“Teníamos toda la razón: Endesa Bocamina ha pecado de soberbia”

Durante la mañana proyectarán lo que se viene tras el cierre de la Termoeléctrica. Y por la tarde, a contar de las 18 horas en la Escuela Rosa Medel Aguilera, ubicada en la calle Pedro Aguirre Cerda N° 700, en Lo Rojas, Coronel, se llevará a cabo una masiva junta llamada Cabildo Ciudadano “Coronel Despierta, ¡No a la Termo!”, en el que participarán los actores determinantes en que la Central hoy no esté funcionando.

“Una larga lucha, que si bien se veía imposible de ganar, resulta que hoy ya es realidad: la Termoeléctrica Bocamina proyecto I y II dejó de funcionar completamente, esto al comprobar en terreno la Superintendencia de Medio Ambiente que la Central sí es perjudicial al medio ambiente”. Con ese ímpetu, el senador Alejandro Navarro, junto a trabajadores del mar y vecinos, principalmente de Caleta Lo Rojas de Coronel y aledaños, llegarán hasta los Tribunales de Justicia de Concepción a manifestar ante la ciudadanía que “estos años no fueron en vano: tenemos al gigante contaminador de rodillas”.

Navarro, integrante de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, sostuvo: “Si rebobinamos todo este tiempo, las algueras, pescadores artesanales, orilleras, vecinos de los sectores Caleta Lo Rojas, El Esfuerzo, La Colonia, Aroldo Figueroa y de todo el perímetro aledaño a la Termoeléctrica lo que reclamaban y de diversas formas, sí es justificado. ¿Cuántos días de sacrificio y noches de frío tuvieron que soportar los manifestantes de la chimenea? ¿Cuánto han arriesgaron su integridad física aquellos que cuando por desesperación para ser comprendidos tuvieron que enterrarse en el patio de cenizas de la Termoeléctrica o colgarse en el ducto de expulsión de agua? ¿Cuánto asedio de las fuerzas especiales de Carabineros tuvieron que tolerar las familias? Todo por reclamar lo justo: vivir en un ambiente libre de contaminación y sin que se les pase a llevar la calidad de vida que se degradó cuando se plantó la Central”:

Y afirmó: “Lo que ayer era indignación para los afectados de Bocamina por ser incomprendidos, hoy con la decisión del superintendente de Medio Ambiente a raíz de la solicitud de la fiscal de clausurar el funcionamiento de la Termoeléctrica de Endesa, y por el que la empresa prefirió cancelar definitivamente sus operaciones, el ánimo de los vecinos y trabajadores se ha convertido en satisfacción. Esto, porque tal como lo anunciaremos, el capítulo que se abre es el de exigir compensaciones y de algunos por ser erradicados, que con cierta razón, debiesen ser llevados a cabo”.

Y he ahí que un rol fundamental ha sido, según reconoce el senador Alejandro Navarro, el que ha cumplido su equipo jurídico: “Se lo advertimos a la empresa: el camino judicial y a través de los organismos de Estado, por cierto, no lo queríamos emprender. Preferíamos levantar mesas de diálogo, en el que se evitaran soluciones dilatadas. Sin embargo, la tozudez de la Termoeléctrica de propiedad de Endesa, parte del grupo italiano Enel, ahora les pasa la cuenta. Han sido acciones paralelas, pero convergentes, las que con el patrocinio del abogado ambientalista Lorenzo Soto y compañía, Adolfo Ortega y su equipo junto a Dámaris Hernández, los que reforzados por el tesón de los vecinos y trabajadores han finalmente dinamitado los cimientos de la Termoeléctrica Bocamina I y II, que debe responder por su abuso”, concluyó Navarro.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.