Seguro de Cesantía: Proyecto de Ley de Seguro de Cesantía 09/08/2000

INTERVENCION DIPUTADO ALEJANDRO NAVARRO. SEGUNDO INFORME

imagen-post-navarro-biobio

El Proyecto de ley de Seguro de Cesantía que hoy se informa a esta Sala de la H. Cámara de Diputados, por parte de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, tiene como característica el ser un instrumento de inversión en bienestar social, dado que contribuye a dar estabilidad a los ingresos familiares, aún en períodos de cesantía, minimiza los costos sociales de los procesos de flexibilización de las empresas, y eleva la eficiencia de los programas públicos destinados a contrarrestar los efectos de la cesantía, particularmente en períodos de ciclo constrictivo.

El proyecto de ley que hoy esta Sala conocerá en particular, es el resultado de un proceso de diálogo social pre-legislativo único y de gran relevancia para nuestra sociedad y el mundo del trabajo, realizado en el marco del Consejo de Diálogo Social, el cual consideró la participación de trabajadores, empresarios y Gobierno. Es importante constatar que esta H. Cámara ha recogido, perfeccionado y fortalecido las disposiciones contenidas en el Mensaje del Ejecutivo, como se podrá constatar al señalar las importantes modificaciones y perfeccionamientos introducidas al proyecto en la discusión radicada fundamentalmente en La Comisión de Trabajo.

El Proyecto de Ley de Seguro de Cesantía es parte de un sistema que se adscribe a la seguridad social porque otorga protección por un estado de necesidad (como es el desempleo); con carácter universal (alcanza a todos los asalariados regidos por el Código del Trabajo -salvo las trabajadoras de casa particular – cualquiera sea la causa que origine el término de su empleo); se financia de manera tripartita (trabajador, empleadores y Estado) y es solidario respecto de aquellos trabajadores que se encuentran en mayor estado de necesidad (existe un Fondo de Reparto Solidario para quienes no puedan acceder a prestaciones mínimas por un período básico -cinco meses- de búsqueda de empleo). Asimismo, el sistema otorga tanto contribuciones pecuniarias como prestaciones de salud y familiar, asistencia a la búsqueda de empleo y capacitación laboral.

Su diseño combina un esquema de ahorro obligatorio sobre la base de Cuentas Individuales por Cesantía que serán patrimonio del trabajador, con la creación de un Fondo Solidario que operará como fuente de financiamiento complementario al ahorro individual para asegurar el pago de beneficios mientras el trabajador se encuentre cesante.

De este modo, el Seguro de Cesantía tiene dos componentes: Sistema de Cuentas Individuales por Cesantía. Constituido sobre la base de cotizaciones mensuales de empleadores y trabajadores, y un Fondo Solidario Complementario. Financiado con una fracción de la cotización total y que opera en forma complementaria al sistema de cuentas individuales, con el objetivo de garantizar financiamiento hasta por 5 meses a quienes hayan sido despedidos por necesidades de la empresa.

El Sistema propuesto es de financiamiento tripartito, constituido sobre la base cotizaciones mensuales aportadas por empleadores y trabajadores y un aporte del Estado. La cotización de cargo del trabajador se depositará en su Cuenta Individual por Cesantía y la cotización de cargo del empleador se distribuirá entre aportes a la Cuenta Individual por Cesantía y al Fondo Solidario. Por último, el aporte de cargo fiscal se destinará a financiar el Fondo Solidario.

El sistema otorga beneficios a todo evento:

  1. Se asegurará a los trabajadores cesantes despedidos por necesidades de la empresa, beneficios monetarios, definidos como una proporción de la última remuneración, hasta por un período de 5 meses de búsqueda de un nuevo empleo. En los casos en que sea necesario, operará complementariamente a la Cuenta Individual del Trabajador, el Fondo Solidario.
  2. Cuando el término de la relación de trabajo se origine por otras causales de despido, por renuncia, por jubilación del trabajador, éste podrá disponer de los recursos acumulados en su Cuenta Individual por Cesantía. En el caso de muerte, dichos recursos constituirán masa hereditaria.
  3. El trabajador conservará el derecho a percibir Asignaciones Familiares, mantendrá su derecho a los beneficios de salud proporcionados por el FONASA, será beneficiado con los servicios de información y orientación laboral a través de las Oficinas Municipales de Información Laboral (OMIL) y tendrá derecho preferente para utilizar los programas de capacitación laboral a través del Fondo Nacional de Capacitación.

En el Sistema participarán los trabajadores asalariados del sector privado regidos por el Código del Trabajo. Lo dispuesto no regirá respecto de los trabajadores de casa particular, que ya cuentan con un sistema indemnizatorio especial a todo evento. Los trabajadores contratados por obra o faena serán cubiertos por el sistema y para ellos no se considera una cotización de su cargo.

La incorporación al Sistema se regirá por los siguientes principios: Obligatoriedad respecto de los nuevos contratos y Voluntariedad, para quienes tengan contrato vigente.

Se establece una única entidad recaudadora y pagadora de beneficios. Esta se establecerá por licitación por un período definido no inferior a 5 años y no superior a 10 años y tendrá la responsabilidad de la administración de cuentas individuales. La administración de cartera se realizará por la vía de entidades de giro único, especializadas de administración de los Fondos de Cesantía y supervisadas por la Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones.

PRINCIPALES PUNTOS DEL PROYECTO DE SEGURO DE CESANTÍA INCORPORADOS EN LA DISCUSIÓN DE LA COMISIÓN DE TRABAJO.

Se estableció un conjunto de normas destinadas a proteger las Indemnizaciones por años de Servicio. En particular el proyecto prescribe que:

  1. La incorporación de un trabajador al Seguro no autoriza al empleador a pactar por la vía individual o colectiva, un monto de indemnizaciones inferior al legal.
  2. Si el contrato de trabajo termina por la causal prevista en el artículo 161, el trabajador tendrá derecho a la indemnización legal por años se servicio, salvo que se haya pactado individual o colectivamente una superior, en cuyo caso tendrá derecho a esta última.
  3. El empleador perderá el derecho a imputar al pago de las Indemnizaciones por años de Servicio, los montos que haya cotizado en la cuenta individual del trabajador, si no paga dichas indemnizaciones dentro del mes siguiente a la fecha del despido.
  4. El trabajador antiguo, para quien es optativo afiliarse o no al seguro, mantendrá la antigüedad que registre con su empleador para el efecto del calculo de las Indemnizaciones por Años de Servicio, y
  5. Los trabajadores vigente, y que hubieren sido contratados con anterioridad al 14 de Agosto del año 1981, y que se afilien al seguro, mantendrán el derecho a indemnizaciones sin límite de años.

Se incorporó el derecho a la asignación familiar para los beneficiarios del Fondo Solidario, que correspondan a los dos primeros tramos de tal beneficio social, esto es, beneficiarios con remuneraciones promedio de hasta 204 mil pesos al momento del despido.

Se sanciona severamente la mora de las cotizaciones que establece el proyecto de ley, con la sanción de ineficacia del despido en caso de mora, establecido en la ley Bustos – Seguel. Además, se dispone:

  1. Se eliminó el mecanismo de declaración y no pago de las cotizaciones del seguro, por la obligación del pago directo. En el caso que no exista tal pago, existe la obligación de reconocer expresamente la deuda a la sociedad administradora. Además, se elevó al doble la multa administrativa a las empresas y empleadores que no realicen la confesión de deuda dentro de plazo.
  2. Se alzó los intereses por concepto de mora, el que se elevará a contar de los 90 días de mora en un 50% por sobre el interés corriente.
  3. Se estableció que la administradora del seguro estará obligada a informar a los instituciones que proporcionen información al público, sobre las empresas y empleadores que se encuentren morosos en el pago de cotizaciones.
  4. Se impide a las empresas morosas acceder a los recursos de fomento productivo, mientras no se solucionen las deudas. Además, se autoriza las instituciones del Estado y a las empresas públicas, a retener de los estados de pago las cotizaciones morosas de las empresas que sean sus contratistas morosas, y a enterar dichos recursos en la sociedad administradora.
  5. El empleador moroso es obligado al pago de las cotizaciones y además, de las prestaciones que debió recibir el trabajador y que por causa de la mora no pudo percibir.

Se sanciona a la empresa que utilice para el despido una causal injustificada, indebida e improcedente, con la obligación de pagar al término del respectivo juicio las indemnizaciones más los recargos, más las prestaciones que el trabajador debió recibir del Fondo Solidario en el período de cesantía.

Se mejora la protección de los trabajadores por obra y faena, al elevar la cotización a un monto equivalente al 3% de la remuneración imponible del trabajador, cotización que sólo será de cargo del empleador.

Se establece un aporte fiscal significativo para el funcionamiento del Seguro de cesantía. Ello se refleja en:

  1. Se aumentó el aporte fiscal directo al Fondo Solidario hasta la suma anual equivalente a US$ 12 millones, que se enterarán en doce cuotas mensuales.
  2. Inicialmente, el Estado realizará un aporte fiscal directo al Fondo Solidario por la suma equivalente a US$ 1,6 millones, cifra que se elevará anualmente en función de la cobertura de cotizantes al seguro, la que se define como el porcentaje entre el total de cotizantes al 31 de agosto del año anterior, respecto del total de asalariados según las estadísticas del INE para el trimestre julio – septiembre. A contar del séptimo año, el aporte será el equivalente a 12 millones de dólares.
  3. Se incorporó una reajustabilidad de los topes superiores e inferiores beneficiarios del Fondo Solidario, según la variación del IPC.
  4. Los aportes totales del Estado al Seguro alcanzan a la suma equivalente a US$ 100 millones anuales, considerando: I) el aporte directo al Fondo Solidario; ii) el aporte al Fondo Solidario como empleador de trabajadores regidos por el Código del Trabajo; iii) la asignación familiar para los beneficiarios del Fondo Solidario, y iv) la menor recaudación tributaria por efecto de la norma que exime de la base imponible, las cotizaciones patronales.

He dicho, Señor Presidente.

Fuente: Oficina Parlamentaria

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *