“Urge claridad en procedimientos antes que se compren 300 nuevos carros bomba”

Diputado Navarro dijo que ‘platas fiscales tampoco se rinden de acuerdo a la ley’:

bomberos

Su preocupación por los tiempos que está tomando el proceso de investigación que se está haciendo sobre el uso y rendición de los fondos entregados a la Junta Nacional de Bomberos, manifestó el diputado Alejandro Navarro, quien dijo que “se requiere que exista claridad lo antes posible toda vez que, por ejemplo, está contemplada la renovación de 300 carros bombas en todos el país. Sin pronunciamientos sobre los métodos administrativos usados hasta hoy, lo que tendremos será la adquisición de vehículos de una sola marca y sin haber realizado ninguna licitación, como ha ocurrido hasta ahora”.

Sobre lo mismo, el parlamentario dijo que “hasta ahora la Junta Nacional de Bomberos ha señalado que buscan las mejores ofertas para comprar carros, pidiendo cotizaciones directas a fábricas de diferentes países, y que incluso han traído carros de otras partes. Sin embargo, esto último no consta en los informes de importaciones del Banco Central, por lo menos en el período que va entre enero de 1999 y noviembre de 2001. Los 193 carros que entraron registrados por la Junta Nacional de Bomberos de Chile en ese lapso, por un monto aproximado a los 30 millones de dólares, son marca Renault-Camiva.

“Por ello -prosiguió- cuando la propia Junta Nacional ha hecho una estimación de que hay actualmente alrededor de 300 carros bombas que deberán ser renovados en el corto plazo, la pregunta que asalta es si la marca de estos vehículos está ya definida o serán los cuerpos de bomberos los que, esta vez, podrán elegir el carro según sus necesidades. Por el momento, todo pareciera depender de la Junta Nacional ya que, mientras una autoridad no se pronuncie o se dicte una ley, la Junta Nacional de Bomberos de Chile no se siente obligada a adoptar el sistema de licitación pública, lo que, cuando estamos hablando de una cifra cercana a los 60 millones de dólares, no resulta comprensible”.

El legislador del PS indicó que “al comparar un carro francés y uno norteamericano se detectan importantes diferencias: una mayor capacidad para almacenar agua el carro americano que el francés, pudiendo el primero lanzar más del doble de litros por minuto que su similar europeo, ambas características muy importantes a la hora de un incendio. Lo anterior nos indica que un carro norteamericano no sólo es más barato, sino es mejor en calidad, que los que compra la Junta Nacional. Repetidamente hemos escuchado que los Cuerpos de Bomberos necesitan dinero, sin embargo, con el mismo dinero se podrían comprar más y mejores equipos”.

Respecto de la rendición de los recursos entregados a la Junta Nacional de Bomberos mediante la Ley de Presupuestos, Navarro señaló que “la ley 19.774, publicada en el Diario Oficial el 4 de diciembre de 2001 y que aprobó el Presupuesto para el Sector Público para el año 2002 señala en forma expresa a través de su artículo 17 que: “los órganos y servicios públicos a través de cuyos presupuestos se efectúen transferencias a corporaciones y fundaciones, deberán requerir el balance y los estados financieros del ejercicio de las referidas entidades; un informe de la ejecución de las actividades o programas acordadas, la nómina de sus directorios, así como las de sus ejecutivos superiores. Copia de los antecedentes antes señalados serán remitidas por las respectivas instituciones públicas a las Comisiones de Hacienda del Senado y de la Cámara de Diputados dentro del primer trimestre siguiente al término de la anualidad, sin perjuicio de la publicación, por parte de la entidad receptora de los recursos, de un resumen de su balance en un diario de circulación nacional.”

“Por lo tanto -añadió- no basta con el envío del Balance General y Estado de Resultados, como ha ocurrido con la Junta Nacional de Bomberos. Es su deber también indicar el uso o destino de dichos fondos, y entregar un informe de la ejecución de las actividades o programas acordadas, entre otras obligaciones, las cuales de manera clara y precisa, en ninguno de los casos se ha cumplido, de acuerdo al informe entregado por la propia Junta Nacional, con fecha diciembre de 2002, a la Comisión Especial de Bomberos de la Cámara de Diputados”.

Sobre el mismo aspecto, el parlamentario dijo que “hay otro hecho que llama poderosamente la atención y que también hemos pedido se investigue: es el informe del auditor independiente Víctor Espinoza, que el 7 de marzo del 2000 emite dictamen respecto de los estados financieros del 31 de diciembre de 2000. Luego, el 29 de marzo de 2000, emite dictamen respecto de los estados financieros de la Junta Nacional al 31 de diciembre de 1999, siendo ambos documentos prácticamente iguales; lo que a todas luces revela la realización de correcciones posteriores, con el objeto de enmendar errores y evadir obligaciones legales. Otro dictamen, de fecha 30 de marzo de 1999, da cuenta de los estados financieros al 31 de diciembre de 1998 y 1997 y luego en dictamen de 29 de marzo de 1999 se da cuenta de los estados financieros al 31 diciembre de 1997 y 1996, lo que además de reiterar diferencias mínimas, incurre en una ilegalidad, porque deben rendirse año a año, y no juntos”.

Sobre la fiscalización de los fondos entregados por las sociedades anónimas cerradas, Navarro señaló que “es importante establecer de qué manera es posible fiscalizar los fondos entregados por sociedades anónimas cerradas, respecto de las cuales no existe, actualmente, manera de saber los aportes que ha entregado a la Junta Nacional de Bomberos. La Ley Nº18.046 no distingue entre sociedades anónimas abiertas y cerradas y, por lo tanto, son también beneficio de los cuerpos de bomberos los aportes que puedan entregar las sociedades anónimas cerradas, en virtud de lo establecido por esa ley y su reglamento. Por ello, es imprescindible que la Contraloría pueda definir el mecanismo para llevar a cabo la fiscalización correspondiente a este respecto, debido a los importantes montos involucrados y sobre los cuales hoy no existe mecanismo ningún control”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *