“Si la amenaza hubiera sido contra Escalona, ya tendríamos detenidos”

imagen-post-tierras-mapuche

Convencido de que “si el comando terrorista Hernán Trizano hubiera amenazado con hacer volar por los aires con dinamita a Camilo Escalona, José Antonio Gómez o Juan Antonio Coloma, el Congreso Nacional estaría blindado hasta los dientes y ya tendríamos detenidos”, el candidato presidencial Alejandro Navarro manifestó su molestia respecto a la “tibia” señal entregada por el gobierno, querellándose sólo por “por amenaza simple” ante los dichos racistas de una asociación ilícita en contra de lonkos, werkenes y comuneros mapuche, a quienes ha prometido eliminar con dinamita”.

Navarro, quien se refirió a este hecho en conjunto con otros miembros de la Bancada Progresista -integrada también por los senadores Carlos Ominami y Guido Girardi- dijo que “aquí el Ministro del Interior Edmundo Pérez Yoma debe hacerse responsable por la vida de los dirigentes y sus familias amenazados. Aquí no basta con que él sobrevuele el territorio en conflicto y se comprometa a poner más carabineros y a seguir militarizando la zona como lo quiere la derecha”.

“Si el gobierno -continuó- el Ministro Edmundo Pérez y el Subsecretario Patricio Rosende están por pacificar el conflicto y consideran que la vida de todos los chilenos y chilenas valen por igual, deben intervenir de manera decidida y de forma coherente. Porque no se está actuando con apego al principio de igualdad ante la ley. Si se hubiera amenazado con eliminar a parlamentarios o dirigentes políticos, el gobierno habría actuado ágilmente y con mano dura, pero como sólo se trata de campesinos y comuneros mapuche lo hacen de manera burocrática y timorata”.

El candidato presidencial expresó que “cuando los mapuches cortan un árbol o se toman predios se les aplica la Ley Antiterrorista de inmediato, incluso para temas que en derecho no corresponden, tal como lo han señalado los observadores de la ONU y algunos organismos internacionales de derechos humanos. Pero cuando a ellos se les amenaza abierta y públicamente con dinamitarlos, el gobierno considera este hecho sólo como una amenaza simple y no decreta las medidas para resguardar sus vidas”.

“Molesta al sentido común más elemental -prosiguió- que mientras que Lily Pérez ha recibido protección policial, sólo porque considera que su condición de miembro de la comunidad judía es factor de riesgo y hay parlamentarios que alguna vez recibieron alguna amenaza telefónica o por mail que durante años tienen escolta. O sin ir más lejos, días atrás fue detenida y formalizada una mujer que envío correos amenazantes a La Moneda. Pero para personas como los dirigentes de comunidades mapuches, que son verdaderas autoridades sociales para su pueblo, la protección que el Estado debe brindar a todos sus habitantes parece no alcanzar”.

Finalmente, Navarro dijo que “este tipo de situaciones son las que explican que Chile tenga que responder, los próximos 13 y 14 de agosto, un total de 25 preguntas ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU, en una sesión de examen de las obligaciones del Estado en esta materia. Parece que algunos creen que basta con haber ratificado el Convenio 169, con décadas de demora es suficiente, pero se equivocan. Es justamente a partir de ello que el Estado debe empezar a actuar en serio y evitar que el racismo se imponga por sobre los derechos de los pueblos originarios”.

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *