Prohibición de trabajo nocturno de menores en establecimientos industriales y comerciales

El señor NAVARRO.- Presidente, hace pocos días atrás presentamos un proyecto de acuerdo a fin de que el Presidente de la República pudiera instruir al Ministro de Relaciones Exteriores y, en este caso, a la Ministra del Trabajo y Previsión Social, que a la mayor brevedad posible, y en el contexto de la tramitación del proyecto de ley en lo relativo a la prohibición del trabajo nocturno de los menores en establecimientos industriales y comerciales, Chile ratifique el Convenio 79 sobre el Trabajo Nocturno de Menores, que data de 1946.

Imagen: infantesquetrabajan.blogspot.com

Es conveniente de que todos los Tratados de la OIT, que han sido ratificados por el mundo entero, también tengan esta condición. Los Tratados internacionales ratificados por Chile tienen condición de ley de la República, y creo muy necesario, señor Presidente, de que este Tratado sea ratificado.

En Chile, 107 mil 676 niños y adolescentes, hasta los 17 años, realizan trabajos inaceptables, y corresponden al 3 por ciento del total del tramo de esa edad.

Los niños en Chile están trabajando.

Chile ratificó el Convenio 138 de la OIT sobre Edad Mínima, y se modificó el año 2000 dicha legislación, que hasta entonces tenía como vigente la ley 19.648, del Código del Trabajo, aumentando la edad mínima legal para desarrollar trabajos por parte de adolescentes de 14 a 15 años.

El trabajo siempre dignifica. Para quienes hemos tenido la posibilidad de trabajar desde temprana edad, siempre ha sido un beneficio, una experiencia, una contribución a los ingresos familiares. Si hay trabajo, tiene que hacerse en forma digna.

Sigue pendiente el tema de los empaquetadores de supermercados, señor Presidente. Ahí están. Pagan por trabajar ¡pagan por trabajar!- 500 pesos. De esa manera, las líneas de los supermercados, del retail eluden la responsabilidad contractual si hay accidentes, si tienen que hacerse cargo. Ellos pagan hasta su chaqueta. Tienen que ir vestidos y la ropa es a cargo de los empaquetadores.

Hemos presentado diversas mociones. El Senador Chahuán ha insistido en el mismo sentido, de que esto tiene que regularse. No puede existir un trabajo adolescente si efectivamente ellos tienen que pagar por trabajar, dotarse de su propia ropa de trabajo y, el empleador, porque prestan un servicio, no resguarda ninguna de las condiciones mínimas de la seguridad en el trabajo.

En mayo del 2003 se promulgó la reforma constitucional que establece la enseñanza media obligatoria y gratuita. Esta entrega al Estado la responsabilidad de garantizar acceso a dicho nivel educacional para todos los chilenos hasta los 21 años de edad. De este modo, el Gobierno buscaba que los niños tengan un mínimo de 12 años de escolaridad. Y esto significa también un paso fundamental hacia la erradicación del trabajo infantil y la retención en el sistema escolar.

Además, afectará directamente al Código del Trabajo, porque hay requisitos que cumplir. Se puede compatibilizar trabajo y estudio. La idea es que no hubiera ningún adolescente que tuviera que trabajar y estudiar. Todos, ojalá, pudieran dedicar todo el tiempo al estudio. Pero eso no es así. En miles y miles de hogares los adolescentes representan una forma alternativa de ingresos al núcleo familiar, sin lo cual no es posible su subsistencia.

En relación al trabajo infantil y adolescente, en el sector informal de la economía y a las peores formas de trabajo infantil, la legislación que se aplica es la que regula la protección de los niños en sus derechos: la Ley de Menores, vigente, la 16.618, del año 67, modificada el 2002 por la 19.806. Sin embargo, hay temas pendientes.

La legislación sobre menores es demasiado judicializada. Es decir, siempre se requiere autorización judicial para poder autorizar un trabajo. Debería, en materia de trabajo infantil nocturno, dotar a la administración de mayores facultades para fiscalizar las faenas nocturnas, más recursos para terminar con el trabajo inaceptable de la calle. Esto significa fortalecer la Dirección del Trabajo.

Ojalá, señor Presidente, que cuando aprobemos esta ley -que yo creo que va a ser por unanimidad- también tengamos el mismo criterio cuando discutamos la Ley de Presupuestos, de dotar de más fiscalizadores al Ministerio del Trabajo, de recursos necesarios para que la ley se cumpla. Si no hay más fiscalizadores en la calle, esta ley no se va a cumplir y los niños seguirán trabajando de noche, de manera nocturna y, a veces, en condiciones inaceptables.

Se requiere coherencia. Yo espero que el Senado la tenga cuando discutamos la Ley de Presupuestos, Dirección del Trabajo, tengamos con claridad la certeza de que hay fiscalizadores, para que la ley que estamos aprobando se ejecute, se cumpla y se proteja a los menores.

He dicho.

¡Patagonia sin represas!

¡Nueva Constitución, ahora, señor Presidente!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *