Situación de sistema carcelario en Chile

El señor NAVARRO.- Gracias, Presidente.

Presidente, hemos conocido el tema carcelario solo en visitas solidarias o, particularmente, laborales. Durante la época del 80 tuve la posibilidad de estar cuatro días en la cárcel de Chacabuco, en los 80, famosa, ahí dormían en nichos, ahí nos tocó dormir en camarotes de a cinco hacia arriba y conocer la precariedad del sistema carcelario en Chile. Eso en la década del 80.

Imagen: www.puntofinal.cl

Hay una crisis profunda en el sistema carcelario en Chile y esa crisis no tiene que ser parte del debate de historiadores. En esta Sala habemos Senadores, Ministros, Director de Gendarmería, pero no historiadores.

Yo espero que, en definitiva, pasemos de la reflexión a la acción porque el diagnóstico está completamente hecho. Lo hizo Mónica Maldonado, lo ha hecho la Universidad Diego Portales, lo sabe el Ministro, lo sabe el Director de Gendarmería y los que aquí estamos. No es un tema nuevo. Lo que sabemos es que hay una crisis profunda en las cárceles y esa crisis es la crisis de Gendarmería. Esa crisis ha llevado a la crisis carcelaria, porque la institucionalidad a cargo, responsable de cumplir con el mandato que le ha entregado la ley y la Constitución, no da para más. O hay una reestructuración profunda de Gendarmería o hay una nueva Ley de Gendarmería que permita que, en definitiva, una institución del Estado sea la responsable de administrar las cárceles y de brindar rehabilitación y reinserción o esto no se va a resolver.

El Estado está en deuda con las 81 familias de San Miguel, con las 9 familias de Concepción, con las 27 familias de Iquique. Todos jóvenes muertos en incendios al interior de las cárceles está en deuda con los más de 12 suicidios que registran las cárceles concesionadas. Está en deuda porque no ha podido cumplir su rol de rehabilitar y reinsertar.

¿Dónde está el tema central? Seguridad pública.

Aquí tenemos tres elementos: Uno, Carabineros y la PDI, investigan y capturan. Dos, fiscales, tribunales de justicia: procesan, intentan hacer justicia. Tres, Gendarmería. ¿Pero es parte Gendarmería de la triada de seguridad pública? No lo es. Es el hermano pobre, es el patio trasero del concepto de seguridad pública.

Es más, Ministro. Se nos ha presentado un proyecto de un Ministerio de Desarrollo Social y nos encontramos con la sorpresa que ahí viene, para ese Ministerio de Desarrollo Social, la rehabilitación y la reinserción.

Yo no sé si Gendarmería sabe, si los funcionarios de Gendarmería saben que hay en debate un proyecto, hoy día en este Senado, donde esa función esencial le está siendo dad a otro Ministerio.

Señor Presidente, la situación de Gendarmería no da para más. La larga jornada de trabajo, las condiciones de salud. No hay atención de salud mental. Se han suicidado 9 ´0 10 funcionarios desde el año 2009 a la fecha. 31 intentos de suicidio. Jimmy Crespo Crespo, el último de 23 años en Coronel, suicidado en la torre de control perimetral la noche de Año Nuevo. Eso da cuenta de que hay un problema profundo en la situación de Gendarmería porque hay un completo abandono de los gendarmes, tanto de uniforme como personal también de civil.

Mi pregunta es: ¿A cargo de quién va a estar la rehabilitación y la reinserción? Porque coincido con el Senador Orpis. Esa es la esencia: 76 por ciento de reincidencia en El Manzano I. Y la verdad es que el Presidente Piñera dijo: “Estamos construyendo El Manzano II”. No, el manzano II está listo, lo que sucede es que está lleno. Y, en definitiva, no hay rehabilitación y reinserción, porque todas las bodegas o todos los galpones para hacer trabajo o acciones laborales están vacíos.

Yo tengo esperanza y tengo confianza en el Ministro Bulnes. Yo creo, como se lo dije en mayo o en junio, Ministro, cuando lo visité, este es un problema que va a detonar en cualquier minuto. Lamentablemente, no me equivoqué. El tema de Gendarmería y las cárceles va a ser un problema del Ministerio porque hay mucho caudal acumulado.

No me gusta el tipo de sociedad que estamos construyendo porque al final del día la delincuencia tiene un origen social. Es el tipo de sociedad que estamos construyendo.

¿Va a haber reforma al sistema carcelario, Ministro? Yo espero que sí. El 54 por ciento de la gente piensa que la cárcel no es rehabilitante. Solo un 12 por ciento de la última encuesta de la UDP dice que hay que mejorar las cárceles. Todo el mundo ya empieza a hablar de rehabilitación. Los presos deben trabajar y en las cárceles de hoy no pueden trabajar.

Las cárceles de primerizos no existen. 23 por ciento de la población penal. No hay delitos sexuales, no hay delitos de sangre, van a caer a cárceles que son universidades del delito.

No quiero cárceles concesionadas. Han sido un fracaso. Le han costado a Chile y al Estado millones de dólares y no están dando resultado.

No hay política penitenciaria y si la hay es un desastre, Ministro, y hay que corregirla. Lo ha dicho la Corte Suprema, lo han dicho los informes de las universidades. Pero hay un problema clave, particularmente del tipo de política que estamos empleando. Aquí vemos un poquito de esquizofrenia. Por una parte decimos que efectivamente la rehabilitación y la inserción y, por otra parte, este Senado y este Congreso aprueban leyes que aumentan las penas y crean nuevos delitos: preso por no cortar el pasto, le pasó a una señora en Providencia; presa por tener gatitos en su departamento, le pasó a María Cristina, ahí también, en Providencia; presa porque efectivamente se incendió la casa y murió su hijo; preso por dejar a la niña abandonada en el Altiplano, en Arica; preso por no pagar la pensión alimenticia; preso por vender cedés en las cunetas. O sea, en definitiva, hemos transformado la cárcel en la solución para resolver “el tema del delito para todo”.

Señor Presidente, el porcentaje de rehabilitación del presupuesto de Gendarmería no supera el 3 por ciento, si me corrige el señor Director, cuánto estamos asignando a este presupuesto. Presenté más de 250 indicaciones a la Ley de Presupuestos, se aprobaron 28 y 9 de ellas dicen relación con condiciones de seguridad de los gendarmes.

¿Tienen seguro de vida los gendarmes? ¿Hay una evaluación de las condiciones de higiene, de seguridad, de las condiciones laborales? ¿Hay un plan piloto? ¿Hay información? Se la hemos pedido y en la Ley de Presupuestos, Ministro, yo espero que eso se cumpla.

Pero presos todos aquellos, pero no los de cuello y corbata. Ni uno de los ejecutivos de Farmacias Ahumada, de todas las farmacias coludidas, ni uno preso. Presos los pobres, porque cuando los ricos roban no van a la cárcel, se las ingenian, tienen un buen equipo de abogados. Ninguna familia está libre de tener un familiar preso y eso lo saben muy bien todos, todos, del máximo nivel al mínimo nivel.

Entre la calle y la cárcel a veces hay una delgada línea roja.

¿Qué hacer? Ministro es muy difícil su tarea. Yo estoy dispuesto a apoyarlo y creo que aquí en el Senado va a tener muchos aliados. Porque la verdad es que vamos a tener un problema político. El Gobierno llegó pidiendo mano dura. Y yo quiero creer de que el Presidente va a entender de que en definitiva la fórmula para poder hacer retroceder la delincuencia es dando más rehabilitación y haciendo más reinserción. La Iglesia Evangélica ha tenido éxitos rotundos en este tema. Y hay que incorporarla con todo. El pastor Eduardo Durán, el Obispo de la Iglesia Catedral Evangélica Metropolitana, hace una tarea extraordinaria en la Penitenciaría, o en la ex Penitenciaría.

Hay que incorporar a más gente a esta tarea. Hay que evaluar lo que ha hecho Holanda, que efectivamente ha dicho… Están cerrando ocho cárceles en Holanda. Están cerrando cárceles porque han tenido una política especial para el tema de los delitos asociados a drogas. Hay que allí estudiar lo que están haciendo para poder ver qué podemos aplicar en Chile.

Segundo, hay que modificar el Código Penal para terminar con los delitos de bagatela. No todos los delitos pueden ir a la cárcel. Hay que adecuar el régimen penitenciario. Aquí claramente un homicidio simple tiene menos pena que un robo a la propiedad.

Hay que transparentar las cárceles concesionadas.

Hay que crear un sistema de responsabilidad para que los fiscales cuando encarcelen lo hagan en serio. Ahí está Elena Varela: la tuvieron dos años presa. ¡Inocente! Ahí está Jaime Huenchuyán: un año y seis meses preso. ¡Inocente! Ahí está Mohamed Saif, el paquistaní preso y luego inocente.

Los fiscales tienen que tener un freno, tienen que ser fiscalizados.

Hay que terminar con la inflación del Derecho Penal, Presidente, lo que estamos haciendo; mejorar las condiciones para los menores de edad y también mejorar la capacitación y condiciones de los funcionarios de Gendarmería.

Señor Presidente, espero evaluar el 2012 esta intervención.

¡Patagonia sin represas!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *