Establecimiento de sanciones a prácticas por acoso laboral

Imagen: tandildiario.com
El señor NAVARRO.- Señor Presidente, este es un proyecto que ha tenido una larga tramitación. Desde la Cámara de Diputados, junto con las Diputadas Ximena Vidal y Adriana Muñoz, iniciáramos proyectos congruentes y conducentes a establecer esta figura en el Código del trabajo, que ataque un problema que existe pero que no ha querido ser reconocido. Hay acoso laboral cuando hay acoso psicológico. En términos de historia, se conoce como el envío a la “huesera”. Cuando un empleador no quiere a un trabajador, le quita sus funciones, lo manda a una pieza con una silla y un escritorio, no le da trabajo y allí lo hace mermar en su factor productivo, intentando hastiarlo, hostigarlo psicológicamente.

Hay acoso laboral cuando efectivamente un trabajador cumple fielmente el desempeño de su contrato y permanentemente recibe de parte de su empleador, de su jefe, o de sus compañeros de trabajo asedio psicológico, maltrato psicológico e, incluso, físico.

Este proyecto de ley pretende establecer que ante esa situación haya una denuncia. Tenemos y hemos recopilado casos de suicidios. Estos casos, generalmente, no se denuncian porque, en definitiva, no teniendo certeza del destino el trabajador prefiere aguantar, prefiere tolerar, soportar. Y se enferman psicosomáticamente; se enferman psicológicamente.

Creemos que la introducción de esta normativa va a ser un fuerte disuasivo, va a tener un efecto para disuadir a los acosadores, que existen a veces consciente e inconscientemente. Una cosa es el ejercicio del mando para poder obtener un determinado rendimiento de un trabajador, y otro es el acoso psicológico respecto de ese trabajador. Por tanto, aquí se establece que este acoso es vertical, cuando procede de un jefe; es horizontal, cuando también procede de los compañeros de trabajo.

Yo espero que la Dirección del Trabajo haga cumplir estas disposiciones.

La ley, particularmente las leyes laborales, que no se fiscalizan, no sirven de nada. Y esperamos que haya, como hubo con el caso de la denuncia del maltrato intrafamiliar, como lo hicimos cuando aprobamos el acoso sexual, largamente resistido por muchos Diputados, me acuerdo perfectamente de este debate en la Comisión de Trabajo, resistido, que no iba a servir, que se iba a prestar para excesos. Es una medida que ha operado, señor Presidente, y hay cientos de denuncias y la gente se ha atrevido a denunciar: el acoso sexual, de un hombre a una mujer, de un jefe a una subalterna, o al revés, o también en el nivel horizontal.

El acoso laboral está ampliamente tratado en la investigación laboral mundial. Cualquiera puede ir y evaluar. Y yo siento que los empleadores y, particularmente, los jefes que tienen a su mando a personas, deberán interiorizarse y aprender de esto. Porque hay prácticas asumidas que se entienden como el chicoteo, el negreo. Hay prácticas asumidas como que al final la letra entra con sangre, o en definitiva el maltrato verbal forma parte del quehacer de un jefe a sus subalternos.

Esto tiene que terminar, señor Presidente, porque estamos protegiendo la salud psicológica del trabajador. Y la ley, señor Presidente, que fue ampliamente debatida, uno tenía otra y al final salió lo que salió, pero efectivamente es lo que pudimos.

El acoso laboral, en el Título del Acoso Laboral y su Sanción es una práctica que importa una violación de los derechos esenciales que emanan de la persona humana y es incompatible con le principio de respeto a la dignidad de la persona, consignado en el artículo 2° del Trabajo.

Se entenderá por acoso laboral toda acción u omisión grave y reiterada del empleador o de uno o más trabajadores ejercidas en contra de un trabajador en un lugar de trabajo común y que implique alguna forma de violencia o coacción psicológica, teniendo como objetivo o resultado provocar un menoscabo personal o material en el afectado, o bien poner en riesgo su situación laboral. Para ello se establece un plazo de denuncia de 60 días, deberá ser recibida por la inspección del trabajo. El acoso laboral efectuado por un empleador o por más trabajadores tendrá una multa de 10 a 50 unidades tributarias y cuando el autor del acoso sea uno o más trabajadores, la persona afectada deberá hacer llegar su reclamo por escrito a la Dirección del Trabajo y a la empresa. Recibida la denuncia, el empleador deberá adoptar las medidas de resguardo necesarias respecto de los involucrados, tales como la separación de espacios físicos o la redistribución del tiempo de jornada, considerando la gravedad de los hechos imputados.

En caso de que el empleador, habiendo sido advertido en la forma señalada no implemente las medidas necesarias para cesar el acoso del afectado, podrá ser sancionado como la ley lo dispone.

Esto es modernizar las relaciones laborales, señor Presidente, llevarla a un punto a donde hay el merecido respeto entre trabajador y empleador al interior de la unidad de trabajo y nos pone, por cierto, a la cabeza mundial de la regulación de las relaciones de trabajo, del respeto mutuo y particularmente del respeto de la interacción entre empleador y trabajador está aquí sancionado.

Yo solo espero que la Ministra Evelyn Matthei, quien nos acompaña, disponga la capacitación de todos los inspectores del trabajo y de todas las autoridades relacionadas con el mundo del trabajo, a fin de que este sea un mensaje que no es una persecución de los empresarios, que no es contra los empresarios, sino a favor del ejercicio tan maravilloso de que la fuerza de trabajo tenga productividad basada en las muy buenas relaciones interpersonales y sociales en el mundo del trabajo.

Voto a favor, señor Presidente.

¡Patagonia sin represas!

¡Nueva Constitución, ahora!

He dicho.

Tags:
0 shares
  1. marcos perez
    Mayo 27, 2012

    cuando debe votarse en la camara del senado este proyecto para transformarse en ley

Responder a marcos perez Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público.