudio para determinar la talla de primera madurez sexual para cada una de las unidades de pesquería.

La pregunta es por qué no lo ha hecho en estos 10 años, o qué garantía hay de que lo van a hacer. A nadie le ha interesado hoy día determinar el tamaño mínimo, la madurez sexual, porque cambiamos la carrera olímpica, distribuimos las cuotas, pero la verdad es que nadie se preocupó de la sobrevivencia del recurso.

Y yo creo entonces que la discusión no está si los industriales del norte tienen derecho a tener cuota de jurel sino en qué vamos a hacer para salvar el jurel, que da miles y miles de empleos.

La situación en la Región del Biobío no puede ser peor después del terremoto. Vamos a perder miles de empleos.

Del millón 300 mil toneladas aprobadas por el Consejo Nacional de Pesca, señor Presidente, se han pescado 370 mil; se ha sobrepasado cada uno de los años en más del 83 por ciento lo recomendado por el IFOP. El IFOP dice: “Esta es la cuota global científicamente apropiada”, y el Consejo Nacional de Pesca, que lo integran todos los propietarios de las cuotas individuales, es decir, los industriales, la aumentan en casi 100 por ciento cada año.

Por eso estamos en esta situación.

Entonces, más allá de la legitimidad jurídica o de una resolución de la Contraloría que habla de que hay un solo stock de jurel y no dos…Perdón, que hay más de un stock de jurel y no solo uno, es decir, que hay diferencias entre el jurel del norte y el jurel del sur, todos sabemos la situación del jurel: es una especie transoceánica, señor Presidente; migra durante 7,9, 10 años; puede alcanzar tamaños que superan el metro. Pero aquí lo estamos pescando a los 21 centímetros.

Y el debate que hace el Senado cuando está la crisis más profunda de la situación del jurel es si nos seguimos repartiendo los juveniles; y vamos a estudiar si desovan o no desovan; y que el encargado es la Subsecretaría, la responsable de fiscalizar de que hoy día tuviéramos un stock de jurel apropiado, una biomasa sustentable, nos dicen que ahora van a hacer estudios.

Todos los investigadores del IFOP, científicos, han coincidido plenamente: las pescas de investigación en Chile fueron utilizadas para asignar recursos y no se conoce de las mil 25 pesca de investigación realizadas en los últimos dos años. Señor Presidente, no conocemos ningún estudio; no se entregan; no tenemos acceso; mil 25 entre los años 2003 y 2009, 5,5 años, y la verdad es que nunca conocimos los estudios, nunca han sido publicados. Porque la verdad es que no se hicieron; se entregaban pescas de investigación para poder tener control social, para poder mitigar la movilización que se desataba por la competencia al interior del sector industrial, y también del sector artesanal.

Entonces, aquí no está en juego el tema industrial o artesanal; está en juego si vamos a tener o no una biomasa de jurel y de otros recursos, necesaria para la subsistencia de esta gran pesquería y tan importante pesquería en Chile.

Yo voy a votar en contra, señor Presidente, porque creo que este es un debate extemporáneo.

Yo estoy por discutir si efectivamente el norte puede acceder a los temas del jurel cuando tengamos jurel para todos. Pero hoy día no hay jurel para nadie. Y esa es la situación grave a la que estamos afectos.

Y la verdad es que estas Actas y este debate, a la luz de lo que viene en los próximos meses, va a ser duramente criticada.

¡Patagonia sin represas, señor Presidente!

He dicho. Voto en contra.

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *