Viaje al paraíso del Lobby para conocer como funciona sistema

Diputado Navarro se reunirá en Washington con empresas, asesores y lobbystas

imagen-post-controladores-aereos

Satisfecho por la intensa agenda que ha logrado coordinar con asesores legislativos, empresas de lobby y personas dedicadas a esta actividad en la ciudad de Washington, Estados Unidos, entre el 15 y 22 de enero, manifestó el diputado Alejandro Navarro, quien dijo que “el acento puesto en los conceptos de transparencia, probidad y responsabilidad ética por las fuerzas vivas de la sociedad, especialmente para el servicio público, puede, por cierto, convertirse en una oportunidad para generar credibilidad respecto de los métodos que utilizan los distintos actores sociales para cumplir con sus responsabilidades y alcanzar sus metas”.

“En ese contexto -señaló el parlamentario- presentamos en noviembre pasado el proyecto de ley que busca regular la actividad conocida como lobby, que es entendida como la posibilidad de ejercer influencia en autoridades o particulares para lograr ciertas resoluciones favorables a sus intereses. Esta moción propone la modificación de varias normas, como la ley de Bases Generales de Administración del Estado, la de municipalidades, el Estatuto Administrativo, la ley de Probidad Administrativa y el Código Penal”.

Navarro dijo que “la iniciativa propone la creación de una Oficina de Registro de Lobbystas, dependiente de la Contraloría General de la República, donde debieran quedar registradas las personas o empresas dedicadas a hacer lobby, así como los ámbitos de sus acciones de influencia, siendo esta información de carácter pública, tal como ocurre en otros países. Por cierto, también quedarán registrados los clientes que contrataron a estos influyentes operadores y los lobbystas deberán entregar informes respecto de las ganancias obtenidas e impuestos cancelados por el ejercicio de su labor”.

“La experiencia desarrollada en el mundo, y especialmente en Europa y Estados Unidos, donde hay más de 67 mil lobbystas inscritos y el nivel de transacciones superan los 8 mil millones de dólares anuales, nos muestran todo lo que falta por hacer en esta materia. Para eso, es necesario comenzar a trabajar antes que la falta de credibilidad en la transparencia y probidad de nuestro sistema democrático se convierta en un lastre para su desarrollo. La firma de trascendentes tratados políticos y comerciales, debiera acelerar la preocupación por este tema sobre el cual se habla mucho pero se hace poco”.

El diputado del PS indicó que “por ello, regular adecuadamente las remuneraciones del Presidente, ministros y parlamentarios, debe ser un acto simultáneo con la necesaria promulgación de normativa para destapar el manto de misterio e incertidumbre que se cierne sobre la transparencia, límite y control del gasto electoral y que algunos se niegan a develar. La sanidad mental y social de nuestra sociedad necesita de una legislación que evite la profundización de la inadecuada relación entre dinero y servicio público que hoy existe”.

“Por este mismo motivo -añadió- en Washington tendré la oportunidad de reunirme, con legisladores y asesores parlamentarios que han participado de la regulación de esta materia, así como con algunos de los miles de ciudadanos norteamericanos que ejercen el rol de lobbystas. Esta será una ocasión única para ver en la práctica cuál es la dinámica administrativa y legal por medio de la cual un país donde el lobby es institución, como Estados Unidos, ha resuelto su operación sin que bajo ningún aspecto se convierta en una actividad poco transparente”.

Navarro dijo que “en Chile el lobby existe y está inserto desde hace tiempo en la lógica de la internacionalización de la economía y en la globalización de la relación entre los gobiernos de los países, y se practica en lo político, gubernamental, judicial y empresarial. Desde el sector público y el sector privado se ha reconocido su utilización en materias de interés: el gobierno en el marco de sus negociaciones con Europa y Estados Unidos, invirtió 6 millones de dólares en el tema, al igual que en el sector privado, cuando las empresas salmoneras contrataron lobbystas, por una suma de 13 millones de dólares”.

“Por ello -concluyó el parlamentario- el lobby no debe seguir siendo algo que se realice en las sombras. La transparencia, la probidad y la responsabilidad ética son la mejor manera de evitar que llegue a convertirse en corrupción y por eso, para ello, debemos urgentemente, legislar”.

Prensa Oficina Parlamentaria

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *