Triunfo en demanda contra el Estado por inundaciones de viviendas de vecinos del Canal Papen

El señor NAVARRO.- Gracias, Presidente.

 

Quiero agradecer a los Comités del Partido Socialista, del PPD y también del Partido Radical Social Demócrata el tiempo que me han brindado en la hora de Incidentes.

 

Señor Presidente, la Corte Suprema ha hecho justicia: el Estado deberá pagar más de 400 millones de pesos a los vecinos de Los Boldos, en Chiguayante, dadas las inundaciones que hace siete años atrás tuvieron lugar en el canal Papen.

 

Se hizo una demanda por 39 familias, que hemos apoyado con firmeza, intentando que el Estado asuma su responsabilidad en la construcción de las obras hidráulicas civiles que impidan las inundaciones en épocas de lluvia.

 

Así, el fallo de la Corte Suprema fue enfático en indicar que el Estado cometió infracciones a los artículos 1, 2 y 1° transitorio de la ley 19.525, normativa que regula el sistema de evacuación y drenaje de aguas lluvias. Es el Estado el que debe velar porque en las ciudades y en los centros poblados existan sistemas de evacuación y drenaje de aguas lluvias que permitan su fácil escurrimiento y disposición e impidan el daño que ellas puedan causar a las personas, a las viviendas y, en general, a la infraestructura urbana.

 

Este recurso fue defendido en la Corte Suprema por el abogado Adolfo Ortega. El fallo del tribunal de primera instancia del Juzgado Civil de Concepción, luego la Corte de Apelaciones, luego la Corte Suprema, determinó esta resolución.

 

La resolución, reitero, es clara en indicar “como consecuencia de la falta de mantención del canal se produjo la inundación que afectó a las casas de los vecinos”. Y “que como consecuencia de estos hechos los actores sufrieron daño moral”.

 

Claramente esas familias lo perdieron todo. Era un metro ochenta de agua al interior de sus viviendas.

 

El texto del fallo continúa: “según se estableció en la causa la inundación fue producto del desborde del canal, el que se produjo por el mal estado de conservación en que se encontraba por la existencia de vegetación y basura en éste, así como por la existencia de colectores hidráulicos sin un diseño adecuado y porque los colectores que canalizaban la descarga del canal hacia el río Biobío, presentaban deficiencias en sus obras de toma y de secciones. De manera entonces que el caso fortuito o fuerza mayor no fue la causa de la inundación, sino el deficiente estado del canal Papen, del que el Ministerio de Obras Públicas es el responsable”.

 

Señor Presidente es la perseverancia de estas familias de Chiguayante, del sector Los Boldos, ahí, aledaño al canal Papen, el que permitió que durante un período de siete años se mantuviera la bandera de lucha reclamando por sus derechos.

 

Hay quienes allá en el 2006 señalaron que esta era una causa perdida, de que no era posible demostrar la responsabilidad del Estado.

 

Y, lamentablemente, algunas familias de Los Boldos no accedieron a la demanda, porque tenían desconfianza.

 

Yo, lejos de criticar, justifico esa desconfianza.

 

Sin embargo, las familias que sí creyeron, que sí entendieron que para hacer efectivos los derechos en Chile hay que luchar, y son los tribunales de justicia un espacio donde esa lucha por los derechos civiles y ciudadanos, quienes deben defenderla, que son los tribunales, y se hizo.

 

Señor Presidente, creo que este fallo es un fallo histórico, y quiero pedir al Ministerio de Obras Públicas, a la Dirección de Obras Hidráulicas, nos entregue la información respecto de los planes maestros de aguas lluvias de la Región del Biobío, en cada una de sus provincias (Ñuble, Biobío, Arauco y Concepción), en cada una de sus comunas, y nos entregue el detalle y el cronograma de la ejecución de las obras.

 

Hay problemas gravísimos en Talcahuano, en Santa Clara y en muchos sectores de la comuna de Talcahuano. Persisten los problemas en Hualpén, en Penco, en Tomé, también en Concepción.

 

Y este fallo es un campanazo de atención al Estado, porque las inversiones las tiene que hacer. No podemos seguir permitiendo que no haya inversiones para la canalización de aguas lluvias, porque cuando llueve y las fuerzas de la naturaleza se desatan los que pagan los costos son siempre los más humildes.

 

Solicito, señor Presidente, se pueda oficiar al Ministerio de Obras Públicas para tener el detalle exacto, comuna a comuna, sector a sector de los programas de inversión de Obras Hidráulicas y del Ministerio de Obras Públicas, a fin de tener un cronograma claro de cuándo estas obras se van a realizar, si hay proyecto de diseño del plan maestro, si hay ingeniería realizada, y la disposición de recursos en lo que viene de este Presupuesto, del 2012, como también la proyección por los próximos diez años.

 

Claramente, este es un problema que ha sido cuantificado. Hay quienes estiman que son 5 mil millones de dólares los necesarios para resolver el problema de aguas lluvias del país, incluyendo la Región Metropolitana. Pero mientras más nos demoremos en empezar, mientras más se tengan indecisiones y no decisiones este problema va a continuar.

 

–Se anuncia el envío de los oficios solicitados, en nombre del señor Senador, conforme al Reglamento.

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *