“Violaciones a derechos humanos indígenas pueden resultar más explosivos que los de la dictadura”

Diputado Navarro dijo que “lo lamentable es que siguen produciendo en democracia”

imagen-post-tierras-mapuche

En el marco del Congreso “Derechos Humanos y Pueblos Indígenas: tendencias internacionales y realidad local”, organizado por la Universidad de La Frontera, y tras reunirse con el Relator Especial de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU para los DDHH y las Libertades Fundamentales de los Indígenas, y Vice-Presidente del Instituto Interamericano de DDHH, Rodolfo Stavenhagen, el diputado Alejandro Navarro dijo que “se ha llegado a la conclusión de que el tema de las violaciones a los derechos humanos de los pueblos originarios resultan, para la comunidad internacional, más graves que los cometidos por la dictadura, por que se siguen produciendo en democracia”.

El parlamentario socialista dijo que en su conversación con Stavenhagen “él destacó la explosiva potencialidad del problema indígena en Chile, que amenaza con ser mucho más problemático que el problema de las violaciones de derechos humanos durante el gobierno militar, toda vez que aquellos se producen aún el día de hoy, a pesar de que existe la ley indígena, la que frente a megaproyectos como el de Ralco ha sido ineficaz. Es lamentable la mala imagen que tiene Chile en el exterior, sobre el tema del respeto de los derechos humanos de los pueblos originarios”.

Navarro dijo que “en este evento se abordó el enjuiciamiento a los lonkos Pascual Pichún y Aniceto Norín, cuya absolución fue anulada por la Corte Suprema, en lo que constituye una sentencia funesta, desmedida y un precedente negativo, pues no se puede exigir que la sentencia absolutoria contenga la ponderación de toda la prueba presentada, aunque ella sea irrelevante. De esta forma, de nada sirve que el juez esté presente en el juicio oral, en pro de lograr una convicción de primera fuente, si ella se ve diluida por la exigencia desmedida y desproporcionada de requisitos de la sentencia, inclusive de la absolutoria”.

Sobre lo mismo el legislador del PS destacó “que incluso la formalización de la sentencia absolutoria atenta contra la duda razonable y la convicción moral que existe en nuestro sistema penal, pues el juez ya no podría razonablemente exponer sin temor su convicción a favor de la absolución, si la prueba en contrario aparecería -a cualquier ojo externo- ajeno a la tramitación del juicio suficiente para condenar. Todo lo anterior, sin perjuicio de que exigir tales sentencias, entrabaría el trabajo judicial, el que desde ahora debería concentrarse en escribir y escribir cientos de fojas de sentencia, con el temor de que alguna de las partes demande su nulidad ante la Corte”.

El parlamentario señaló que “como es difícil satisfacer el modelo de sentencia que exige este fallo de la Corte Suprema, la reforma procesal penal peligra en lograr sus fines que son la desburocratización, rapidez en la acción de la justicia, certeza judicial desde la primera instancia y eliminar los trámites innecesarios y las formalidades desproporcionadas”.

Respecto del rol de Juan Agustín Figueroa en este caso, Navarro dijo que “habita en dos mundos distintos. Antes se oponía a la aplicación de la Ley Antiterrorista. Hoy la ocupa sin el menor escrúpulo en su beneficio. Antes apoyaba al gobierno, y desde la cátedra de derecho procesal que ocupa en la Universidad de Chile, defendía la reforma penal. Hoy, sabedor de sus debilidades, las ocupa en desmedro de la misma, poniendo en peligro la reforma. Incluso ha reconocido que cuando fue Ministro de Agricultura, nunca se había preocupado del tema indígena; y probando la ignorancia de la relación entre el Estado y los pueblos indígenas, señala que a los indígenas deben “reciclarse” a la sociedad mayor”.

El diputado agregó que “Figueroa, figura clave de la Concertación y ex Ministro de Estado, señala con su acción el verdadero compromiso que tiene con los intereses de la nación, que no pasan de ser para él, objeto manipulable si se contradicen con su propio interés. Algo parecido ocurre con el Senador Institucional Enrique Silva Cimma, quien votó a favor de un Informe de la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia que concluye que en la VIII y IX regiones se ‘encuentra gravemente afectado el principio de seguridad jurídica’ toda vez que los delitos supuestamente cometidos por mapuches han quedado en la impunidad”.

Finalmente, y sobre lo mismo, el parlamentario indicó que “este acto es impresentable, y revela que el tradicional compromiso que el Partido Radical ha tenido con el tema indígena, ya no existe. Su respuesta, que fomenta el militarismo, y la intervención violenta de la policía en las comunidades mapuches no es la solución al problema mapuche. El extraño manejo del tema indígena que ha tenido el Partido Radical no está a la altura de los tiempos. Esta colectividad deberá responder a la historia, pero también en las próximas elecciones por su anacronismo, su falta de visión, y la dudosa actuación de sus líderes”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *