Transantiago: 4% de los buses orugas están en panne por falta de repuestos

Navarro dijo que debe ponerse límite a operación de buses “enchulados”:

transantiago

• Parlamentario del PS dijo que “además, el resto de los operadores llegan a un 15% de fallas diarias en sus respectivas flotas”.

Su preocupación por la situación técnica y mecánica que está afectando a un número importante de máquinas del Transantiago manifestó el senador Alejandro Navarro quien dijo que “hay a lo menos un 4 por ciento de los buses oruga, es decir unas 60 máquinas, que ya no están circulando porque quedaron en panne debido a que en este minuto no están en el mercado los repuestos que necesitan, lo que ha llevado a que muchos de ellos los estén desguasando para poder reparar otros. Lo grave de esto es que ese porcentaje de máquinas fuera del sistema es equivalente al margen máximo de falla, por lo que de ahora en adelante una máquina que salga es un sobregiro del sistema”.,

El legislador señaló que “estamos en un proceso en que disminuyen los buses, porque además de la falta de repuestos, el resto de los operadores nacionales tiene una tasa de siniestralidad diaria que oscila entre 12 y 15%, en razón a que siendo sobrevivientes del sistema anterior se retiran por problemas de mantención. Además, los “enchulados” hacen aumentar el porcentaje de sinisteralidad en cualquier operador al que ingresen, porque al ser del ‘92 ni siquiera debieran tener revisión técnica”.

“Al ritmo que están trabajando -prosiguió- por la presión que tienen, no tienen tiempo para revisar y hacer mantención. Es decir, con este escenario, tenemos asegurados los líos con los buses a corto andar. Por cierto, la solución de aumentar buses en este contexto debe tener un límite. Por eso es urgente ponerle plazo a la renovación de los buses que se han incorporado al sistema de manera temporal por la crisis, para que no pase que lo transitorio termina siendo para siempre. Lo preocupante, es que sabemos que no hay más buses en el mercado internacional y todos los stocks que se preparan por la demanda de los operadores tienen un plazo de 6 meses”.

Navarro indicó que “al menos en las líneas 641, 427, 378, 217, 211 y 206, la ciudadania ha identificado plenamente el regreso de las micros amarillas ahora “enchuladas”, y aunque están brindando el último suspiro al servicio de la gente, su reemplazo tiene que tener un tiempo definido. Tampoco resulta explicable que en la VIII región el transporte público haya paralizado por el ingreso de una nueva línea de buses, con 40 máquinas provenientes de Santiago, es una mala señal para el proceso de implementar nuevos sistemas de transporte en las regiones”.

El parlamentario dijo que “por otra parte, nadie está en condiciones de aseverar si los buses que están operando hoy son 4 mil o 4 mil 500 porque no hay como saberlo, no tienen GPS, no hay forma de controlarlos. Transantiago es un avión volando de noche sin instrumentos y con niebla. No hay posibilidad de saber dónde están. Los anuncios del gobierno de poner GPS a los buses nocturnos debe garantizar que este costo será imputable a la AFT y no al presupuesto nacional. El ministerio no puede reemplazar a la AFT”.

“Claramente -agregó- otro tema que emerge es el de los conductores. Las quejas del público comienzan a apuntar al trato. El alto nivel de stress que están viviendo los conductores y sus precarias condiciones laborales y de seguridad, ha derivado en un comportamiento que es una prolongación de esto, agravado por el sueldo fijo, donde no hay incentivo para que haya un mejor servicio. Porque en esta navegación a ciegas, ellos son los que pueden poner racionalidad al sistema. Sin ellos es más difícil hacerlo funcionar.Los conductores son usuarios tan maltratados como los propios pasajeros”.

Finalmente Navarro insistió en que “estas cifras de falla de las máquinas, ya sea por falta de repuestos o de mantención agudiza los niveles de riesgo para los pasajeros, lo que nos compromete a promover los cambios legales y la adopción de medidas que sean necesarias para que el sistema del seguro obligatorio de accidentes personales funcione y se amplíe, de manera de evitar casos de lesiones graves e incluso de muertes en que las víctimas o sus familiares no reciben los beneficios contemplados en la ley 18.490 por falta de información oportuna. Por ello propondremos que se amplien los plazos y los montos de los beneficios y que se cree un fondo solidario para quienes son víctimas de accidentes de conductores que se dan a la fuga”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *