Senado pide agilizar convalidación de estudios en Cuba

Senador Alejandro Navarro, autor de la iniciativa:

Valorando la aprobación unánime del Senado al proyecto de acuerdo que solicita al Ministerio de Educación revisar el DFL N°153 de 1981 y el DE 006895 de la Universidad de Chile, de 1993, que regulan sus competencias respecto de la revalidación de títulos de la Medicina, el senador Alejandro Navarro dijo que “con esta propuesta pedimos que se evalúe la posibilidad que esta función pueda ampliarse a otros planteles que cuenten con Facultad o Escuela de Medicina, con el fin de agilizar los procesos de reconocimiento, homologación y convalidación de los estudios superiores realizados por estudiantes chilenos en diversos países, particularmente en la República de Cuba”.

El legislador, autor de la iniciativa, señaló que “además le hemos pedido al Mineduc que, en consideración a la situación socioeconómica que caracteriza mayoritariamente a quienes han podido realizar sus estudios de Medicina en Cuba bajo el sistema de becas, pueda acordarse con la Universidad de Chile una revisión del D.U. N°0010.072 de 1998, que fija normas sobre aranceles especiales para el reconocimiento, revalidación y convalidación de títulos profesionales y grados académicos obtenidos en el extranjero, para que este proceso deje de considerarse una “prestación de servicios” con aranceles fijados mediante resolución del Prorrector, expresados en UTM, e incluya un marco de mayor flexibilidad y criterios socialmente diferenciadores en este ámbito”.

Navarro indicó que “también hemos solicitado al Mineduc revisar la decisión adoptada por el gobierno de Chile en abril de 1987 y comunicada la UNESCO para su implementación a contar de un año más tarde, respecto de dejar de aplicar en nuestro país el Convenio Regional de Convalidación de Estudios, Títulos y Diplomas de Educación Superior en América Latina y el Caribe, de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, de 1974, que Chile había ratificado el 7 de enero de 1976”.

El parlamentario señaló que “esta iniciativa la presentamos haciéndonos eco de lo que viven cada año más de un centenar de jóvenes chilenos se integran a planteles de educación superior en la República de Cuba, especialmente a la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas, con el fin de ingresar a la carrera de medicina, especialmente motivados por el alto nivel de desarrollo que esta área tiene en la mayor de Las Antillas, pero también a la Escuela Internacional de Educación Física y Deportes y las facultades de Agronomía e Ingeniería e Informática”.

“Como es sabido -prosiguió- durante todo el período de estudio los estudiantes chilenos permanecen desarrollando sus carreras en estos centros de educación superior no cancelan absolutamente nada, ni por concepto de matrícula ni de arancel básico. Por eso, hemos abogado porque Chile y Cuba sigan mejorando sus relaciones en este ámbito de manera de desarrollar y mejorar el intercambio entre ambas naciones, especialmente en las áreas de la educación, la salud y el deporte”.

Navarro recordó que “hasta 1973 existía un convenio que permitía a los chilenos la homologación, reconocimiento y convalidación de los estudios realizados en Cuba, sin que existieran mayores requisitos que la adecuada acreditación del cumplimiento cabal de los mismos. Sin embargo, ahora, los estudiantes chilenos que regresan al país luego de haber concluido su formación deben someterse a un proceso que se extiende entre uno y dos años, para conseguir la certificación y reconocimiento, retardando innecesariamente la integración de estos profesionales, con fuerte vocación de servicio social, al mercado laboral nacional”.

Finalmente, el parlamentario socialista dijo que “es lamentable que esta situación afecte particularmente a los estudiantes de Medicina, cuyos padres incluso se han constituido en agrupación para hacer un planteamiento común sobre la necesidad de regular adecuadamente el esfuerzo que hacen sus hijos por alcanzar una formación profesional que, por razones económicas, difícilmente lograrían en Chile, pero que también alcanza a los profesionales de otras áreas de las ciencias y de la pedagogía. Por eso, debemos valorar estas oportunidades como país, en este caso, flexibilizando y agilizando los mecanismos de convalidación de estudios con Cuba y con otras naciones”.

Prensa Oficina Parlamentaria

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *