Modificación de Ley 18216 sobre medidas alternativas a penas privativas o restrictivas de libertad

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, por cierto, dentro de los programas de este Gobierno que buscan enfrentar la crisis carcelaria, buscan establecer mejores condiciones para poder resolver el tema de la criminalidad, se han tomado diversas medidas: hemos apoyado una ley de indulto, que ha significado y va a significar la salida de más de seis mil reos que están condenados no por delitos de sangre, no por delitos de violación, que van a tener una oportunidad de cumplir su pena, de salir de las cárceles, cárceles que está atestadas.

Imagen: glosschile.cl

Respecto de este proyecto de ley, que introduce la libertad supervigilada, lo que hemos dicho: “correcto, van a estar afuera, van a estar vigilados”. La pregunta es quién va a estar trabajando para su rehabilitación y su reinserción. Porque si van a estar sujetos a esta condición, que es una condición extraordinaria, no solo interesa que salgan y sepamos dónde están. Nos interesa, básicamente, que opere el sistema de reinserción y, por cierto, de rehabilitación.

 

Yo lo he dicho una y diez veces. Claramente, Gendarmería es el patio trasero, es el hermano pobre, es el eslabón más débil de la tríada de la seguridad pública. Está Carabineros y la Policía de Investigaciones. Hemos mejorado esa condición. Mucho. Están los tribunales. Hemos mejorado mucho. Pero está Gendarmería. Ahí están los gendarmes, abandonados en su proceso de ascenso interno. Ahí está la Cárcel del Manzano: dos mil reos, nueve gendarmes para cuidar en la noche a dos mil internos. O sea, estamos con una crisis.

Me dice el Ministro que hay una mesa de trabajo con Gendarmería. No hay una política de ascensos.

En la Policía de Investigaciones, en Carabineros y en los tribunales quienes dirigen esas instituciones son funcionarios de carrera. En Gendarmería seguimos poniendo un Director de Gendarmería de turno del Gobierno transitorio. No hay carrera profesional. El Director de Gendarmería no es un gendarme, no es quien ha pasado su vida en la institución.

Entonces, se requiere, para tener una política penitenciaria en donde los beneficios como este funcionen, tener una ley, por cierto, una ley de Gendarmería, una política penitenciaria acorde. Y este proyecto es solo una parte. Es muy positivo, Ministro, innovamos. Modernizamos, pero tenemos una institucionalidad muy débil.

¿Qué nos dicen los gendarmes? Estamos, por cierto, conversando, pero ahí no hay tiraje a la chimenea, no hay política de ascensos, están trabados.

Hay, por cierto, además de eso, múltiples lacras institucionales que solo se resuelven saneando la institución.

Yo voy a votar a favor de este proyecto, pero reclamo una política de rehabilitación y de reinserción. El 23 por ciento de los presos son presos por primera vez, no están por delitos de sangre. Lo he repetido y lo reitero: hay jóvenes de 18, 19 a 21 años que por comillas “robo con violencia de una chaqueta de 15 mil pesos” están con 3 años y un día, y 5 años y un día. ¿Y cuántos nos cuestan las cárceles concesionadas? Por cierto, nos cuestan 526 mil pesos mensuales por reo. Es un gran negocio.

Yo siento que con esto vamos a alivianar la situación de las cárceles, vamos a modernizar el sistema penitenciario, pero no hemos atacado la institucionalidad. Y hay que abordar ese tema sin falta. Hay que resolver el tema de los gendarmes, que son el eslabón más abandonado del sistema de seguridad pública.

El Gobierno, Presidente, está en una lucha en contra de la delincuencia -en seguida, Ministro- y, por cierto, nos prometieron que iban a terminar con la delincuencia, se le iba a acabar la fiesta a los delincuentes. Hoy están de carnaval. Se nos dijo que iban a terminar con la puerta giratoria. Sacamos la puerta. Dimos ley de indulto, tenemos estas medidas extraordinarias. Yo solo le digo al Gobierno: vamos a cooperar, y el MAS estás dispuesto a cooperar en la lucha contra la delincuencia, porque no puede ser que un tema de enfrentamiento entre Gobierno y Oposición. La lucha contra la delincuencia tiene que ser una lucha país, una lucha del Estado.

Y en ese sentido, estamos dispuestos a cooperar, señor Ministro. Pero, claramente, si no resolvemos el tema de la política penitenciaria y no abordamos los problemas de Gendarmería, y siguen estando abandonados nuestros gendarmes, ocho mil gendarmes en Chile -y Gendarmería se compone de personal civil y personal de uniforme- esta política va a fracasar. Y solo le puede interesar el fracaso de esta política a quienes están en las redes de la delincuencia, a quienes conforman la delincuencia.

Y, por tanto, este es un proyecto muy importante, muy interesante, que adolece lo que señalaba la Senadora Alvear: adolece de un sistema muy claro de reinserción y rehabilitación.

Que hasta ahora, digámoslo claramente, los únicos que han tenido éxito son quienes integran la iglesia evangélica. Los únicos que han rehabilitado o reinsertado, de verdad, asumiendo las redes familiares, las redes sociales.

Voto a favor, señor Presidente.

¡Patagonia, sin represas!

¡Nueva Constitución, ahora!

He dicho.

0 shares
  1. Elviosotoaceituno
    Julio 5, 2012

    mula…………………………………

Responder a Elviosotoaceituno Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público.