Senador Navarro rindió homenaje a Luis Emilio Recabarren

Parlamentario recordó además a víctimas de matanza de la Escuela Santa María

imagen-post-navarro-biobio

Un emotivo homenaje al destacado tipógrafo, prolífico fundador de diarios y periódicos, constante organizador de mancomunales y otras entidades gremiales y sindicales, educador político, fundador del Partido Obrero Socialista y ex Diputado por las ciudades de Antofagasta, Tocopilla y Taltal, en representación del Partido Democrático y del Partido Comunista, del que también fue fundador, Luis Emilio Recabarren Serrano, rindió en la sala de sesiones el senador Alejandro Navarro, con motivo de cumplirse 82 años de su muerte.

El legislador dijo que “Recabarren fue un obrero, autodidacta, con una tremenda claridad intelectual, pero, además de haber formulado de manera específica un marco teórico al socialismo para su época, hay que considerar su contribución al ideario del socialismo.En el año 1894, ingresó al Partido Democrático de Chile, recorriendo Antofagasta, Taltal, Tocopilla, donde vio las miserias de los trabajadores pampinos. En las elecciones parlamentarias realizadas el 15 de mayo de 1906, fue elegido Diputado por Tocopilla, para el período 1906-1909”.

Navarro recordó en su intervención que “un 20 de mayo de 1908 Recabarren fundó “El Despertar de los Trabajadores”, periódico que fue clausurado cuatro veces. Se trasladó a Antofagasta y fundó “El Socialista”. En 1919 fue relegado al Sur, de donde regresó a los tres meses y reasumió su puesto de lucha. En 1921 fue electo diputado por Antofagasta para el período 1921-1924, representando al recién formado Partido Comunista. Desde el Congreso, continuó su campaña reivindicativa y de difusión de los idearios socialistas y llamó a la unión y a la acción de los trabajadores, y en Santiago fundó el periódico “La Justicia”, cuya redacción tomó a su cargo”.

“En 1922 -prosiguió- emprendió viaje a Moscú como único delegado de Chile al Congreso de Sindicatos. Fue, la figura principal en la formación del movimiento sindical y socialista, de un profundo contenido democrático, libertario y humanista. Era una persona sensible y profundamente humana. Los ataques a sus ideas, por quienes lo acusaban de blando, excesivamente liberal y socialdemócrata, lo afectaron mucho. Eso, más problemas sentimentales, gatillaron su suicidio el 19 de diciembre de 1924”.

En su homenaje, el senador recordó algunos pasajes de la vida parlamentaria de Recabarren, entre ellos, “cuando Recabarren fue elegido diputado en marzo de 1906. Muchos consideraron un escándalo que llegara hasta el Congreso tan destacado dirigente de los trabajadores, ante cuya candidatura nada había podido hacer el cohecho, el fraude, ni la intervención. Un primer obstáculo para la ratificación de su elección fue el juramento bajo la fórmula usual de la época, que era obligatorio hacer mención del nombre de Dios”.

Navarro señaló que “esta actitud de Recabarren dio origen a una indicación del diputado conservador, Alfredo Barros Errázuriz, para que la Cámara declarara nulo su juramento, propuesta que fue rechazada por 44 votos contra 32 y 9 abstenciones. Sin embargo, aprovechando su ausencia por enfermedad, el 20 de junio de 1906, se determinó repetir la elección por Antofagasta, donde nuevamente el triunfo fue para Recabarren. Sin embargo, la Cámara, que era al mismo tiempo el órgano sancionador de las elecciones, favoreció a su contendor y lo despojó de su mandato”.

Otro momento citado por el parlamentario fue “la intervención del diputado, Eduardo Grez Padilla, en la sesión del 4 de enero de 1922, donde planteó la creación de una Comisión de Censura, ‘encargada de calificar en cada caso el carácter subversivo de los discursos de prédica socialista que se pronunciaran en el seno de la Cámara, pudiendo resolver de plano su cercenamiento de la redacción oficial de sesiones’. Es decir, la censura a la libertad de expresión en la Cámara en ese entonces. Finalmente, el autor de la moción la retiró al no existir consenso sobre la censura propuesta”.

El legislador también recordó que el 21 de diciembre se cumplen 99 años “del trágico hecho histórico que conocemos como la matanza de la Escuela Santa María de Iquique, ocurrida en 1907, tras la llegada de miles de obreros pampinos hasta el puerto nortino para reclamar contra las inhumanas condiciones de trabajo en que debían extraer el salitre para las empresas inglesas, demandar el pago en dinero y no en fichas que debían ser utilizadas en la pulpería de propiedad de la misma salitrera, fijar el pago de los jornales a un cambio fijo de 18 peniques y establecer una indemnización para los trabajadores que resultaran con lesiones graves por la falta de seguridad en las faenas”.

Finalmente Navarro, junto con presentar un proyecto de ley para erigir un monumento a Recabarren, presentó un proyecto de acuerdo donde se le solicita al gobierno realizar de manera oficial actos recordatorios por la muerte de los obreros pampinos de Iquique, al cumplirse cien años de esa matanza “para que, bajo ninguna excusa, jamás, nunca, en la Historia de Chile, puedan volver a ocurrir hechos semejantes”.

Prensa Oficina Parlamentaria

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *