Senador Navarro sufrió en terreno la contaminación de Cmpc Celulosa en Laja

  • El parlamentario evaluará en conjunto con el concejal de la comuna de Laja, Joaquín Sanhueza, “las acciones legales que permitan proteger la salud de las personas, porque aquí, digámoslo francamente, estas emisiones pueden ser controladas con más inversión”.
  • Navarro sostuvo “¿O se traslada el pueblo o se traslada la empresa?” Y añadió: “¿O lo que todos queremos: que la empresa tenga la tecnología necesaria que evite estas emanaciones?, porque en los hechos existe un chantaje  inmoral, es decir la amenaza constante de que la empresa cierra, dejando cesante a mucha gente. Ese chantaje es inaceptable”.

 

Senador Navarro y concejal de Laja Joaquín Sanhueza recorriendo la comuna

“Hace unos días hemos estado con vecinos de la comuna de Laja y nuestra visita nos ha deparado una experiencia inolvidable o más bien insoportable. El olor nauseabundo, el efecto sobre la vista, todo producto de las emanaciones contaminantes de la CMPC  Celulosa en Laja. Esto no puede continuar”, exclamó el parlamentario del MAS y presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, Alejandro Navarro.

 

Y siguió narrando: “Fuimos testigos mi equipo de trabajo y yo de una condición de contaminación que es inaceptable en cualquier comuna de Chile y en cualquier lugar del mundo. Las emanaciones están afectando la salud, la calidad de vida y la verdad es que no son inventos de la gente de Laja, es un hecho que pudimos comprobar y frente a esto hay pasividad de los organismos fiscalizadores”, acusó el congresista.

 

Es por lo anterior que Navarro adelantó que solicitará una fiscalización al Ministerio de Medio Ambiente, a la Superintendencia de Medio Ambiente, respecto de las emisiones que realiza Celulosa Laja, pues es visible el daño permanente y directo que pone en peligro la salud de miles de lajinos”.

 

A su vez, el presidente del MAS dijo: “Vamos a evaluar en conjunto con Joaquín Sanhueza, concejal de la comuna de Laja, las acciones legales que permitan proteger la salud de las personas, porque aquí, digámoslo francamente, estas emisiones pueden ser controladas”. Para ello, indicó el Senador, “se requiere más inversión, más plata. Si la empresa no hace los esfuerzos que podría realizar para evitar estas emanaciones, si Celulosa Laja no logra controlar estas emisiones, debe cerrar, tendrán que trasladarse, tendrá que tener una ubicación diferente”.

 

En ese mismo orden, Alejandro Navarro puntualizó: “¿O se traslada el pueblo o se traslada la empresa?” Y añadió: ¿O lo que todos queremos: que la empresa tenga la tecnología necesaria  que evite estas emanaciones?, porque en los hechos existe un chantaje  inmoral, es decir la amenaza constante de que la empresa cierra, dejando cesante a mucha gente. Ese chantaje es inaceptable. La empresa tiene que cumplir con la ley. Debe cumplir con todas las normas y, por cierto, una norma que permite estas emanaciones sería una norma obsoleta”, aseguró.

 

El legislador afirmó: “Tengo la convicción de que lo que viví y lo que sentí durante mi visita a Laja está fuera de toda norma. Y si la norma lo permite hay que cambiarla con urgencia, pues está provocando un daño concreto y real a miles y miles de personas”.

 

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *