Sin seguro de Vida no hay zarpe

Iniciativa del Senador Navarro es un compromiso con familias de la zona:

botespescadores-620x330

Como “un compromiso asumido con los familiares de los ya demasiados pescadores artesanales que han sido víctimas de accidentes en alta mar en nuestra región”, señaló el senador Alejandro Navarro la presentación la próxima semana de un proyecto de ley que crea el seguro de vida para estos trabajadores, recordando que “en sólo 18 meses ya han zozobrado 14 lanchas, con un alto costo en muertos y desaparecidos, pero por sobre todo, en familias que han quedado desamparadas”.

El parlamentario dijo que “llama la atención que pese a que este es un tema que ha afectado desde siempre a los pescadores artesanales, y que cada año los accidentes en faenas de pesca artesanal involucren alrededor de 550 personas, de las cuales cerca de un 10% es con resultado de muerte o desaparición, no haya existido antes una legislación sobre el tema. De hecho la única norma legal que existió fue la ley 15.138 impulsada por el gobierno del Presidente Allende y que, por razones obvias, no pudo entrar en vigencia”.

“Por ello -indicó- recogiendo el espíritu de la demanda que desde la ciudadanía se genera en este tipo de situaciones, ingresaremos a trámite legislativo un proyecto de ley que establezca la obligación de un seguro personal que cubra los riesgos propios de esta actividad, que no es sólo entregar una herramienta de protección al pescador artesanal, sino también crear un instrumento que beneficie a sus familias y que permita reducir los costos de un seguro optativo que cubra los riesgos de toda la embarcación”.

Navarro dijo que “una norma de este tipo debe considerar como pescador artesanal a todos aquellos trabajadores del mar que se desempeñen en tareas propias de la pesca artesanal, es decir, que habitualmente realiza faenas extractivas utilizando para ello una embarcación registrada como tal. Por cierto también se asimilan a este concepto los buzos, los mariscadores, los algueros o algueras y también aquellas personas que realizan la actividad de transporte de pasajeros o cabotaje en embarcaciones de rango artesanal”.

“Este seguro obligatorio contra riesgos personales que proponemos para los pescadores -añadió- contempla cobertura para el caso de muerte, contra accidentes personales y por invalidez en faenas de pesca, así como por accidente y sobrevivencia bajo modalidad de renta vitalicia. Para hacer efectiva la contratación de este seguro, éste debe ser requisito habilitante para obtener la matrícula de embarque, teniendo el seguro una vigencia igual a la duración del período de la matrícula, materia que debiera, obviamente ser fiscalizada por la autoridad marítima. Es decir no podrá haber zarpe sin seguro”.

Por cierto, esta iniciativa tendrá como única causal para eximir de responsabilidad a la compañía de seguros, la probada negligencia del asegurado, por ejemplo, por el hecho de embarcarse en contravención a las órdenes impartidas por la autoridad marítima, como podría ser embarcarse cuando el puerto está cerrado por razones climáticas, hacerlo en estado de ebriedad, o en otras situaciones similares.

Navarro dijo que “sin embargo insistiremos, ante la Justicia si es necesario, por el riesgo que están corriendo los pescadores artesanales cada vez que salen a pescar producto de las fallas estructurales que están sufriendo las embarcaciones debido a la aplicación del Decreto 289, dictado por la Directemar, que desde hace mucho tiempo, venimos pidiendo que se modifique, pues se ha convertido en una verdadera trampa mortal, que seguirá enlutando a las familias de los pescadores”.

“Esta situación -finalizó- es forzada por la modificación del reglamento de arqueo, que consistió en una regulación encubierta del esfuerzo pesquero, por cuanto reduce los volúmenes disponibles para la habitabilidad en favor de las bodegas, debido a la importancia de los volúmenes en las pesquerías pelágicas. Las normas de administración no han sido capaces de regular el esfuerzo pesquero, llevando a la autoridad marítima a regularlo indirectamente, con la gran responsabilidad de poner en riesgo la seguridad de las embarcaciones y la vida humana en el mar”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *