EL PROBLEMA ES LA INSTITUCIONALIDAD AMBIENTAL NO ADRIANA HOFFMANN

Diputado Navarro y salida de la Directora Ejecutiva de la Conama

hofmann

  • Parlamentario socialista dijo que ‘no es menor el nombre de quien la suceda en el cargo ya que ello daría pistas de quien ha estado detrás de esta operación. Lo peor que podría pasar es el cargo lo ocupe alguien que venga del sector privado ligado al tema ambiental, tal como ya ocurrió con Economía y la Comisión Nacional de Energía.

Su convicción de que toda la polémica generada en torno a la salida de Adriana Hoffmann de la Dirección Ejecutiva de la Conama es “estéril, inoficiosa e inconducente” manifestó el diputado Alejandro Navarro, integrante de la Comisión de Recursos Naturales, Bienes Nacionales y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, quien afirmó que “la salida de la Directora de la Conama bajo este sistema de presión, es una mala señal dentro de un sector que ya tiene numerosos problemas debido a los vaivenes y retrocesos que ha habido estos años en materia de protección ambiental”.

“Quizás con el nombramiento del sucesor de Adriana Hoffmann -dijo el legislador- tendremos algunas pistas respecto de quienes han estado detrás de esta operación, que ha culminado con la salida de una importante científica nacional de la cabeza de la Conama. En ese contexto, lo peor que podría pasar, es que en el cargo sea nombrado alguien del sector privado ligado al sector ambiental, tal como ya ocurrió con el Ministerio de Economía y en la Comisión Nacional de Energía”.

El parlamentario socialista señaló que “resulta bochornoso apreciar que en este debate ‘el árbol no nos deje ver el bosque’, es decir que por esta suerte de competencia por postular nombres a un cargo que hasta donde yo se no está vacante, nos desvía de un debate que sí deberíamos dar y que tiene que ver con la institucionalidad ambiental que hoy existe, la que se proyecta y los caminos que debemos seguir para alcanzar la que queremos, y que quien la suceda se encontrará con los mismos problemas y limitaciones que ella”.

“Al parecer –prosiguió- muchos han confundido las elecciones de fin de año, que son para elegir diputados y senadores, con una elección de director ejecutivo de la Conama y así vimos a distintas personas e instituciones ‘postulando’ y ‘patrocinando’ públicamente a sus candidatos, mientras otros un poco más pudorosos sólo hablan de los suyos en privado. Esa actitud, además, deja en muy mal pie el respeto a la autoridad del Presidente, ya que pareciera ser que se cree que presionando a través de los medios se puede lograr influir en una decisión privativa del primer mandatario”.

“Por los demás –acotó Navarro- todavía no he escuchado argumentos contundentes que expliquen esta súbita obsesión por sacar de su cargo a Adriana Hoffmann. En mi caso creo que desde la existencia de la Conama esta ha sido la única vez en que hemos tenido a alguien proveniente del mundo ambiental en este cargo, lo que claramente es una señal no sólo de manejo técnico de los temas sino además de comprensión de las dimensiones éticas, sociales y culturales de los mismos”.

“Además –continuó el legislador del PS- Adriana Hoffmann ha sido lo suficientemente transparente en su gestión para, por ejemplo, inhabilitarse en la discusión del apoyo gubernamental al proyecto Cascada durante una ronda de conversaciones en Canadá, dando un potente ejemplo de probidad funcionaria al asumir sin complejos y con una honestidad a toda prueba que tenía una posición ‘no neutral’ sobre ese tema”.

“Entonces yo me alegro de que tengamos funcionarios en la administración pública con el valor moral de Adriana, porque ello nos permite equilibrar aquellos otros casos donde los intereses parecen confundirse, especialmente en aquellos casos donde se ha pasado indistintamente del sector público al privado, o vicerversa, en las mismas áreas de influencia y de manejo de información estratégica, como es por ejemplo, el caso del ministro de Economía, Jorge Rodríguez Grossi, que pasó de ser gerente de la termoeléctrica Guacolda a ocupar la cartera responsable de la política energética del país, coincidiendo además con la aprobación del uso del pet-coke en Chile. Por ello, hemos ingresado a trámite legislativo un proyecto que busca impedir que este tipo de situaciones se hagan una práctica habitual en el poder ejecutivo”

El diputado dijo que “hay temas de la mayor importancia que debiéramos estar debatiendo antes de andar ‘nombrando’ a cada rato directores de la Conama. Me gustaría escuchar la opinión que tienen quienes ejercen hoy de jefes de campaña sobre como mejoramos la participación ciudadana en la resolución de los conflictos ambientales; que hacemos parea revertir los efectos nocivos que generará el Decreto 20; que hacemos para que el plan de descontaminación de Santiago funcione cuando sólo se han cumplido el 50 por ciento de las medidas propuestas; qué opinión tenemos frente a la propuesta de externalizar la evaluación de impacto ambiental y qué hacemos para rescatar siglos de cultura pehuenche en Ralco”.

“Justamente porque estamos en un período eleccionario es que nuestros esfuerzos debieran apuntar a exigir conocer las opiniones de quienes quieren ser parlamentarios sobre estos temas y, especialmente sobre la institucionalidad ambiental que, en su juicio, este país necesita. Esto es necesario para fortalecer la Conama. La Conama no es de ningún partido, por lo tanto se requiere y se requerirá el esfuerzo de todos para fortalecer su capacidad de gestión en beneficio de toda la sociedad”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.