Tsunami: interponen querella por muerte de hombre por asfixia por inmersión

El Senador indicó que espera que el Presidente Piñera realice un acuerdo nacional con todas las familias de las víctimas, “porque está claro que hay responsabilidad del Estado”

Por la muerte de Mario Ovando Garces de 67 años, que tras el terremoto y tsunami que afectó a Talcahuano el 27 de febrero, falleció por asfixia por inmersión luego de agonizar por tres dias en el Hospital Higueras de la comuna, el senador Alejandro Navarro junto a sus abogados y a la familia de la víctima, presentaron una querella criminal en contra quienes resulten responsables en calidad de autores, cómplices y encubridores, por la no advertencia del maremoto que arrazó la población Santa Clara, sector Las Salinas de la comuna, en donde se encontraba Ovando junto a su esposa, hijos y nietos al momento de la desgracia.

Navarro indicó que “yo esperaría que el Presidente Piñera tenga un acuerdo con todos los afectados, porque está claro que hay responsabilidad del Estado por la imprudencia en la que incurrieron sus organismos públicos, al informar de manera indebidamente que existía seguridad cuando en realidad había peligro y las familias estaban inundadas y bajo el agua. Aquí el Estado tiene responsabilidad y eso lo sabe todo el país, porque tenía el deber de cuidar, proteger y advertir sobre el peligro a los habitantes de las zonas afectadas, lo que claramente no lo hicieron”

Del mismo modo, el Senador dijo que en el ámbito legislativo espera que “llegando al Parlamento el Proyecto de Ley sobre Reconstrucción Nacional, también discutamos incluir una Reparación Nacional para las familias de las víctimas, de tal manera de que esto se agilice, porque hay muchos afectados que lo perdieron todo”

Respecto al caso, el parlamentario que puso a disposición de la familia a su equipo de abogados, comentó que “el abuelito, que falleció el 2 de marzo, a las 4:10 hrs, pudo haberse salvado de no ser porque hizo caso a las autoridades que llamaban a la población a mantener la calma y a mantenerse en sus casas, descartando públicamente cualquier alerta de tsunami, luego del terremoto 8,8 que afectó a la zona”.

Por lo anterior, el Senador del MAS contó que “el abuelito junto a su familia, su esposa, hijos y nietos, se mantuvieron en la puerta de su casa ubicada en calle Manuel Bayon Nº275 de la población Santa Clara, confiados en que el mar estaba tranquilo y que no se iba a salir, producto de que el epicentro no habia sido en el oceano, como lo anunciaban las autoriades por la radio. Sin embargo, transcurridas unas horas el agua comenzó a llegar con mucha fuerza hasta su casa, alcanzando una altura aproximada de 1.80 mt., lo que obligó a que los afectados intentaran nadar y flotar en medio del fango y lodo, autos e inmuebles que arrastró el tsunami. Lo que graficado por ellos mismos era una verdadera gran piscina sin fondo y sin bordes donde poder afirmarse”

“Gracias a los esfuerzos y ganas por sobrevivir de los integrantes de la familia-continuó el legislador-sacaron fuerzas y nadaron hasta llegar al techo de un auto, que producto de la intensidad de las olas quedo encima de otro vehículo, permitiéndoles poder respirar y tratar de expulsar el barro que habían tragado. Sin embargo, Mario Ovando, comenzó a sentirse muy mal, a raiz del frío, el miedo y el desgaste fisico, provocado por la intensidad de las olas del tsunami, que lo obligó a tragar lodo y fango, en su intento por salir a flote. Debido a su delicado estado de salud, fue llevado junto a su esposa, que igual presentó malestares, al Hospital Higueras de Talcahuano, luego que un vecino lo rescatara en un bote inflable”.

Navarro señaló que “hay un convencimiento de la familia, y de la población en general, que si la Autoridad hubiera alertado de que la catástrofe marítima se produciría o que existían la posibilidad de que ello ocurriera, todas las personas que se quedaron tranquilas y confiadas en sus casas de que no iba a haber maremoto, habrian arrancado a un lugar alejado de los efectos sísmicos en el mar y por ende, en este caso, Mario Ovando se hubiera salvado”

“Cuasidelito de homicidio”

El legislador dijo que “los hechos descritos son constitutivos del cuasidelito de homicidio, previsto y sancionado en el artículo 490 Nº1, en relación al artículo 391 Nº2 del Código Penal. Aquí habría bastado que los encargados de evaluar hubieran dado la señal de alarma de tsunami para que muchas personas hubieran escapado, evitando así muertes, personas heridas, dolor y experiencias traumáticas en los sobrevivientes”.

“De acuerdo a los hechos, estamos convencidos de que en esta catástrofe se actuó de forma imprudente. Y de no ser por los pescadores que conocen el mar y solos se autoimpusieron arrancar a las zonas altas y cerros, en caletas como Tumbes de Talcahuano o Dichato, Coliumo, en Tomé, esta tragedia hubiera sido aun mas grande, con cientos de victimas más”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *