“Termoeléctrica Bocamina Endesa la paralizamos, ahora vamos por Santa María de Colbún”

  • El senador del MAS adelantó que por la nueva varazón ocurrida el jueves en las costas de Caleta Lo Rojas, la próxima semana presentarán un recurso de protección, ya que “la Termoeléctrica Santa María de Colbún al igual que la Central Bocamina I y II tienen la misma actividad y generan el mismo impacto negativo al medio ambiente y a la calidad de vida de los vecinos”.
  • Paralelamente, Navarro recordó que en el Segundo Juzgado de Letras de Coronel está interpuesta una demanda civil por indemnización de perjuicios y daño moral en contra de las empresas Colbún S.A y Compañía Puerto de Coronel S.A. por los daños cometidos en contra del medio ambiente y la población de la comuna. Aquella acción judicial impulsada por Navarro en junio de 2012, fue patrocinada por los abogados Adolfo Ortega, Carlos Samur y Marco Figueroa.

 

Imagen: dínamo.clA un par de días de que el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia ordenara la clausura total y temporal de la Termoeléctrica Bocamina I, la que se suma al cese de funciones de Bocamina II, esto gracias a las reiteradas denuncias y solicitudes de fiscalizaciones a la Superintendencia de Medio Ambiente realizadas por el senador Alejandro Navarro, algueras y pescadores artesanales de Caleta Lo Rojas, Coronel, y cuyos resultados le dieran la razón respecto al funcionamiento irregular y dañino de la Central de Endesa, esta vez ocurrió otro evento crítico: la tarde del jueves 30 de enero, horas después de terminada una masiva asamblea del parlamentario del MAS con dirigentes y vecinos, se produjo una nueva varazón, esta vez de sardinas, jaibas, pulpos entre otros mariscos menores, en la orilla de la Caleta Lo Rojas.

 

“Es un hecho que, tenemos la firme sospecha, es producto del negligente funcionamiento de la Termoeléctrica Santa María de Colbún; triste evento ya registrado por la PDI, también por el Sernapesca en conjunto con el Eula de la Universidad de Concepción; y, por cierto, también lo analizará la Superintendencia y el Tribunal Ambiental. Entregaremos, pues, nuevos antecedentes a los tribunales de Justicia y por los que recurriremos de protección a favor de trabajadores del mar y de los vecinos”, advirtió Navarro.

 

Colbún tendrá que responder

por perjuicios ante Tribunales

 

El senador de la Región del Biobío memoró: “En junio de 2012 junto a los abogados Adolfo Ortega, Carlos Samur y Marco Figueroa presentamos una demanda civil por indemnización de perjuicios y daño moral en contra de Colbún, a favor de 93 familias aledañas al estero Manco, cercana a la Termoeléctrica Santa María que desde su puesta en marcha ese mismo año les afectó y, para muy mal, su calidad de vida”. Hoy, la demanda sigue apostada en el Segundo Juzgado de Letras de Coronel, esperando ser priorizada.

 

A mediados del año antepasado, el Senador ya afirmaba: “es evidente el impacto que se ha desarrollado desde el inicio del proceso de construcción la Termoeléctrica Santa María. Cubró con tierra las casas, que fueron afectadas por las vibraciones del suelo, esto tras ser intervenido un espacio verde de 30 hectáreas, con una cancha de acopio de combustible de 200 mil toneladas; contando, asimismo, con un sistema de extracción agua fría y descarga de agua caliente al mar, actividad a la que se adhiere la colaboración del Puerto de Coronel que provee de carbón y agua a la central, dejando en claro que los efectos negativos que desde ya son directos, se irían empeorando”, sostuvo.

 

Bocamina: el ejemplo de que

sí se puede paralizar

 

Navarro destacó los acontecimientos en que “el Tribunal Ambiental comprobara a fines de enero de este año que la central Bocamina succiona indiscriminadamente toneladas de recursos hidrobiológicos. Medida que, recordemos, fue gracias a nuestra denuncia en marzo de 2013, con precisamente un recurso de protección, y por la que la Superintendencia del Medio Ambiente, 6 meses después, fue la que decidió levantar cargos contra la Central de Endesa por casi una decena de falencias en operaciones”, sostuvo Navarro.

 

Al respecto, el parlamentario manifestó su satisfacción porque “se está empezando a hacer justicia. Que tome nota Colbún: los tribunales, de acuerdo a los informes que resultaron producto de las denuncias que hicimos ratificaron todo, todo lo que hemos dicho junto a los vecinos de Lo Rojas, Aroldo Figueroa, La Colonia, El Esfuerzo en Coronel -que habitan cerca de la planta- y a los pescadores y algueras perjudicados”.

 

Navarro, agregó que “Endesa, aunque lo advertíamos una y otra vez, seguía provocando daño al medio ambiente: no cuenta con planta para capturar el azufre, la gente de la comuna está respirando veneno, por ello es que la resolución de paralizar, sabemos, es la más adecuada. Colbún debe considerar que los eventos de varazones de centenares de toneladas de masa hidrobiológica, fueron precisamente succionadas por los filtros de Endesa en la bahía Lo Rojas de Coronel; y descubrimos que ello fue lo que determinó, finalmente, que Bocamina no está en condiciones de cumplir con la ley, que precisamente ordena que no maten, sino que preserven lo recursos hidrobiológicos”.

 

 

Diálogo y nuevas acciones

 

En lo particular con Endesa, el legislador, integrante de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, expresó que “queremos que Bocamina instale una mesa de diálogo. No ha abordado la problemática seriamente ni con pescadores ni con las algueras ni con los pobladores de los sectores aledaños. Se lo hemos pedido reiteradamente, le hemos advertido a Endesa una y otra vez, pero se niega sistemáticamente a dialogar. Yo nuevamente emplazo a la empresa a dialogar, porque aquí tiene que haber una salida y una reparación por el daño causado a los vecinos, pescadores y algueras. De lo contrario, el paso siguiente será: una demanda internacional y viajar a Roma a denunciar al dueño, a Enel, al gobierno de Italia para que sepan las malas prácticas que realizan en Chile, para decirles que esta empresa junto con paralizar,  también debe salir de Coronel”.

 

Por otro, lado, el senador increpó los dichos de la empresa, indicando que “no vamos a permitir que se siga riendo e incumpliendo la normativa y además, mintiendo al señalar que paralizaron por voluntad propia, cuando fue porque nosotros los fiscalizamos, los denunciamos ante los tribunales y por ello, luego la Corte Suprema, el Tribunal Ambiental, la Corte de Apelaciones de Concepción y la Superintendencia de Medio Ambiente decretaron que transgredía la ley”.

 

Además, sostuvo: “Si rebobinamos todo este tiempo, las algueras, pescadores artesanales, orilleras, vecinos de los sectores Caleta Lo Rojas, El Esfuerzo, La Colonia, Aroldo Figueroa  y de todo el perímetro aledaño a la Termoeléctrica lo que reclamaban y de diversas formas, sí es justificado. ¿Cuántos días de sacrificio y noches de frío tuvieron que soportar los manifestantes de la chimenea? ¿Cuánto han arriesgaron su integridad física aquellos que cuando por desesperación para ser comprendidos tuvieron que enterrarse en el patio de cenizas de la Termoeléctrica o colgarse en el ducto de expulsión de agua? ¿Cuánto asedio de las fuerzas especiales de Carabineros tuvieron que tolerar las familias? Todo por reclamar lo justo: vivir en un ambiente libre de contaminación y sin que se les pase a llevar la calidad de vida que se degradó cuando se plantó la Central”:

 

Y afirmó: “Lo que ayer era indignación para los afectados de Bocamina por ser incomprendidos, hoy con la decisión del Tribunal Ambiental de clausurar el funcionamiento de la Termoeléctrica de Endesa, el ánimo de los vecinos y trabajadores se ha convertido en satisfacción. Esto, porque, tal como lo anunciamos, el capítulo que se abre es el de exigir compensaciones y de algunos por ser erradicados, que con cierta razón, debiesen ser llevados a cabo”.

 

Y he ahí que un rol fundamental ha sido, según reconoce el senador Alejandro Navarro, el que ha cumplido su equipo jurídico: “Se lo advertimos a la empresa: el camino judicial y a través de los organismos de Estado, por cierto, no lo queríamos emprender. Preferíamos levantar mesas de diálogo, en el que se evitaran soluciones dilatadas. Sin embargo, la tozudez de la Termoeléctrica de propiedad de Endesa, parte del grupo italiano Enel, ahora les pasa la cuenta. Han sido acciones paralelas, pero convergentes, las que con el patrocinio del abogado  ambientalista Lorenzo Soto y compañía, Adolfo Ortega y su equipo junto a Dámaris Hernández, los que reforzados por el tesón de los vecinos y trabajadores han finalmente dinamitado los cimientos de la  Termoeléctrica Bocamina I y II, así como también esperamos que Colbún deba responder por su abuso”, concluyó Navarro.

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *