“Se está sacrificando a la Región del Bío-Bío a cambio de migajas”

no_a_octopus

Para el presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, senador Alejandro Navarro, “debe ser la comunidad a través de plebiscitos comunales quienes definan la instalación de proyectos energéticos que influyen tan severamente en desarrollo local de los territorios”.

La tarde de este lunes los integrantes de la Comisión Regional de Evaluación deberán pronunciarse sobre dos proyectos emblemáticos en la región del Bío-Bío: uno, corresponde al proyecto termoeléctrico Pirquenes, de la zona de Arauco y el otro, a la central El Campesino, en Bulnes.

En este sentido el presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Senado hizo un llamado a los seremis que componen la Comisión Evaluadora a que “voten técnica y conscientemente, sin presiones ni chantajes de ningún tipo”.

Recordemos que la Comisión Evaluadora es presidida por el intendente regional Rodrigo Díaz y está compuesta por los Seremis de Medio Ambiente, Salud, Energía, Economía, Obras Públicas, Vivienda y Urbanismo, Agricultura, Transportes y Telecomunicaciones, Minería, y de Desarrollo Social, además es coordinada por el director regional del Servicio de Evaluación Ambiental, quien también tiene derecho a voto.

El senador Alejandro Navarro insistió en que “la central termoeléctrica El Campesino debió haber sido evaluado en conjunto con el proyecto Octopus de Biobío Genera, ya que está claro que son proyectos que se alimentan entre sí, por tanto, debió haber sido evaluado como un solo proyecto y sometido de esta forma a estudio de impacto ambiental”.

Respecto de este mismo proyecto sostuvo que “este pudo tener un mayor respaldo ciudadano si se hubiese realizado por medio de una alianza estratégica con ENAP en una localización distinta”.

Para el presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Senado “teniendo en cuenta la grave sequía que afecta a la región, especialmente a comunas como Bulnes, este tipo de proyectos, que utilizan agua, afectan directamente el desarrollo agrícola y por tanto la subsistencia de cientos de agricultores y sus familias”.

Para Navarro “la generación de energía no puede ser a costa del desarrollo local de los territorios, ni menos del medio ambiente, por lo que estos proyectos debiesen ser relocalizados en zonas industriales en donde no se afecte el desarrollo local de las comunidades. Las empresas no pueden ser quienes determinen el tipo de desarrollo local, sino que se debe respetar lo decidido por los ciudadanos, que ya se han pronunciado, como en el caso de Aruaco”.

Respecto del proyecto Pirquenes, el presidente de la Comisión de Medio Ambiente indicó que “los impactos que este proyecto traerá sobre el medio ambiente y las comunidades son insospechados, toda vez que no se ha realizado un estudio de impacto ambiental, por lo que no puede ser aprobado en base solo a una declaración que, por lo demás, hace la propia empresa”.

Agregó que “en el caso de Arauco, además, el municipio realizó una modificación de su plan regulador, o que hace incompatible el emplazamiento de termoeléctricas. De no considerarse este aspecto, se estaría violando un aspecto esencial, que es la palabra del municipio en conjunto de sus concejales, es decir, la opinión de los representantes de la comunidad”.

Problema de fondo: participación ciudadana

Para el senador y presidente de la Comisión de Medio Ambiente “aquí existe un problema de fondo y es que no ha existido la posibilidad real de que los vecinos decidan sobre el futuro de su comuna, solo han podido realizar observaciones las que quedan al arbitrio del Servicio de Evaluación Medioambiental, si son recogidas o no”.

Para el senador Navarro “debe ser la comunidad a través de plebiscitos comunales quienes definan la instalación de proyectos energéticos que influyen tan severamente en desarrollo local de sus localidades”.

Si bien el legislador indicó que “entendemos que es necesario modernizar la matriz energética y contar con energía limpia, esto no puede ser a costa del desarrollo local de los territorios, por lo que debiesen ser relocalizados”.

Proyecto de Asociatividad del Ministerio de Energía

En esta misma línea Navarro criticó que el proyecto de ley de asociatividad, presentado por el Ministerio de Energía, “ya que no contempla realmente un proceso participativo en donde las comunidades puedan decidir lo que ocurre en el patio de sus casas, sino que obedece más bien a un nuevo formato para compensaciones monetarias de los inversionistas a las comunidades locales, lo que no resuelve el problema de fondo respecto a que los vecinos puedan decidir de forma conjunta el futuro de sus comunas”.

Navarro dijo que “la gente está atenta a como vota cada uno de los seremis que componen la Comisión Evaluadora, asimismo como vota el intendente Rodrigo Díaz y el director del SEA, por lo que espero este elemento de presión social gatille el rechazo a este proyecto energético, pero puedo anticipar, que la instrucción del gobierno es que se apruebe y quien no lo haga arriesga a perder su puesto, otro vicio del centralismo”.

Finalmente el parlamentario recordó “no podemos olvidar que el entonces ministro Ravinet, destituyo a su seremi en Valparaíso por contradecir la línea del gobierno, este es un viciado precedente que todos conocemos”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *