“Se debe crear un frente regional en contra de las salmoneras”

· El senador dijo que “no vamos a permitir que ingresen estas empresas”

· Resaltó además, que a la firma que pretende instalarse en la zona, se le rechazaron 9 proyectos le en la Región de los Ríos por no cumplir por ser contaminantes

Con el fin de analizar y coordinar acciones en contra de las empresas salmoneras que se quieren instalar en la zona, se reunirán este viernes diversos actores “que se verán afectados si se concretan los 13 proyectos de la empresa Cultivos Marinos Lago Yelcho, que se encuentran presentados en el Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental, para instalarse en la Isla Santa María, de Coronel; en Hualpén y en San Pedro de la Paz”, así lo informó el senador Alejandro Navarro, uno de los organizadores del encuentro.

El senador, quien es un reconocido opositor a este tipo de industrias que daña la biomasa, expresó que “junto a pescadores artesanales, líderes sociales y organizaciones medioambientales, estamos en estado de alerta porque no vamos a aceptar que venga a instalarse la industria salmonera en la zona, a causar los graves problemas que ya causó en las regiones de Aysén y Los Lagos, aniquilando los fondos marinos. Recordar la crisis que provocaron en Chiloé, cuando tuvo que paralizar toda la isla para poder ser escuchados por la autoridad central. Por ello, aquí tenemos que anticiparnos y se debe crear un frente regional en contra de las salmoneras”.

Agregó que “seamos claros: la empresa Lago Yelcho llegó a la Región del Biobío porque 9 proyectos le fueron rechazados en la Región de los Ríos por no cumplir con la normativa medioambiental, por ser contaminantes. Por lo que, junto a la ciudadanía, haremos todo lo que esté a nuestro alcance para evitar que en nuestro borde costero se instalen empresas tóxicas. Y por ende, no vamos a permitir que ingresen las salmoneras”.

Navarro, fue enfático en resaltar que “para cultivar los salmones en Chile se requiere una serie de condiciones artificiales, una de ellas es parcelar su producción. Los salmones bebés los crían en ríos, luego pasan a aguas de lago y mares calmos, y de adulto son llevados a los centros de engorda. Ahí les dan comida y altas dosis de antibióticos y pesticidas para protegerlos de enfermedades. Después de todo ese proceso, se comercializan”.

El legislador, advirtió que “la instalación de las salmoneras provoca efectos nocivos al medioambiente, tales como: se destruye el fondo marino, al arrojar al mar altas dosis de antibióticos y pesticidas, lo que daña la zona y además, otros lugares producto de las corrientes. Del mismo modo, esta industria provoca la Eutrofización del mar al lanzar comida que los salmones no alcanzan a comer y además, el excremento de estos; lo que provoca la aparición de algas nocivas y dinoflagelados que provoca la marea roja”.

Además, alertó que “en Los Lagos se escaparon 800 mil salmones desde un centro de engorda, los que estaban cargados de antibióticos, estableciéndose la prohibición de consumo humano. Lo que ratifica que estas empresas no tienen las condiciones para garantizar que operarán sin hacer daño, ya que en todas partes han provocado crisis medioambiental”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

0 shares